miércoles, 24 de diciembre de 2008

Los Tudor y la Navidad: "Alimentos y Banquetes"



El pavo se introdujo por primera vez en Gran Bretaña en 1523, siendo Enrique VIII uno de los primeros en comerlo como parte de los festejos de Navidad. La popularidad de este ave creció rápidamente, y pronto, cada año, las grandes manadas de pavos podrían ser vistos caminando hasta Londres desde Norfolk, Cambridgeshire y Suffolk(donde se criaban y cebaban), llegando justo a tiempo para la cena navideña.
Como curiosidad, se convirtió en una tradición quitar la piel del pavo en primer lugar, a continuación cocinarlo, y por último, colocar el asado de nuevo en su piel original junto a una mesa principal de presentación.


La tarta típica de los Tudor para Navidad fue realmente un espectáculo para la vista, pero sería imposible que un vegetariano pudiera disfrutarla.El contenido de este plato consistía en una paloma dentro de una perdiz dentro de un pollo dentro de un ganso en un pavo, que era luego puesto en una masa,rodeado y servido con liebre, pequeñas aves de caza silvestres y aves de corral. ¡¡Cómo acabarían aquellos estomagos...!!


La tarta Tudor


En 1588, Elizabeth I ordenó que todo el mundo debería tener ganso para su cena de Navidad, ya que fue la primera comida que había después de la victoria de la Armada española y se creía que este gesto sería un digno homenaje a los marineros ingleses que lucharon frente a los españoles. Sin embargo, no se sabe cuántos pobres podrían llevar a cabo este fin, ya que el ganso seguía siendo un lujo caro y previlegio de pocos.


Los pasteles de carne picada y frutas (Mince Pies) también formaban parte de los festejos navideños.Se incluían trece ingredientes, que representaban a Cristo y sus apóstoles, por lo general, frutos secos, especias y, por supuesto, un poco de carne picada de cordero,en recuerdo de los pastores.


Mince Pies


Para bajar toda esa comida, existía una bebida llamada Wassail. La palabra "Wassail" se deriva de la anglosajona "Waes-hael ', que significa "tener buena salud ". El cuenco, hecho de madera, contenía un ponche de cerveza caliente mezclado con azúcar, especias y por último manzanas. Esta bebida se solía compartir con amigos y vecinos.Como parte de la ceremonia, una corteza de pan se colocaba en la parte inferior del cueco Wassail y luego como cualquier celebración actual, se hacía un brindis.

Fuentes Bibliográficas:

http://www.localhistories.org/tudorxmas.html

http://www.historylearningsite.co.uk/tudor_christmas.htm

tudorswiki.sho.com/page/The+Tudors+&+Christmas

www.historic-uk.com/HistoryUK/England-History/TudorChristmas.htm

sábado, 13 de diciembre de 2008

Elizabeth I de Inglaterra y la poesía



Elizabeth I de Inglaterra(1533-1603) era considerada una verdadera erudita para su tiempo,siempre quería aprender más y más.
Ella habitualmente estudiaba dos o tres horas diarias, y era muy buena leyendo los Clásicos, así como tenía un gran conocimiento de la historia. Sus aptitud para los idiomas significaba que ella podía leer libros en latín o en francés, y especialmente cuando se hizo mayor, le encantaba traducir textos clásicos al inglés. A la vez también adoraba escribir poesía (hoy en día aún se conservan sus escritos).

A continuación este poema escrito alrededor de 1569, vemos a una Elizabeth que analiza la contradicción del amor en sus diversos aspectos, reflexionando sobre las emociones que invadían su corazón. Algunos críticos afirmar que este poema iba dirigido a François, el arrogante Duque de Anjou. Según dicen, tan bella inspiración provenía de las malogradas negociaciones de matrimonio que matuvo con el Duque.

Esto puede tratarse de una mera anecdota para ocultar a quién realmente iba dirigido este poema: A Robert Dudley, primer conde de Leicester, y el gran amor de la "reina virgen".


A la partida de Monsieur

Sufro sin enseñar mi descontento,
Y amo, aunque deba aparentar odio.
No me atrevo a expresar mis sentimientos,
Parezco muda, aunque por dentro hablo.
Soy y no soy, en llamas me congelo,
Pues he dejado de ser yo, no soy más mía.

Este dolor es como mi sombra,
Me sigue al vuelo y vuela si la sigo,
Me acompaña y hace lo que hago,
Y me aflige su pena, que comparto.
No hay manera de alejarla de mi pecho
Hasta que el fin de las cosas la destierre.

Insúflame una pasión más tierna
Pues blanda soy, nieve derretida,
O sé cruel amor, y así sé amable;
Deja que flote o permite que me hunda.
Hazme vivir con un dulce deleite,
O déjame morir para que olvide que he amado.


On monsieur's departure

I grieve and dare not show my discontent,
I love and yet am forced to seem to hate,
I do, yet dare not say I ever meant,
I seem stark mute but inwardly do prate.
I am and not, I freeze and yet am burned,
Since from myself another self I turned.

My care is like my shadow in the sun,
Follows me flying, flies when I pursue it,
Stands and lies by me, doth what I have done.
His too familiar care doth make me rue it.
No means I find to rid him from my breast,
Till by the end of things it be supprest.

Some gentler passion slide into my mind,
For I am soft and made of melting snow;
Or be more cruel, love, and so be kind.
Let me or float or sink, be high or low.
Or let me live with some more sweet content,
Or die and so forget what love ere meant.


Fuentes Bibliográficas:

http://tudorhistory.org/poetry/elizabeth.html

http://www.elizabethi.org/uk/pastimes/

El poema de Elizabeth I de Inglaterra, On Monsieur`s Departure, fue traducido al español por Espejo Gótico.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Isabel de York," hija, hermana, sobrina, esposa y madre de reyes"


Isabel de York nació en el palacio de Westminster, el 11 de febrero de 1466, siendo la primogénita de los 10 hijos de Eduardo IV de Inglaterra y de Isabel de Woodville.

Nacida en medio de las disputas de la Guerra de las Dos Rosas, uno pensaría que ella tuvo una infancia difícil. De hecho, Isabel disfrutó de una vida agradablemente tranquila hasta la muerte de su padre en 1483. Sin embargo, cuando Eduardo IV falleció, las cosas tomaron un giro inesperado. El príncipe Eduardo, estaba residiendo en el Castillo de Ludlow, en la frontera con Gales, cuando supo de la muerte de su padre. Inmediatamente fue encaminado hacía Londres para ser coronado como Eduardo V. Por el camino, su tío Ricardo duque de Gloucester(que acababa de ser nombrado Lord Protector del reino) interceptó la caravana y le llevó hasta las dependencias del palacio de la Torre de Londres.

Isabel de Woodville desconfió de las intenciones de Ricardo, desde que transladó a su otro hijo Ricardo, duque de York, y sus cinco hijas a la Abadía de Westminster. Sin embargo, la reina madre estaba convencida de dejar al pequeño Ricardo unirse a su hermano en la Torre (con la excusa que el joven rey Eduardo V se sentía muy solitario) sobre la protección de Ricardo de Gloucester.

En ese momento, su tío Ricardo anunció que el matrimonio de Eduardo IV era inválido, alegando que su hermano era bígamo. A partir de entonces todos los príncipes de la casa real fueron declarados ilegítimos.Del joven rey Eduardo V y de su hermano Ricardo, duque de York, confinados en la Torre de Londres, nada más se supo de ellos.Así, sin ningún freno que lo detuviera, Gloucester se convierte en Ricardo III.Infelizmente,no hay constancia de como Elizabeth de York reaccionó ante la desaparición de sus jóvenes hermanos.

A pesar de Isabel ser ahora bastarda,se decía que Gloucester quería contraer matrimonio con ella. Pero su madre, en secreta correspondencia con Margarita de Beaufort, acordó el matrimonio de Isabel con el hijo de Margarita, principal rival de Ricardo III y heredero exiliado de la Casa de Lancaster, Enrique Tudor, duque de Richmond, quién hizo pública la promesa de casarse con Isabel si se convertía en rey de Inglaterra.

Dos años después de tomar el trono, Ricardo III fue derrotado por Enrique Tudor en la Batalla de Bosworth en agosto de 1485. Sin embargo, el nuevo monarca no se mostró muy apurado en casarse con Isabel. Dos meses más tarde, el 30 de octubre, Enrique es coronado, y continuó posponiendo la boda. Finalmente el Parlamento, bajo la presión popular, exhorta al soberano a cumplir su promesa. El matrimonio fue celebrado el 18 de enero de 1486 en la Abadía de Westminster.Su unión trajo el fin de la Guerras de las Rosas y el nacimiento de un único emblema, el de la Dinastía Tudor, uniéndose la rosa blanca de York y la rosa roja de Lancaster.

Nueve meses más tarde, la nueva reina da a luz a un hijo. Se le dio el nombre simbólico de Arturo, en honor al legendario rey. Isabel fue finalmente coronada reina consorte, el 25 de noviembre de 1487. A pesar de ser la soberana, en realidad la persona que regentaba el palacio era su suegra Margarita de Beaufort.La madre de la propia reina, Isabel de Woodville sospechosa de haber participado en un complot contra el nuevo monarca, fue encerrada en un convento de monjas y despojada de todas sus pertenencias.

Isabel y Enrique tuvieron siete hijos, cuatro de ellos sobrevivieron a la infancia: Arturo, Margarita, Enrique(futuro Enrique VIII) y María, un porcentaje bastante decente para aquella época.

El hijo mayor y heredero de la corona, Arturo, muere el 2 de abril de 1502, cinco meses después de haberse casado con la princesa Catalina de Aragón; este fatídico acontecimiento motivaría a que Isabel se embarazara por séptima vez, con el propósito de asegurar la continuidad dinástica de los Tudor.El 2 de febrero de 1503, en la Torre de Londres, Isabel da a luz una niña, que recibe el nombre de Catalina, en honor a su nuera Catalina de Aragón, como una hija para Isabel. La criatura apenas viviría unas horas. Trágicamente, la soberana seguiría a su hija nueve días más tarde, muriendo de fiebre puerperal en el dia que cumplía 37 años.

La relación de Enrique VII e Isabel de York no está bien documentada, pero hay varios escritos que sugieren que se trataban de una manera tierna y cariñosa.Su matrimonio aparentaba haber sido feliz, a veces algo inusual en medio de tantas intrigas políticas y uniones de conveniencia. Después de la muerte de su esposa, el monarca prometió que jamás volvería a casarse. No se sabe si en realidad lo dijo de corazón o era simplemente una maniobra diplomática. De todas maneras,el rey, que era conocido por ser un hombre avaro, decide, increíblemente, darle a su mujer unos funerales espléndidos, siendo sepultada en la Abadía de Westminster, en la Capilla de la reina. Su magnífica efigie renacentista, obra del escultor Pietro Torrigiano,se encuentra al lado de la de su marido.

