lunes, 8 de