Isabel de York fue la única reina inglesa en ser hija, hermana, sobrina, esposa y madre de reyes ingleses. Además, se tomó su retrato como base para dibujar la figura de la reina en la baraja de naipes.

Fuentes Bibliográficas:

es.wikipedia.org/wiki/Isabel_de_York

tudorhistory.org/people/eyork/

womenshistory.about.com/od/medbritishqueens/a/elizabeth_york.htm

www.englishmonarchs.co.uk/tudor_11.htm

jueves, 27 de noviembre de 2008

El misterio de los Príncipes de la Torre de Londres



El término Príncipes de la Torre es con el que se conoce al joven rey de Inglaterra Eduardo V(1470-1483?) y su hermano Ricardo de Shrewsbury(1473-1483?), duque de York. Ambos eran hijos de Eduardo IV y de Isabel de Woodville, y herederos al trono.

La boda de sus padres fue toda una controversia en Inglaterra,ya que Eduardo IV había elegido como esposa a una plebeya, por amor, en vez de desposarse con una princesa francesa como estaba previsto. Además la joven era viúda y con dos hijos.



Isabel de Woodville, madre de los Príncipes de la Torre

El 9 de abril de 1483, fallece su padre Eduardo IV. El joven Eduardo con apenas 12 años es coronado como Eduardo V. Su padre antes de morir deja a su hermano Ricardo de Gloucester encargado del Consejo de la Regencia, nombrándole Lord Protector. El muchacho, según se cuenta, estaba muy apegado a su anterior Protector, Thomas Woodville, Lord Rivers y hermano de su madre.

La familia materna del nuevo rey, los Woodville, eran considerados como ambiciosos y hambrientos de poder. Ante estos hechos, Ricardo asumió el liderazgo del bando anti-Woodville. Desde su posición de control como Lord Protector, capturó al joven rey que se había refugiado entre las manos de su tío materno Thomas Woodville. Puesto bajo su custodia, fue encerrado en la Torre de Londres, donde pronto lo acompañaría su hermano Ricardo, Duque de York de sólo nueve años.

Inmediatamente Ricardo alegó que él era el legítimo heredero al trono. Para conseguir sun gran meta no tuvo escrúpulos en declarar que los hijos de su hermano, eran bastardos, ya que Eduardo IV había firmado un contracto matrimonial previamente con Leonor Talbot antes de casarse con Isabel Woodville, y por tanto era bígamo. El Parlamento de Inglaterra corroboró esta versión, declarando bastardos a los niños (conocidos ya como los "Príncipes de la Torre") y siendo declarado y coronado como rey de Inglaterra con el nombre de Ricardo III.




Ricardo III, tío de los príncipes

De los jóvenes príncipes nadie volvió a saber, ya que se prohibió a su madre Isabel visitarlos, al igual que a todos los que tenían contactos con ellos. Nadie volvió a saber de los príncipes.

Rápidamente el pueblo comenzaría a tener la sospecha que los príncipes fueron en realidad asesinados por el ahora rey Ricardo III, específicamente asfixiados por orden suya. Desde entonces se han tejido infinidad de leyendas sobre el verdadero destino de los "Príncipes de la Torre".

Algunos suponen que Ricardo III no habría ordenado sus muertes, y que en realidad fueron deliberadamente ocultos el resto de sus vidas; mientras que para otros no había ninguna duda de que fueron victimados por su tío, hipótesis reforzada por un hecho ocurrido siglos más tarde.

Gracias al personaje recreado por William Shakespeare en "a tragédia Ricardo III", el recuerdo que nos transmite es de un hombre despreciable, sin escrúpulos, capaz de todo por el poder, llevándolo a asesinar a sus própios sobrinos. Hay quién afirma que jamás tuvo nada que ver con esos espeluznantes hechos, incluso se formó una organización de ambito internacional dedicada a defender la inocencia rey Ricardo.

No hay que descartar posibilidades, puede que el própio fundador de la Dinastía Tudor, Enrique VII y su madre la piadosa Margarita de Beaufort se vieran implicados en la desaparición de los príncipes.La ambiciosa Margarita bien pudo haber sido responsable de haber maquinado tal plan. La madre de Enrique siempre luchó para que su hijo se hiciera con la corona, y no media esfuerzos para lograrla. Además arregló el matrimonio entre su hijo e Isabel de York, hermana de los jovenes desaparecidos. Finalmente Enrique VII venció a Ricardo III en la Batalla de Bosworth, proclamádose nuevo rey de Inglaterra.

Lo cierto es que los historiadores no se ponen de acuerdo si realmente fueron asesinados. Quizá los niños no muriesen, sino que fueron sacados de la Torre por los enemigos de Ricardo. Otros afirman que fueron secuestrados y encerrados en un calabozo en 1483, que estuvieron prisioneros en varios castillos ingleses y fueron asesinados más tarde. Cabe también la posibilidad que fueron sacados de Inglaterra gracias a la ayuda de su tía Margarita de Borgoña (esposa de Carlos, el Temerário y hermana de Eduardo IV) que los transladó a vivir a los Países Bajos. Según se cuenta, el pobre Eduardo habría muerto, pero el príncipe Ricardo habría llegado a la edad adulta y con la ayuda de diversas casas reales europeas, se enfrentó en una importante rebelión contra Enrique VII. Luego hay quién afirma que ese joven no era más que un impostor llamado Perkin Warbeck. Jamás podremos saberlo con exactitud.

Lógicamente no hay que olvidar que en 1674, durante el reinado de Carlos II (1660-1685), trabajadores descubrieron los cuerpos de dos niños o niñas en la Torre de Londres. Los ingleses creyeron que eran los cuerpos de los príncipes, y les dieron un entierro real. Los huesos fueron colocados en una urna de mármol que todavía se conservan en la Abadía de Westminster.Por otro lado hay que tener en cuenta, que se encontraron otros esquelectos infantiles en la Torre, incluso uno de ellos se remonta a la edad de piedra. La verdad es que nunca se hizó ninguna prueba de ADN de esos huesos y carecemos de pruebas que nos permitan asegurar que se trata de los restos mortales de los príncipes de la Casa de York.




Fuentes Bibliográficas:

Maxwell, Robin: Los Príncipes Cautivos, el secreto de la Torre de Londres, Editora Edhasa, 2008.

es.wikipedia.org/wiki/Príncipes_de_la_Torre

es.wikipedia.org/wiki/Eduardo_V_de_Inglaterra

en.wikipedia.org/wiki/Princes_in_the_Tower

lunes, 27 de octubre de 2008

La vida de las mujeres en la Inglaterra Tudor: 2ª parte "Los esponsales"



Los maridos de las damas de alta cuna eran elegidos por sus padres o otros parientes varones de la familia. Muy pocos hombres y mujeres tenían el previlegio de escoger sus propias parejas.

Los matrimonios eran concertados por razones políticas, para cimentar alianzas, unir riquezas, por tierras, status y para forjar lazos entre las dos familias. La idea de casarse por amor era considerada absurda y extraña.

Las bodas reales eran contratadas en vistas de las ventajas políticas, militares y comerciales. A veces sucedía que la pareja jamás se había visto hasta el mismo día de contraer matrimonio.

Los monarcas concertaban matrimonios con princesas de otras naciones para engrandecer sus poderes. Pero no siempre predominaban los intereses, a veces el amor rompía barreras. En el caso de Eduardo IV casado con Elizabeth Woodville, una plebeya, por amor, el escándalo se propagó por toda Europa. Ya cuando su nieto Enrique VIII contrajo matrimonio con cuatro mujeres que no eran de sangre real, semejante hecho pasó casi desapercibido. Lo que llamó más la atención es que Enrique se casó con la mayor parte de sus esposas por amor, totalmente fuera de las normas. Se podría decir, que de cierta forma había razones políticas en medio de tales uniones. Dentro de la corte existían diversas facciones que intentaban beneficiarse a través de los matrimonios de su monarca.

Normalmente las negociaciones para los matrimonios reales tardaban a menudo muchos años hasta que se finalizaban. Por lo general, comenzaban durante la infancia de uno o ambos contrayentes. El cortejo real consistía en cartas formales con declaraciones de amor, regalos simbólicos, generalmente joyas.

En la mayoria de los casos, debido a la gran distancia que los separaba, era imposible conocerse antes de casarse. Los reyes tenían que basarse en las descripciones de los embajadores y retratos pintados. A veces les causaba alguna que otra desilusión, como es el conocido caso de Ana de Clèves, 4ª esposa de Enrique VIII. Cuando el monarca vió su retrato le encantó, pero al conocerla en persona no fue de su agrado.

No existía una edad legal para los esponsales. El matrimonio entre niños no era algo desconocido. Fue el caso de Ricardo de Shrewsbury, duque de York (hijo de Eduardo IV) que a la corta edad de 4 años se casó con Ana de Mowbray de cinco.La edad habitual era catorce años. Nadie cuestionaba la procreción en tan temprana edad, ya que las expectativas de vida de una mujer en aquellos tiempos era alrededor de treinta años.

Matrimonios reales entre dos países fueron llamados precontratos y los términos y condiciones eran establecidos en un tratado formal. Los precontratos para el resto de la nobleza podrían ser escritos o verbales y ante testigos.La dote solía ser siempre lo más relevante. Podrían ser tierras, dinero, joyas, artículos de uso doméstico, o una combinación de todos ellos.El precontrato contenía una cláusula que anunciaba los términos y derechos de la novia, la cantidad resuelta por su marido o su padre para los gastos de subsistencia en caso de viudez.

La probabilidades de un buen matrimonio para una mujer dependía más de la riqueza y la posición social de su familia que en su belleza o logros (aunque tener digna apariencia y un comportamiento agradable nunca dejaban de ayudar!!).


Fuentes Bibliográficas:

tudors.crispen.org/tudor_women/

Fraser, Antonia: Las seis esposas de Enrique VIII, Ediciones B (Grupo Zeta), Barcelona, 2007.

martes, 14 de octubre de 2008

La vida de la mujeres en la Inglaterra Tudor,1ª Parte "La Educación"


En la Inglaterra Tudor, como en muchas otras culturas, se consideraba la mujer como un ser inferior al hombre. Tanto hombres como mujeres creían en tal afirmación y según la Iglesia asi lo había ordenado Dios.

Mismo con la llegada de la Reforma no significó ningún cambio en la manera de pensar. El líder protestante John Knox escribió en una ocasión: "Las mujeres en su mayor perfección nacieron para servir y obedecer al hombre", incluso si recordáis era el conocido lema de la tercera esposa de Enrique VIII, Jane Seymour("Obligada a obedecer y servir").

Desde su nacimiento, se les transmitia que su deber como buena hija era obedecer a su padre sobre todas las cosas. Incluso tíos, hermanos mayores y los hombres amigos de la familia podía esperar obediencia instantánea de las niñas.

A la mayoría de las mujeres se les enseñaba el arte de ser una esposa ideal, como por ejemplo: gestionar un hogar, bordar y coser,elaborar remedios caseros, preparar la comida, y sus deberes ante su futuro marido.

En la primera mitad del siglo XVI, la mayor parte de las personas no creían en la educación femenina. Pensaban que enseñarles a leer y a escribir era una perdida de tiempo. Temían que pasaran los días entreteniéndose con cartas de amor.

Como era de esperar, la educación era un previlégio de las damas de alta cuna.Sus padres o cabezas de familia eran los responsables de contratar los tutores, normalmente clérigos, cuya misión principal era transmitirles los dogmas religiosos.
También eran de suma importancia las artes musicales y los idiomas clásicos como el latín y griego, además del español, francés e italiano.

Únicamente cuatro de las seis esposas de Enrique VIII recibieron una educación formal:Catalina de Aragón, Ana Bolena, Ana de Cleves y Catalina Parr. Jane Seymour y Catalina Howard apenas estaban alfabetizadas. Catalina de Aragón se consideraba una dama virtuosa, destancando su perfecto Latín. Ana Bolena se hizo conocida por su talento musical y por su facilidad para comunicarse en francés. Elizabeth I(La reina virgen) recibió una notable educación y según se cuenta, era aficcionada a la lectura.


Fuentes Bibliográficas:

Fraser, Antonia: Las seis esposas de Enrique VIII, Ediciones B (Grupo Zeta), Barcelona, 2007.

tudors.crispen.org/tudor_women/

www.localhistories.org/women.html

www.historylearningsite.co.uk/women_in_tudor_england.htm

domingo, 12 de octubre de 2008

¿Que reina Tudor eres?

En una de mis búsquedas de información sobre los Tudor, me he encontrado con este curioso test! Al contestar a una serie de preguntas sobre tu personalidad, descubrirás a que reina de la dinastía Tudor te pareces más!Seguro te sorpreenderás con el resultado!! Aqui os envio el enlace:

http://womenshistory.about.com/library/quiz/bltqueenquiz.htm

This is my result:

You are: part Queen Elizabeth I, part Anne Boleyn, part Mary Queen of Scots, part Catherine of Aragon

Queen Elizabeth I of England, the daughter of King Henry VIII and his second wife, Anne Boleyn. Henry had Anne executed, after dissolving their marriage, charging her with infidelity (and more). Elizabeth ruled in her own right, after the death of her sister, Mary. Her motto was "Always the Same."

Anne Boleyn, daughter of the would-be powerful Boleyn family, was the sister of a mistress of King Henry VIII. But rather than become the king's mistress, Anne held out for the higher prize: marriage. But, when she could not deliver a son, Henry's advisors either discovered or, possibly, dredged up, evidence that Anne had been unfaithful. The marriage was annulled, and Anne quite literally lost her head. Anne Boleyn was survived by her young daughter, who eventually came to the throne in her own right as Queen Elizabeth I. Anne Boleyn's motto was "The Most Happy."

Mary, Queen of Scots, was first betrothed to the Dauphin of France, who died shortly after their marriage and his ascension to the throne. She returned to Scotland, where her mother had been regent for her, and assumed the throne. But her short reign was troubled: Catholics versus Protestants struggling for the throne, and a pretty messy love life: her second husband was murdered, and then she was kidnapped by and married the man widely blamed for the murder. Mary was a cousin of Queen Elizabeth I of England, and she was assumed by many to be next in line for the crown. Thus, she was a threat to Queen Elizabeth, who eventually had her executed. Mary's motto was "In My End Is My Beginning."

Catherine of Aragon was the daughter of Queen Isabella I of Spain and her husband and co-ruler, King Ferdinand. Promised in marriage to the heir to the Tudor throne, prince Arthur, she married Arthur's brother Henry after Arthur died. Her failure to have sons meant Henry looked elsewhere for a wife. He broke from the Church of Rome in order to end his marriage to Catherine, who continued her own devotion to Catholicism and passed that commitment on to her daughter, the future Queen Mary I ("Bloody Mary"). Her motto was "Humble and Loyal."

miércoles, 8 de octubre de 2008

Muñecas de Ana Bolena

Continuamos con los post sobre muñecos Tudor, y le toca el turno ahora a Ana Bolena. Como mucho habéis podido notar en mi blog, es mi personaje favorito de la historia inglesa. De todas las muñecas que he encontrado, la que más me agradó ha sido esta. En la figura de porcelana observamos varios rasgos de su personalidad, entre ellos un colgante con la clave de sol( representa la aptitud que tuvo para las artes musicales) y la Bíblia ( refleja su apoyo a favor de la reforma religiosa). No sé donde la pueden vender ni el precio, simplemente he visto esta foto en la página oficial de la serie "The Tudors". Este es enlace: tudorswiki.sho.com/page/Tudor+Icons+&+Dolls




Esta muñeca de Ana la podéis comprar en http://www.historicroyalpalaces.com, por el modico precio de 99.00 libras!!Además encontraréis toda clase de objectos relacionados con la monarquía inglesa, como souvenirs, novelas históricas, DVDs, juguetes, disfraces, joyas, muñecas, vajillas de porcecelana, entre otras muchas cosas curiosas y variopintas.




Otra muñeca increíblemente elaborada, aparece en la web http://www.finavondolls.com. La responsable por tan excelente trabajo es Victoria Cairns, Lady Finavon. Ella ha producido una colección de figuras que representan grandes personajes de la realeza europea, entre ellos Luis XIV, Maria Antonieta, Enrique VIII, etc.Todos sus muñecos de porcelana fueron hechos por ella misma, sin ayuda de nadie.Tuvo la oportunidad de mostrar su trabajo en el Museo Nacional de Escocia en 2002 y 2003, y también en El Museo de Muñecas y Juguetes de Nueva York en 2004. Normalmente saca a la venta aproximadamente 12 al año, haciendo que sean especialmente valorados(¡¡cuesta Ana Bolena alrededor de 4250 dólares!!).Impresiona no??Parece de verdad!!

viernes, 19 de septiembre de 2008

Ana de Clèves, "Su gracia la hermana del rey"


Ana de Clèves, Retrato de Hans Holbein

Ana de Clèves (alemán: Anna von Jülich-Kleve-Berg) nació en la ciudad de Düsseldorf, el 22 de septiembre de 1515, siendo la segunda de los 4 hijos de Juan III, duque de Clèves, y de María de Julich, heredera de los ducados de Julich, Berg y Ravensberg. Como todos sabemos, pasó a la historia por haberse convertido en la 4ª esposa de Enrique VIII.

Más allá de la tristeza que embargaba a Enrique por la muerte de su esposa Juana, debió considerar celebrar un nuevo matrimonio, ya que resultaba conveniente a los fines de fortalecer sus alianzas de poder. En este sentido, necesitaba casarse con alguna candidata que lo aliara con el Sacro Imperio Romano Germánico que –liderado por el Emperador Carlos– representaba la mayor potencia de la época.
Entre las posibles esposas se encontraba la flamenca Ana de Cleves, princesa de una familia destacada de religión protestante luterana, lo que favorecería la posición de Enrique en Inglaterra como jefe de la Iglesia Anglicana que él mismo había creado.

En este sentido, a los fines de conocer el aspecto de la que sería su cuarta esposa, envió a la corte germana al pintor Hans Holbeín para que realizara un retrato de su prometida. Así lo hizo el gran pintor, sin embargo, por temor de desagradar al rey realizó un retrato retocado de la futura reina, ante el cual el rey aprobó y hasta se ilusionó con la nueva posesión conyugal. Pero cuando conoció personalmente a Ana de Cleves, no pudo menos que manifestar su desagrado. Según los cánones de la época, Ana era poco agraciada: era alta y corpulenta, y su rostro mostraba además marcas de picaduras de viruela.

Lamentablemente la educación de Ana no fue muy esmerada, María de Jülich, su madre, no permitían que se impusieran las excitantes ideas del Renacimiento en cuanto a la educación de las mujeres. Parece ser que la duquesa María era una católica estricta, que no compartía los ideales reformistas de su esposo. Se dice que Ana no sabía leer ni escribir en otro idioma que el propio, el dialecto llamado deutsch o dietsch, los ingleses lo llamaban holandés y lo encontraban extrañamente áspero al oído.

La corte de Clèves era mundo que nada tenía que ver con la Inglaterra del Renacimiento.Dicen que ella ocupaba su tiempo cosiendo, a igual que una de sus antecesoras, Catalina de Aragón. Lo que ocurría es que Enrique VIII estaba acostumbrado a esposas que podían hacer eso y mucho más. Como ya hemos nombrado en alguna ocasión, para el soberano inglés la música esra de suma importancia. El monarca necesitaba el canto y la danza como el aire que respiraba, daba por hecho que su futura consorte poseería talentos musicales.

El contraste con sus antecesoras era muy significativo: No se podía comparar con la instruída Catalina de Aragón, ni con los dotes artísticos de Ana Bolena. A la edad de veinticuatro años, era tímida, ignorante y humilde, además de estar mal preparada para enfrentarse las intrigas cortesanas.Sin duda no poseía el encanto para conquistar un marido corpulento y quisquilloso, inseguro en cuanto a su propia virilidad, casi veinticinco años mayor que ella.

Preso de esta decisión, ya que no podía negarse al casamiento por los altos intereses políticos y económicos que la novia representaba, contrajo matrimonio en 1540. De esta manera, Ana de Cleves se convertía en la cuarta esposa de Enrique VIII.

Ana había permanecido católica conservadora, aunque su familia era luterana. Entablo una relación prospera con la princesa María y se estima que su relación con el rey era buena. A pesar de esto, Enrique había puesto su atención en una dama que formaba parte del sequito de damas de honor de Ana, la bella Catalina Howard. De esta forma, el matrimonio entre Enrique y Ana estaba destinado a la ruptura. De hecho, Enrique consiguió que la fea flamenca, quizá temerosa de correr la suerte de la otra Ana (Ana Bolena), aprobara el divorcio, apenas transcurridos unos meses desde el día de la boda.Ana afirmó que no habían consumado el matrimonio. A cambio de ello, recibiría una importante renta vitalicia y el título honorable de "hermana del rey", siendo considerada una de las mujeres más ricas de Inglaterra. Como curiosidad recibió como regalo el Castillo de Hever, antaño propiedad de la familia de Ana Bolena.

Pasó el resto de su vida en el campo, siendo contadas las ocasiones que acudió a la corte. Entre sus apariciones públicas, podemos enumerar: la boda de Enrique VIII con Catalina Parr( su última esposa) y la coronación de su hijastra Maria I, cabalgando al lado de la princesa Elizabeth. Murió el 28 de julio de 1557, teniendo el previlegio de ser la ultima esposa de Enrique en fallecer. Fue sepultada con honores en la Abadía de Westminster.

La posición y fortuna de Ana de Clèves la convirtió en una mujer poderosa e independiente para su tiempo, siendo además una dama de carácter afable y amable con sus seres queridos y demás sirvientes, mostrándose siempre generosa con todos. Enrique a pesar de todo, sintió estima hacia ella, y en ocasiones le pidió consejos. Ana tuvo la inteligencia de manternerse en su lugar, ganándose el respecto y la admiración del reino.

Fuentes Bibliográficas:

Fraser, Antonia: Las seis esposas de Enrique VIII, Ediciones B (Grupo Zeta), Barcelona, 2007.

http://www.portalplanetasedna.com.ar/mujer4_enrique.htm

http://englishhistory.net/tudor/monarchs/cleves.html

http://tudorhistory.org/cleves/

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Muñecos de Enrique VIII

Esta tarde,empecé nuevamente a buscar información sobre los Tudor, después de tantos dias sin publicar...ya era hora verdad?? Y De repente me he encontrado con una colección de muñecos de Enrique y de sus esposas! Me parecieron de lo más curiosos...

Uno de los muñecos de Enrique que más me llamó la atención, es uno que está basado en un retrato del monarca pintado en 1535 por Joos Van Cleve, cuando contaba con 43 años.Podemos observar que aún conserva un buen porte, incluso resulta atractivo. Este es el aspecto que lucía cuando estaba casado con Ana Bolena.






En 1540, durante su matrimonio con Ana de Cleves y Catalina Howard, el rey inglés adquirió aún más peso,luciendo un aspecto rechoncho que lo hizo conocido. Podemos afirmar que es uno de los muñecos que más se asemeja a los retratos suyos de la época.




Ver más: http://darkwing.uoregon.edu/~mharrsch/dolls/Englishcourtdolls4.html

Obsev: La semana que viene continuaremos con sus seis esposas!!!

sábado, 6 de septiembre de 2008

Robin Maxwell:" Una novelista de la Inglaterra Tudor"



Robin Maxwell,creció en Plainfield, New Jersey, y se graduó en la Universidad de Tufts en Terapia Ocupacional. Ejerció su profesión durante varios años, hasta que decidió cumplir su sueño: transladarse a Hollywood para convertirse en guionista.

Allí en California ha trabajado para los grandes estudios cinematográficos como Disney, Fox, Columbia y Warner Brothers. Paralelamente se ha forjado una prestigiosa carrera como autora de novela histórica en la que destaca el ciclo dedicado a la Era Tudor.

A Maxwell siempre le ha encantado la historia, especialmente los siglos XV y XVI, y las mujeres "por delante de su tiempo", siendo su principal obsesión.

En abril de 1997 publicó su primera novela, "El diario secreto de Ana Bolena". Fue mundialmente reconocida y se encuentra ahora en su 20ª impresión. La siguió " El bastardo de la reina" (1999), luego vinieron "Virgin, Prelude to the Throne" (2001) y "The Wild Irish"(2003).Esas cuatro obras forman el llamado "Quarteto Isabelino".

En 2005, Robin decidió adentrarse en los antepasados de rey Enrique VIII de Elisabeth I, quería averiguar el porqué de sus actos y destinos. Como resultado salió a la luz "Los príncipes Cautivos: El secreto de la Torre de Londres".

En 2007, decide volver a la protagonista que inspiró su carrera como autora, publicando "Mademoiselle Bolena". Esta novela retrata su infancia y adolescencia en Francia, antes de de que el rey Enrique VIII apareciera por su vida.

Actualmente en España se han traducido sólamente tres de sus novelas, todas ellas publicadas por la editorial EDHASA:

El diario secreto de Ana Bolena"



Argumento: Al alcanzar el trono de Inglaterra, la joven Isabel I recibe en secreto el diario de su madre fallecida. Este revela la relación que Ana Bolena mantuvo con Enrique VIII; el cortejo al que la sometió el rey; el rechazo a convertirse en su amante y su posterior asentimiento -con el consecuente desafío a la Iglesia-; su lucha por la obtención de un lugar en la corona para su hija y su ejecución final en la Torre de Londres acusada de adulterio. A medida que Isabel descubre a la madre que nunca conoció y comprende la injusticia que se cometió con ella, el lector se adentra en el relato para desvelar uno de los misterios más oscuros de la historia: por qué Isabel I, apodada "la Reina Virgen", decidió no casarse ni tener descendencia, acabando así con la dinastía más poderosa que jamás haya gobernado Inglaterra.


"El Bastardo de la Reina"



Argumento: En esta novela alternan dos textos distintos: por un lado un narrador en tercera persona relata cómo la reina Isabel I abandonó la corte cuando se supo embarazada, y los problemas tanto de política interior como internacional a los que tuvo que enfrentarse en los años posteriores; y por otro lado, el hijo de la reina al cuidado de una familia humilde, emprende una ascendente carrera militar que le pondrá en primera línea de fuego en el escenario en el que se está decidiendo el futuro de Europa. Esto nos permite tanto adentrarnos en los entresijos de la corte, como situarnos en el centro de la acción (especialmente en Flandes, donde se muestran en toda su crudeza las condiciones de un soldado de la época).

"Los príncipes cautivos: "El secreto de la Torre de Londres"



Argumento: En 1483, dos jóvenes desaparecieron sin dejar el menos rastro de la Torre de Londres. No tendría quizá mayor importancia si no se tratara de dos príncipes, Eduardo y Ricardo de York, y el misterio no parece haberse resuelto todavía: ¿Qué fue de estos dos niños?, ¿fueron vístimas de una cruel trama urdida por su tío el duque de Gloucester, coronado como Ricardo III? En una espléndida recreación de las insidiosas intrigas palaciegas y sirviéndose de unos personajes perfectamente trazados, Robin Maxwell no sólo narra con el vigor y el colorido que la caracterizan las despiadadas luchas por el trono, sino que incluso ofrece una sorprendente explicación del misterio absolutamente convincente.

lunes, 18 de agosto de 2008

Elizabeth Blount, Primera amante de Enrique VIII

Elizabeth Blount, más conocida como "Bessie", fue la primera amante conocida de Enrique VIII. Nació alrededor de 1502 en Kinlet, Shropshire. Era hija de Sir. John Blount y de Catherine Pershall. Su padre fue el más leal de los caballeros, siendo uno de los nobles de confianza de la familia real, acompañando al rey Enrique a Francia en 1513 cuando entró en guerra con Luis XII.

Poco sabemos de los primeros años de vida de Elizabeth, exceptuando por su sonado romance con el monarca inglés. Actualmente no se conserva ningún retrato de esta dama. Cuando era apenas una niña, en 1513, llegó a la corte de Enrique VIII como dama de honor de la reina Catalina de Aragón. Fue allí donde llamó la atención del rey inglés. Dicen que Bessie era una joven alegre y atractiva, bailaba y cantaba muy bien, además de ser la pareja favorita de baile de Enrique. Se estima que su relación con el monarca empezó alrededor de 1517.

Bessie nunca ocupó la posición privilegiada de la reconocida "maîtresse en titre" real, como no lo había ocupado nadie hasta entonces en la corte inglesa.Al poco tiempo Elizabeth anunció que estaba encinta de Enrique. Cardenal Wolsey preparó todo para que Elizabeth fuera a vivir en Jericó Priory en Blackmore, Essex.Jerícó ya tenía fama de ser una de las casas de placer secretas del rey, que acudía a ella para encontrarse con ella o visitarla durante el embarazo.

Allí en Jericó, en junio de 1519, Bessie dió a luz a un hijo ilegítimo del rey. Después de nacer su hijo,sin embargo, Enrique, que talvez había pensando que la falta de un heredero varón era una afrenta a su virilidad, abandonó toda discreción y reconoció abiertamente al pequeño.Lo llamaron Henry Fitzroy,con el nombre de pila de su padre y el tradicional apellido de un bastardo real que señalaba orgullosamente su parentesco. Enrique se monstró muy entusiasmado y satisfecho con su hijo, sintiendo una verdadera adoración por él.Fitzroy fue creado Conde de Nottingham y Duque de Richmond y Somerset el 16 de junio de 1525.


Henry Fitzroy, hijo de Elizabeth Blount y Enrique VIII


Por desgracia, la reina Catalina perdió el bebe que esperaba(la niña nació muerta) justo poco tiempo después que Bessie quedara embarazada. A pesar de su triste experiencia, la soberana mantuvo la compostura y no hizo ningún comentario a respecto. En cambio, asistió (con el resto de la corte) a las festividades que dispuso el rey para celebrar el nacimiento del niño que, por ironía del destino, fue un varón saludable.

Wolsey fue el padrino en el bautizo y después se le responsalizó del cuidado del recién nacido. Parece que durante sus primeros años el niño permaneció con su madre.Elisabeth Blount, a la que en lo sucesivo llamarían "la madre del hijo del rey", no volvió a la corte, ni, al parecer, reanudó su aventura con Enrique.

En 1522, Elizabeth fue sustituida por María Bolena, que acababa de regresar de Francia. Al igual que Bessie, María Bolena nunca fue reconocida por el monarca como amante oficial.La única que recibió tal proposición fue Ana Bolena, que al instante la rechazó.

Enrique tenía planes para su único hijo varón, pero ninguno incluía a su madre. Cardenal Wolsey fue el responsable de organizar su matrimonio.Según lo pactado, en 1522 se casó con Gilbert Tailboys, de buena familia, pero no noble.Además, existían rumores entre los cortesanos que tenía antecedentes de locura en la familia. Gilbert fue nombrado Barón de Talboys de Kyme y Sheriff de Lincolnshire. Tuvieron tres hijos: George, Robert y Elizabeth.En 1530, Gilbert falleció de un brote de sudores dejandóla con una situación comoda economicamente.

Entre 1533 y 1535,Bessie volvería a casarse nuevamente con Edward Fiennes de Clinton, noveno Barón de Clinton, que era unos catorce años más joven que ella.Esta unión produjo tres hijas: Bridget, Catherine y Margaret.

En 1536, un gran golpe asoló su vida, la muerte de su hijo Henry Fitzroy. Inesperadamente, la prometedora carrera de su pequeño se vió interrumpida por una grave y común enfermedad de la época, la tuberculosis.

Durante un corto periodo de tiempo, ella fue dama de compañia de la cuarta esposa de Enrique, Ana de Cleves, pero debido a sus propios problemas de salud, dejó a la reina más o menos en la época que el real matrimonio se disolvió. Bessie regresó a las fincas de su marido donde falleció poco tiempo después de tuberculosis en 1540.

Fuentes Bibliográficas:

Fraser, Antonia: Las seis esposas de Enrique VIII, Ediciones B (Grupo Zeta), Barcelona, 2007.

Weir, Alison: Enrique VIII, el rey y la corte, Círculo de Lectores, Barcelona, 2004.

en.wikipedia.org/wiki/Elizabeth_Blount

es.wikipedia.org/wiki/Elizabeth_Blount

www.tudorplace.com.ar/Bios/ElizabethBlount.htm

domingo, 3 de agosto de 2008

Arturo Tudor, Príncipe de Gales



Arturo Tudor, Príncipe de Gales

Arturo nació el 20 de Septiembre de 1486, hijo del nuevo rey Enrique VII y de de Isabel de York , hija de Eduardo IV.La unión de las casas de Lancaster y York a través del matrimonio, sirvió para poner paz a la nación después de la guerra de las Dos Rosas. Sus padres llamaron a su primogénito como el legendario rey Arturo, además Enrique VII era galés y la leyenda del mítico rey era muy popular en Inglaterra de aquellos tiempos. De hecho, se creía que la ciudad de Wichester fue construida sobre las ruinas de Camelot.Y así Isabel de York fue enviada a Winchester a dar a luz y su hijo fue bautizado en su catedral.Al nacer le otorgaron el título de duque de Cornualles, además de caballero de Bath en el día de su bautizo.A los cinco años fue investido caballero de Garter.

El padre de Arturo, Enrique VII, estaba deseoso de fortalecer su reino a través de una alianza con la recién unificada España, buscando el apoyo de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, en contra de los intereses franceses y una posible agresión. En 1488, cuando Arturo tenía apenas dos años le comprometieron en matrimonio con la princesa española, Catalina de Aragón.

Sin embargo, la dinastía Tudor acababa de afincarse en el trono y existían varios pretendientes que podian usurpar la corona a Enrique VII. Por ese motivo, los monarcas españoles se mostraron dudosos de entregar a su hija menor al futuro príncipe de Gales.Incluso el rey Fernando estaba dispuesto a romper el tratado hasta que todos los pretendientes al trono fueran eliminados. El soberano inglés, para reafirmar la legítimidad de su dinastía, envió a prisión en 1499 a Eduardo Plantagenêt, Señor de Warwick y más tarde ordenó su decapitación.

La infanta española finalmente llegó a tierras inglesas en octubre de 1501.Poco se sabe sobre el primer encuentro entre los dos jóvenes, pero Arturo prometió a su padre que iba a ser "un verdadero amante y esposo" y luego les dijo a sus padres que él era inmensamente feliz de poder contemplar frente a frente a su adorable novia.

¿Como eran los futuros príncipes de Gales?
Catalina en vísperas de su decimosexto cumpleaños, tenía la clase de belleza juvenil.Sus mejillas naturalmente rosadas y su piel blanca eran muy admiradas. Luego, su cabello era también rubio y abundante, con un tinte rojizo, además de un rostro armónico y ovalado. La principal desventaja de la infanta era su escasa estatura. Toda la gracia de su porte, inculcada durante muchos años en la corte castellana, no podía ocultar que fuera sumamente baja, aun diminuta.Era también algo gordita y su voz era sorprendentemente baja y "de sonido grande" para ser mujer.

Arturo tenía ahora quince años , pero era tan pequeño y tan poco desarrollado que parecía mucho menor. Había nacido prematuramente, al menos un mes o probablemente dos, y nunca se había recuperado del todo. Cuando se trataba de su estatura, Catalina podía ser baja, pero Arturo tenía aún media cabeza menos que ella. También tenía la piel muy clara como su esposa, pero sin las saludables mejillas rosadas de ella: el resultado era una importante palidez.Arturo probablemente nunca fue un niño fuerte y no hay evidencias que haya sido un atleta como su hermano menor, Enrique. Pero es posible que pueda haber mostrado cierta aptitud para tiro con arco.

Su padre Enrique VII hizo lo posible para que Arturo recibiera una profunda educación clásica, como un verdadero príncipe renacentista de su tiempo. Su tutor Bernardus Andreas registraba que "había aprendido de memoria o leído con sus propios ojos y hojeado con sus propios dedos" autores como Homero, Virgilio y Ovidio, historiadores como Tucídides y Tito Livio. Durante dos años antes de su matrimonio, el príncipe de Gales escribió cartas formales en latín para su prometida, Catalina. La cartas se caracterizaban más bien por la cortesía que por la pasión, ya que lógicamente la pareja nunca se había visto.

De todas formas, ambos podían sentirse afortunados, ya era en realidad una aventura notablemente feliz, con la pareja casi de la misma edad, parte de la dote ya pagada, el contrato casi completado.Después de años de negociaciones, los jóvenes príncipes contrayeron matrimonio el 14 de noviembre de 1501 en la catedral de San Pablo en Londres. Su noche de bodas fue una de las más controvertidas de la historia de Inglaterra. La falta de inmadurez física y su falta de desarrollo , no es prueba de que él no hubiera alcanzado la pubertad y, aún cuando no la hubiera alcanzado en noviembre, pudo haber madurado en algún momento durante los pocos meses siguientes.



Catalina de Aragón

La pareja viajó con la mayor brevedad al castillo de Ludlow en la frontera con Gales, donde Arthur normalmente residía en calidad de Príncipe de Gales. En los límites galeses, en la primavera de 1502, el tiempo era notablemente frío y húmedo y en consecuencia abundaban las enfermedades diversos tipos. Hacía fines de marzo empezó a ceder la frágil salud del principe Arturo. Talvez sufriera Tuberculosis o diabetes, pero también podría ser una epidemia de la época conocida como " la enfermedad de la transpiración". Consideramos la última hipotesis las más probable.

Catalina cayó también enferma,pero a diferencia de su desafortunado marido, ella sobrevivió. El 02 de Abril de 1502 fallecia Arturo Tudor, tenía quince años y medio, su queridísima esposa era ahora su viuda. Catalina de Aragón, a la edad de dieciséis años y tres meses, se había convertido en la princesa viuda de Gales.

Arturo fue enterrado en la Catedral de Worcester. Su hermano menor, Enrique, duque de York pasó a ser en nuevo heredero.El nuevo futuro rey,al ser el segundo hijo, en un princípio iba encaminado hacía la carrera eclesiastica y el objetivo mayor de su familia era que fuera nombrado Arzobispo de Canterbury. Sin embargo, no fue coronado príncipe de Gales hasta que estuvieron seguros que Catalina no esperaba un hijo de Arturo. La cuestión de si o no consumaron su matrimonio(no era algo inusual a su edad en aquella época )sería de gran importancia 25 años después.Tiempo después, una dispensa papal permitió a Enrique casarse con la viuda de su hermano, Catalina. Los motivos que argumentó posteriormente para su divorcio fueron las circunstancias de su previo matrimonio con Arturo.

Hay una inmensa controversia si Catalina y Arturo consumaron su breve matrimonio. Es posible que hayan tenido intimidad, ya que ellos eran concientes que necesitaban dar herederos a Inglaterra.Lo veían incluso como uno deber.El propio Arturo, despues de su noche de bodas, dijo que se sentía muy "amoroso", y sus amigos afirmaron que al día siguiente, les había llamado para que le dieran un poco de agua, y les contó muy orgulloso que anoche "había estado en España".No hay forma de saber si Arturo hizo esta broma sólo para encubrir el hecho de que había fallado en su deber conyugal.


Este asunto no tuvo demasiada importancia hasta que Enrique VIII se encaprichó de Ana Bolena.Durante su matrimonio con Catalina, ella le había dado varios hijos, pero solamente María sobrevivió a la infancia. Con el paso de los años el monarca inglés se daba cuenta que era improbable que la reina engendrara más hijos. Su divorcio de Catalina y su matrimonio con Ana se basa en su afirmación de que él y su esposa no habían producido ningún hijo porque habían desobedecido las Escrituras, ya que se había casado con la viuda de su hermano.

A la mayoria de los historiadores les cuesta creer que la ferviente y devota católica Catalina, insistía que su matrimonio nunca se había consumado.¿ Como ella podría mentir sobre ese asunto? La respuesta a esa questión es fácil, mentía para proteger su reputación, su matrimonio con Enrique VIII, y los derechos de su unica hija superviviente, la futura Maria I. Admitir que había tenido relaciones con Arturo, condenaria a la princesa María a ser una ilegítima.

La incapacidad de Enrique de conseguir una dispensa papal para anular su matrimonio, seria el principal motivo de la reforma religiosa en su país. Enrique VIII se nombraría a si mismo jefe de la Iglesia Anglicana y cambiaria para siempre el rumbo de la historia de Inglaterra.

Fuentes Bibliográficas:

Fraser, Antonia: Las seis mujeres de Enrique VIII, Editora Vergara, Buenos Aires, 1993.

www.englishmonarchs.co.uk/prince_wales.html

historymedren.about.com/od/awho/p/who_arthurtudor.htm

historymedren.about.com/od/picturegalleries/ig/The-Tudor-Dynasty/03arthur.htm

www.tudorplace.com.ar/Bios/ArthurTudor.htm

en.wikipedia.org/wiki/Arthur,_Prince_of_Wales

englishhistory.net/tudor/darthur.html

tudorhistory.org/people/arthur/

miércoles, 23 de julio de 2008

Leonor de Guzmán "El amor de un rey..."


Leonor de Guzmán


Doña Leonor Núnez de Guzmán nació en Sevilla en 1310, hija de un caballero castellano llamado Pedro Nuñez de Guzmán y de su esposa Juana Ponce de León (biznieta de Alfonso IX de León).

Se casó con el caballero Juan de Velasco, aunque se quedó viúda muy pronto en 1328. Poco tiempo después conoció en la corte sevillana al rey Alfonso XI, y al instante nació entre ellos un amor que duraría toda la vida. El rey debió de amarla apasionadamente, y se cree que fue correspondido en la misma medida.

Cuando Leonor llevaba ya un tiempo al lado del monarca, éste se caso por razones de Estado con la princesa María de Portugal. Los novios eran primos hermanos, por esa razón se necesitó una dispensa papal para realizar la boda. El matrimonio con María no le hizo abandonar a su concubina, sino que Alfonso matuvo dos hogares diferentes al mismo tiempo.Con María tuvo dos hijos, uno que murió, y otro que fue el heredero, don Pedro. Con Leonor, la ilegítima,que era con quién compartía su vida, en total fueron diez hijos:

Pedro Alfonso de Castilla, Señor de Aguilar; nacido en 1330 y fallecido en 1338

Juana Alfonso de Castilla, Señora de Trastamara; nacida en 1330

Sancho Alfonso de Castilla, Señor de Ledesma; nacido en 1331 y fallecido en 1343

Enrique de Trastámara, nacido en 1333, que fue adoptado por Rodrigo Álvarez de Asturias, señor de Noreña y heredó el condado de Trastamara. Sería el futuro Enrique II de Castilla.

Fadrique Alfonso de Castilla, Maestre de Santiago y Señor de Haro; nacido en 1334 y fallecido en Sevilla en 1358, asesinado por su hermanastro Pedro I de Castilla.

Fernando Alfonso de Castilla, Señor de Ledesma

Tello de Castilla, 1º Señor de Aguilar de Campoo, Conde de Vizcaya nacido en 1337 y fallecido en 1370.

Juan Alfonso de Castilla, Señor de Badajoz y de Jerez de la Frontera; nacido en 1341 y asesinado en 1359 por su hermanastro Pedro I de Castilla.

Sancho de Castilla, Conde de Alburquerque; nacido en 1342 y fallecido en 1375.

Pedro Alfonso de Castilla, nacido en 1345 y asesinado en 1359 por su hermano Pedro I de Castilla.


Alfonso XI de Castilla

El rey Alfonso vivía con ella publicamente y trataba igual a sus hijos bastardos que a su hijo legítimo, Pedro. María de Portugal se vió siempre humillada frente a su rival. Doña Leonor no se recataba en lucir su status superior frente al de la reina legítima, que se veía siempre despreciada y maltratada por los cortesanos.

Leonor no era reina, pero recibía honores de reina, y se comportaba como tal. No era reina "de derecho", pero lo era "de hecho". Desempeñó los papeles más relevantes de las soberanas, el de intercesora ante el monarca, y el de madre de los hijos del rey. Leonor era el modelo de madre, cuya preocupación fundamental era velar por el bien de su prole. Su obsesión por tener un gran patrimonio se debió principalmente a su deseo de dejar una herencia significativa a cada uno de sus hijos. Sabía que sus vástagos, como ilegítimos, no tenían derecho a heredar el trono. Su padre les había asignado puestos relevantes, pero de ninguna forma podría transmitir su reino a un hijo bastardo.

Leonor temía por el futuro de sus hijos en el momento que su padre faltara, y que accediera al trono el heredero legítimo. Las relaciones entre las dos familias habían sido esporádicas y carentes de cordialidad. Alfonso trataba a Leonor y sus vástagos como su verdadera familia, mientras tanto, la reina María y su hijo estaban en un segundo plano.

Desgraciadamente Alfonso XI murió antes de cumplir los 40 años, contagiado por la peste negra, cuando se encontraba cerca de Algeciras en 1350. A la muerte del monarca fue coronado su hijo Pedro I, denominado más tarde por sus enemigos con el sobrenombre de "El Cruel". Leonor temía por su vida, pensó huir del reino, buscar un sitio para refugiarse, pero al final no hubo manera de salvarse.

Tras los funerales del rey, María la mandó encerrar primero en el alcázar de Sevilla. Luego, la trasladaron a Carmona y, por último, a Talavera de la Reina, donde, finalmente,en 1351 la asesinó un escudero de María, en venganza por las dos décadas que había convivido con el rey. La conducta del rey Pedro y madre fue una clara muestra de venganza por la fustración de tantos años. Uno y otro actuaron de manera brutal y vengativa.

Enrique,el mayor de los hijos de Alfonso XI y Leonor, fue el fundador de la dinastía de los Trastámara que se convirtió en rey de Castilla (con el nombre de Enrique II) tras luchar contra su hermano, Pedro I, y vencerlo.

Fuentes Bibliográficas:
Fuente, María Jesus: Reinas medievales en los reinos hispánicos, La esfera de los libros, Madrid, 2004
Revista Muy Historia número 18/2008
es.wikipedia.org
isone.blogspot.com/2007/11/doa-leonor-de-guzmn.html
www.elmundo.es/ladh/numero76/todo3.html
www.ibnjaldun.com/index.php?id=83

viernes, 18 de julio de 2008

La Abadesa," María, la Excelenta" de Toti Martínez de Lezea


¡Hola Todos!

En primer lugar, me gustaría agradecer todas vuestras visitas a mi blog, de verdad me siento halagada y conmocionada!! En breve pondré una encuesta para saber que temas os interesan más y así poder mejorar este espacio. Si quieréis dar alguna sugerencia, no dudéis en contactar conmigo y decir vuestras opiniones.

En esta nueva entrada de hoy trato de dar a conocer una novela que acabo de terminar de leer y que me despertó un gran interés por el famoso rey Fernando el Católico, más concretamente en sus desconocidos hijos bastardos. Muy pronto haré una investigación sobre el asunto y prometo publicar algo sobre este tema tan poco comentado de la historia de España. Esta novela me emocionó y me matuvo en vilo del inicio hasta el final, además es amena y sencilla de leer.¡Os recomiendo a todos que la leáis!

Abajo se detalla el resúmen del libro:

La novela se inicia en Bilbao en 1476 , cuando el futuro rey de España, Fernando el Católico , llega a la ciudad para jurar los fueros. Durante su estancia, Fernando se encapricha de la joven Toda de Larrea y la deja embarazada: la hija natural que nacería de esta relación es el personaje central de la novela, María Esperanza . Treinta y cuatro años más tarde, en el monasterio de Madrigal, María Esperanza, abadesa de ese monasterio, recibe un breve del papa Julio II por el que se la reconoce como hija ilegítima del rey Fernando. A partir de ese instante, todo cambiará en la vida de la monja: aunque ya conoce a su padre, le falta por descubrir el destino de su madre y el de ella misma, quiere saber cómo y por qué acabó en ese monasterio. Inicia una búsqueda larga y metódica que la llevará a Medina de Campo donde conoce a su ya anciano padre y después a Tordesillas, donde visita a su hermanastra, Juana La Loca . Finalmente será otra de las hijas naturales de Fernando, la princesa Juana de Aragón, quien le revelará cómo tanto ella como su hermana pequeña, María la Menor , llegaron a ser recluídas en el monasterio. Al mejor estilo de las novelas históricas y de intriga, la autora nos acerca al personaje central de la novela, una mujer por cuyas venas fluye sangre de reyes pero que se tiene que resignar a una existencia anónima y a cumplir con su destino como monja en un monasterio.

A continuación veréis una entrevista a Toti Martínez de Lezea:

Una apasionada de la novela histórica. Esa es la principal característica de Toti Martínez de Lezea, autora de "La Abadesa", una obra ambientada en los siglos XV y XVI. Polifacética donde las halla, esta novelista vasca ha fundado dos grupos de teatro, se ha dedicado a la producción audiovisual y ha sido traductora. Su sexta novela, "La Abadesa", es la historia de María Esperanza de Aragón, una de las hijas ilegítimas de Fernando el Católico. Según relata el libro, "La Excelenta", como se la apodaba, fue internada en un convento a los siete años, donde estuvo hasta que decidió salir para descubrir su verdadera identidad. ¡Cuál fue su sorpresa cuando supo que su padre era el Rey! Toti Martínez de Lezea nos habla de esta apasionante historia.

¿Cómo se le ocurrió la idea de contar la historia de un personaje tan poco conocido en la historia de nuestro país?

Porque esa parte de la historia, la que no nos cuentan, es la que a mí me gusta más. Imaginar cómo podría pensar una mujer a la que meten en un convento a los siete años, que no sabe quienes son sus padres y que a los veintitantos años se entera de que es hija del rey es impresionante. A mí siempre me han gustado los personajes secundarios, los personajes olvidados para la Historia.

¿Qué destacaría Toti Martínez de lo que narra en su libro?

En el fondo, es la historia de una mujer solitaria que es arrancada de su familia cuando es cría, como tantas otras entonces y ahora. A veces se pregunta quién es, de dónde viene o quiénes eran sus familiares, o sea, retrato esa angustia que tienen las personas que no saben cuál es su origen. Ella nunca había sido amada por estas circunstancias, y tampoco tiene posibilidades de enamorarse ni de tener una vida como cualquier mujer por estar metida en un convento. Lo que me interesaba de ella era meterme en su cuerpo y saber cómo pensaría esta mujer. Me interesaba, en definitiva, la soledad de una mujer en cualquier época. Ten en cuenta que la novela histórica a parte de que cuenta hechos reales o semirreales, trata de describir sentimientos y relaciones humanas que da igual que las coloques en el siglo XV que en el siglo XXIV: el amor, la ambición, la bondad, el odio...

¿Supongo que le resultaría bastante laborioso recopilar información sobre una de las hijas ilegítimas de Fernando el Católico?

Pues sólo tenía cinco detalles: que nace y la internan en un convento por orden de la reina Isabel, que, después, su padre la reconoce ya muerta la reina, que su sobrino le regala el palacio de Juan II en Madrigal para que allí refunde el convento y que acaba como abadesa de las Huelgas Reales de Burgos. No ahí nada más.

No es, por lo tanto, una historia totalmente real…

Una novela histórica no puede ser nunca real porque dejaría de ser novela. Hay que dejar un resquicio al escritor, al fabulador. Y eso me encanta, cuando escribo novela histórica cuantos menos detalles tenga más me gusta. Yo no sé si, como cuento en la novela, hubo un encuentro con su hermanastra Juana la Loca. Todo queda en la parte de María Esperanza. Ese tipo de cosas jamás se han reseñado. Cómo se van a ocupar de una hija bastarda monja cuando, incluso, ha habido veces que nadie se ha preocupado de los propios reyes o príncipes.

Es una novela muy intrigante, digna de un guión televisivo...

Me encantaría, pero la televisión es otro mundo y, a demás, cuesta muchísimo dinero hacer una película. Yo, personalmente, no lo haría. No tengo ni capacidad ni posibilidades de hacerlo.

¿Ha podido recopilar aspectos sobre cómo era María Esperanza de Aragón?

Sí, dos frases. En el registro de las monjas de las Huelgas de Burgos hay dos frases referidas a ella: que era una mujer varonil, en cuanto a ordena y mando, y que no había sido apreciada por las monjas de las Huelgas porque cuando llegó a refundar el convento, por orden del rey, no había querido cambiarse de hábito. Esas dos pequeñas frases ya me dicen bastante de su carácter.

¿Por qué se le apodó "La Excelenta"?

Yo lo encontré en un libro que trataba de la historia de Bilbao durante esa época. Todo el mundo sabía que era hija ilegítima del rey y en plan de sorna, en plan de ironía, en el convento llamaban a la niña "La Excelenta".

¿Cuál es su personaje o acontecimiento histórico predilecto de la historia de España?

Esta es la sexta novela que escribo. Me han interesado los judíos, las brujas, los señores feudales, la ruta de Santiago... Me interesa, también, la historia romana. Es muy difícil decirte algo en concreto porque me gustan muchos personajes y hechos.

¿Ha pensado cuál va a ser el tema de su próxima novela?

Mi próxima novela sale a finales de año y trata sobre la sequía y el hambre en Navarra, concretamente, en 1648. Otra novela que tengo escrita y que saldrá la primavera que viene trata sobre la guerra de los astur-cántabros contra los romanos pero, solamente, contada por los astures, no por los romanos. Me gusta contar historias de perdedores, como es el caso la de la hija ilegítima de Fernando el Católico, María Esperanza, pero, sobre todo, me apasiona la novela histórica.

jueves, 10 de julio de 2008

Jorge Bolena, Visconde de Rochford

Jorge Bolena (George Boleyn) era el único hijo varón de Sir Tomás Bolena y de Elisabeth Howard. Era también hermano de Ana y María Bolena. A igual que sus hermanas, es difícil de determinar la fecha exacta de su nacimiento, sería alrededor de 1504,probablemente en el Palacio de Blickling Hall en Norfolk. No sabemos mucho sobre su infancia, pero se cree que estudió en la Universidad de Oxford a diferencia de Ana y María que fueron educadas en el extranjero.



Palacio de Blickling Hall, una de las residencias de la familia Bolena.

Parece ser que siempre estuvo muy unido a Ana y así seguiría siendolo a lo largo de toda su vida. David Starkey, un gran historiador inglés, le describió de esta forma: "Poseía algunos de los talentos de Ana, pero también todo su orgullo".

En 1524 o 1525, se casó con Jane Parker hija de Sr Henry Parker, Lord Morley. Tuvieron desgraciadamente un matrimonio infeliz y algunos llegaron a decir que el motivo del fracaso era que Jorge podría haber sido homosexual. Sin embargo, esto es sólo una especulación y posiblemente se debiera a un confronto de personalidades. Además, su reputación como mujeriego parecía indicar lo contrario.

No se hace mención que Jorge y Jane hayan tenido descendencia. Se ha pensado que Jorge Bolena, Decano de Lichfield, podría haber sido su hijo.Es de extrañar, ya que habría heredado los títulos de los Bolena si realmente fuera su heredero.Lo más seguro es que se tratara de un primo lejano.

Al igual que su familia, Jorge se beneficiaria del ascenso de su hermana Ana. En 1526 se convirtió en caballero de la camara privada del rey Enrique VIII y posteriormente en 1528 escudero real cobrando una anualidad de 50 marcos.También en 1528 lo nombraron Maestro de Ordenanzas del monarca. De octubre de 1529 hasta febrero de 1530 fue enviado como embajador a Francia.Debido a su juventud, se cree que la influencia de Ana le garantizó el puesto.El embajador francés, du Bellay, comentó que él era considerablemente más joven que muchos de los otros diplomáticos extranjeros.

A su regreso de Francia, fue restituído en su puesto de caballero de la camara privada del rey. En esa época fue nombrado Barón de Rochford, firmando ya como tal en la carta digirida al Papa solicitando el divorcio del soberano inglés.Fue conocido como Vizconde Rochford de 1529 en adelante (después de que su padre se convirtiera en Conde de Wiltshire).


Firma de Jorge, año 1526

Durante todo ese tiempo, él fue un firme defensor de Ana, ayudando a gestionar el clero en la convocatoria de 1531, cuando éstos tuvieron que declarar que Enrique VIII era el "único protector y jefe supremo de la Inglesia de Inglaterra". En 1533, fue él quién anunció que su hermana estaba casada con Enrique y también embarazada.

Al igual que su hermana, era un partidario de la reforma religiosa.Cuando viajaba a Francia le traía a su hermana libros que pregonaban la nueva doctrina.En el momento que Ana y él fueron ajusticiados, muchos reformistas temieron que su causa estaba perdida.

En mayo de 1535 Jorge fue enviado a Calais para negociar una posible boda entre la princesa Elisabeth y Carlos,duque de Angulema, hijo de Francisco I. El intento no tuvo el exito esperado.

La falta de un heredero varón hizo que el monarca perdiera interés por Ana. No tardaria en fijarse en una de las damas de compañia, Jane Seymour.Al poco tiempo le propuso en matrimonio, pero tendría que librarse como fuera de su actual esposa. Fue entonces cuando decidió acusar a Ana de brujería y adultério con cinco hombres entre ellos su hermano.A consequencia del complot contra la reina en 1536, Jorge fue arrestado bajo la acusación de incesto, sodomía y traición a la pátria. El incesto entre hermanos era un motivo más que suficiente para explicar porque la reina había dado a luz a un feto deforme. Tales acusaciones eran indudablemente falsas. Su esposa Jane, testificó contra él en un intento de vengarse por su fracasado matrimonio o talvez lo hizó por su padre,Lord Morley, ya que era un devoto partidario de Catalina de Aragón. No tuvieron clemencia, Jorge fue declarado culpable por unanimidad.

Jorge Bolena fue decapitado con un hacha en la Torre de Londres, en la mañana del miércoles, 17 de mayo de 1536, tenía aproximadamente 32 años. Murió aceptando su muerte, sin desafiar su sentencia. En su discurso,habló apasionadamente de las Escrituras y los males de "la vanidades de este mundo". Su querida hermana fue decapitada dos días más tarde, demonstrando una notable valentía y compostura.



Natalie Portman y Jim Strugess como Ana y Jorge en la película "Las hermanas Bolena".

Fuentes Bibliográficas: en.wikipedia.org,www.tudorplace.com.ar, www.geocities.com/boleynfamily, www.spiritus-temporis.com/george-boleyn.

jueves, 3 de julio de 2008

Agnès Sorel "La primera favorita de Francia"



Agnès de Sorel



Carlos VII

Agnès Sorel fue la primera amante de un rey en ostentar el título de "maitresse en titre". Fue la querida oficial del Carlos VII, conocido como el "Bienservido".
Agnes nació en la aldea de Fromenteau en Touraine, valle del Loira. La fecha de su nacimiento es incierta, sabemos que vino al mundo a princípios del siglo XV, unos historiadores afirman que fue en 1410, otros en 1422.
Era hija de un noble local empobrecido llamado Jean Sorel, señor de Coudun y de Catherine de Maignelais, una mujer del pueblo, hija de mercaderes.

Desde que era pequeña destacó por su inteligencia, aprendiendo a leer a los 5 años. Era algo poco común, en su época era raro que una mujer estudiara. Además era generosa con los pobres, siendo también delicada, culta y tierna. A la temprana edad de 10 años empezó su andadura por la corte francesa, siendo enviada como dama de compañía de Isabel, duquesa de Lorena y Anjou y reina de Sicilia. Cuando Isabel entró en contacto con María d’ Anjou, ésta ya estaba casada con el rey Carlos VII de Francia y le agradó la amabilidad y los buenos modales de la joven.Enseguida María exigió a Isabel de Lorena que cediera a Agnès para su corte.

Tal vez en ese momento la soberana de Francia no se diera cuenta que su pusilánime marido iba a fijarse en la bella muchacha de cabellos rubios y ojos azules. Se cuenta que en el instante que la vio quedó totalmente prendado de ella. Carlos VII
llegó a exclamar: "Creo haber visto un ángel". Pero a Agnes no le gustaba mucho la vida cortesana, prefería recluírse y dedicarse a la lectura.

El monarca francés pronto empezaría a perseguirla y acosarla sin cesar, aterrorizando a la adolescente. Agnes sintió tanto temor, que se lo contó a la esposa del rey, Maria d´Anjou, quién ya sabia las intenciones de su marido.María que nunca había sentido un verdadero amor por su cónyuge, no tuvo reparos en sugerir con la mayor naturalidad que lo aceptara, ya que era preferible para Francia que Carlos estuviera influenciado por una joven inteligente y patriótica con ella, y no por una cortesana oportunista y ambiciosa.

Aunque no nos consta, parece que María le dijo algo así como: “Si yo hubiese sido hombre, también te hubiera elegido a ti”. Hay que decirlo: Carlos no sólo era pusilánime, sino que también era feo, narigudo, voluble, tan caprichoso como su mujer y licencioso. No obstante, Agnes sentía a pesar de todo un afecto sincero por Carlos y terminó por aceptar su proposiciones amorosas.

Carlos VII se volvió loco con ella a tal punto que no podía dejarla sóla en ningun momento. Creó para ella el título de Maitresse en Titre, querida oficial para ser exactos, siendo la primera favorita en ocupar dicho cargo en toda la historia de Francia. El rey se esforzó mucho por agradar a su amada, comprandole una casa y regalándole joyas todos los viernes.Agnès, siempre modesta, casi nunca las lucía y prefería empeñarlas para conseguir dinero y alimentar a los niños pobres y a los animales.

Agnès llegó a tener mucha influencia política sobre su regio amante. Recordemos que para entonces Carlos VII era el titular de un minúsculo reino, pues Francia estaba luchando contra los ingleses en la Guerra de Los Cien Años. Con frecuencia llamaba la atención del monarca por permitir a Inglaterra poco a poco apoderarse de sus tierras.En una ocasión lo vio tan cobarde ante los ingleses que le amenazó con dejarlo. Se dice que pronunció estas palabras: ."Una pitonisa me dijo que sería la amante de un gran Rey, pero ya que tú no mueves un dedo para salvar a Francia, tendré que amistar con tu rival el rey inglés, ya que él sí sabe lo que quiere", le dijo Agnés a un asustado Carlos VII.

Ella le dió a su real amante tres hijas, que futuramente su padre se encargaría que contrayeran matrimonios ventajosos:

Charlotte de Valois se casó en 1462 con Jacques de Brézé, Senescal de Normandia. De esa unión nacería Louis de Brézé, que futuramente se uniría en matrimonio con Diana de Poitiers. Su querida hija Charlotte tendría un final fatídico, murió asesinada a manos de su marido por sorpreederla en los brazos de otro hombre.

Marie de Valois sería esposa, en 1458, del señor de Coëtivy y de Taillebourg

Jeanne de Valois,a las órdenes de Luis XI se casaría en 1461 con Antoine de Bueil, Conde de Sancerre.


El futuro Luis XI, hijo de María d´Anjou, no soportaba la presencia de la amante de su padre y se lo hacía notar.Cuando ella se encontraba embarazada de nuevo, y el rey en plena campaña contra los ingleses en Normandía, decidió recorrer media Francia para ir a su encuentro. Cuando Agnés murió tras haber dado a luz a un niño, se habló de que el Delfín había echado unos venenos en la sopa de Agnès, algo que nunca se ha podido confirmar.El recién nacido moriría unas semanas después.El monarca lloró desconsoladamente por la muerte de su amada concunbina en 1450. Tenía sólo veintiocho años. Su tumba se encuentra en la colegiata de Loches, está realizada en alabastro, y se la representa tumbada, con las manos unidas y vestida con uno de sus bellos trajes de hada. El rey nunca se repuso de su pérdida y once años después fue a morir al castillo que era propiedad de su amada, a Beauté-sur-Marne.

Desgraciadamente Francia perdió inesperadamente una de las mujeres más cultas de su tiempo, patriótica y fuerte de carácter.Al leer su testamento no se sorpreedieron que dejaba todo lo que poseía a los niños pobres. Aún se conservan algunos de los poemas que escribía y que forman parte del patrimonio literario francés.




Fuentes Bibliográficas: http://www.cecilgoitia.com.ar , http://www.grupoese.com.ni, http://fr.wikipedia.org, www.histoire-en-ligne.com.

jueves, 26 de junio de 2008

María, "la otra Bolena"



María Bolena (Mary Boleyn) era hermana de la muy conocida Ana Bolena, segunda esposa de Enrique VIII. Pero también fue amante del rey antes del ascenso de su hermana. Existen indícios que la paternidad de un o dos de sus hijos sea atribuida al monarca inglés.

María nació en el Castillo Hever, en Kent, propiedad de la familia Bolena.Fue hija de un acaudalado diplomático, Sir Thomas Bolena y de su mujer, Lady Elisabeth Howard.Al igual que su hermana, los historidores no se ponen de acuerdo con la fecha de su nacimiento, se especula que entre 1499 y 1508. Las últimas investigaciones apuntan que Ana nació en 1507, y que era la hermana mayor. Así que es más probable que María viniera al mundo al año siguiente, en 1508.Además no hay que olvidarse del primogenito George, nacido en 1503. Cuando era niña le enseñaron francés y estudió música (tocando instrumentos como el laúd, harpa y viola).La pequeña de los Bolena la consideraban la más bella, pero carecía del ingenio y el estilo de su hermana Ana.



Castillo de Hever, Kent. Residencia de la familia Bolena.

En 1512, Thomas Bolena fue uno de los diplomaticos enviados a los Países Bajos. Su habilidad para hablar francés y las influencias familiares facilitaron tal nombramiento. Tenía una buena relación con la regente Margarita de Austria, y pronto consiguió un puesto de dama de honor para su hija Ana.Esta es una clara envidencia que Ana era la hermana mayor. En estos casos, la hermana mayor recibiría la oportunidad primero.

María también estuvo un tiempo al servicio de la Archiduquesa Margarita, pero alrededor de 1518/19 su padre decidió llevarla de vuelta a Inglaterra. Enseguida le encontró un puesto en el séquito de la reina Catalina de Aragón.

Se ha mencionado en muchos libros que acompañó a la Princesa María Tudor a Francia, como dama de compañia. Sin embargo, el viaje ocurrió en 1515, María tendría sólamente 7 años, por lo que tal acontecimiento parece poco probable.

También se cuenta que fue amante de Francisco I de Francia, pero se cree que fue un rumor para manchar la imagen de la familia Bolena, y de todas formas era demasiado joven para eso.

Entretanto, se casó antes que Ana, algo inaudito y que nos hace creer que María era la mayor. Sin embargo es compreensible, ya que Ana no contrajo matrimonio primero porque seguía con su educación en la corte francesa y esperaba en breve desposarse con un noble extranjero. Su marido se llamaba William Carey, un caballero de la camara real privada de Enrique VIII. Mismo no teniendo un título de Lord, estar tan cercano al rey, favorecía las ambiciones del clan Bolena. El enlace se celebró en 04 de Febrero de 1520. Carey tenía 24 años y María aún no había cumplido los 12, era demasiado joven, incluso para los padrones del siglo XVI.Probablemente la consumación del matrimonio fue retrasada algunos años.


William Carey, primer marido de María

Como la esposa de William,se alojaba en los aposentos de la corte, se informaba de las políticas reales, además de la gran oportunidad de participar en todos los eventos de corte.Al poco tiempo de estar casados, en 1522, se supone que empezó el romance con el rey Enrique VIII. María apenas tenía 14 años.Durante el tiempo que supuestamente fue su amante, su marido consiguió varios previlegios, como una pensión anual, casas solariegas en dos condados,un título de Lord, etc.

Su padre Thomas Bolena también se vió favorecido con la relación de su hija con el rey. Consiguió varios títulos como caballero de Garter(1523) y Vizconde de Rochford (1525). Futuramente se vería más beneficiado con la relación entre Ana y el soberano.

Durante el tiempo que estuvo casada con Sir Carey dió a luz a dos hijos:

-Catherine (1524)

- Henry (1526)

La paternidad de uno o dos de sus hijos se atribuye a Enrique VIII, pero no hay pruebas fiables que confirmen que eso fuera verdad. La relación de Enrique y María fue breve, terminando alrededor de julio de 1525.

Existen varias evidencias que comprueban este hecho:

* En 1527, Enrique estaba planeando casarse con Ana Bolena. Él buscó y recibió una dispensa papal para casarse con la hermana de una mujer con quien había mantenido una relación adúltera. Ana sólo tenía una hermana - María.

*En 1528, un miembro del Parlamento insultó al rey acusandolo de dormir con la madre de Ana y hermana. Sin lugar a dudas, el monarca contestó: "Nunca con su madre."

* El asunto era conocido en los círculos diplomáticos - en 1532, Francisco I de Francia se reunió con María cara a cara cuando ella acompañó a Enrique y Ana a Calais. El soberano francés mencionó su infame comportamiento con la hermana de su esposa.

No hay que dejar de mencionar que Enrique VIII estaba desesperado por tener varón saludable. Los hijos que habían nacido de su matrimonio con Catalina de Aragón eran enfermizos, muertos al nacer, o que simplemente los embarazos no llegaban a término. Los supuestos hijos que le dió María eran mucho mejores, saludables y con buen aspecto. Incluso más hermosos que el niño reconocido con Elizabeth Blunt, Henry Fitzroy(Este apellido tradicionalmente se daba a los bastardos reales).

Cuando vino al mundo su segundo hijo Henry el 4 de marzo de 1526, su parecido físico con el rey no pasó desapercibido. Un testigo notó semejanza entre su hijo y el monarca, pero la persona en cuestión era John Hales, vicario de Isleworth, quién diez años después del nacimiento del muchacho dijo que había conocido a un joven Señor Carey, de quien decían algunos monjes que era bastardo del rey. María no era una persona ambiciosa, pero su padre Thomas sin duda lo era. Quería sacar algún provecho para su nieto, ya que tenía los mismos derechos que el niño Fitzroy(su padre lo había emnoblecido con el título de Duque de Richmond).


Lo raro de todo esto es, si Henry Carey también era su hijo, porque el monarca no hizo lo mismo por él? La razón de tal comportamiento se debe a que el soberano inglés deseaba a toda costa divorciarse de Catalina de Aragón y casarse con Ana Bolena, la tía del niño. Se supone que Enrique VIII se sentía avergonzado de asumir un bastardo fruto de su relación con la hermana pequeña de su prometida.


Enrique VIII en 1520.

William Carey falleció el 23 de Junio de 1528 durante un "brote de sudores" (una fiebre), ésta le entregó a Ana Bolena el cuidado de su hijo, el joven Henry Carey. Era costumbre entre la aristocracia inglesa poner a los hijos de uno al cuidado de familiares más ricos, lo que era bastante necesario en el caso de María, pues su marido le había dejado al morir un número considerable de deudas que sólo su hermana podía sufragar. Ana consiguió que el hijo de María fuera educado en un respetable monasterio cisterciense. El padre de María no mostró intención alguna en ayudarla en los problemas financieros en los que su marido la había situado, pero Ana consiguió para ella una pensión anual de cien libras.

En 1532, ella fue una de las 30 damas que acompañó a Enrique y Ana en su visita a Francia. Estuvieron alojados en Calais, celebrando junto a Francisco I, un nuevo acuerdo de paz. Más que eso, era la oportunidad de presentar a Ana a un rey extranjero. En 1533, cuando el monarca finalmente contrajo matrimonio con Ana, María ocupó el puesto de dama de compañia de su hermana.

En 1534, se casó en secreto con William Stafford, un plebeyo sin rango y pobres ganancias.Ese matrimonio fue un desastre para ella, exceptuando por su felicidad personal.Se habían conocido en Calais y no tardaron mucho en enamorarse. Cuando esto fue descubierto, la pareja fue desterrada de la corte por la misma reina Ana. Es posible que su família planeaba casarla con algún noble importante, ya que ahora los Bolena poseían un status y eran los más respectados del reino.María merecía algo mejor y esa boda para ellos fue como dar un paso atrás.

Sus circunstancias financieras llegaron a ser tan desesperantes que María se rebajó a rogarle a Thomas Cromwell que hablara con el el rey en su favor. Enrique, sin embargo, fue indiferente a su plegaria. Entonces, María le pidió a Cromwell que hablara con su padre, con su tío y con su hermano, pero no consiguió nada.Sorprendentemente, fue Ana quien se arrepintió primero. Le mandó a María una magnífica copa de oro y algo de dinero, pero aún seguía rehusando a que volviera a la corte.

Su vida entre 1534 y la ejecución de su hermana en 1536 es difícil de concretar. Parece ser que vivía en Rochford( Essex) con su amado marido, desde que la expulsaron de la corte hasta su muerte el 19 de julio de 1543. Cuando Ana dejó de gozar del favor real, pronto su romance con el rey fue mencionado. Enrique VIII lo utilizó para poder anular su matrimonio.

No hay constancia de que haya visitado a Ana cuando ésta estaba prisionera en la Torre de Londres. Tampoco a su hermano George, también condenado a muerte. Ni hay pruebas de que les hubiese escrito una carta. Puede que no quisiera ser relacionada con sus malogrados familiares para evitar más sucesos desgraciados.

María y su marido permanecieron en su retiro en Rochford, Essex. Tras la ejecución de Ana, su madre se fue de la corte real, muriendo aislada sólo un año después de la muerte de su hija. Sir Thomas, murió al año siguiente. Después de la muerte de sus padres, María heredó algunas de las propiedades de la familia Bolena en Essex. Se cree que vivió el resto de sus días en el anonimato y en relativa comodidad con su marido.

Al menos María vivió para ver a sus hijos beneficiados del algún favor real. Su hija adolescente Catherine ocupó el puesto de dama de honor de las reinas Ana de Cleves y Catalina Howard. Alrededor de 1540 se casó con Sir Francis Knollys, un caballero de Garter. Más tarde se convirtió en una de las mejores amigas de su prima Elizabeth I. Su hija Letice Knollys, futuramente contrajo matrimonio con Robert Dudley, el gran amor del la reina "virgen".

Henry Carey fue nombrado barón de Hunsdon por la reina Elizabeth I justo después de su coronación y luego se convirtió en caballero de Garter. Isabel le ofreció a Henry, cuando estaba muriendo, el título de conde de Ormonde (título que pertenecía a la familia Bolena y que había estado reclamando bastante tiempo), pero él rehusó el honor.



Henry Carey, hijo de María Bolena.

De su matrimonio con Sir William Stafford nació un hijo, de quien se cree que vivió de 1535 a 1545, y una hija, llamada Ana, algo que aún está abierto a especulación.

María murió aproximadamente con 35 años, a una edad relativamente joven incluso para los estándares de la época, el 19 de julio de 1543.

Fuentes Bibliográficas: www.tudorplace.com.ar, http://englishhistory.net, http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org.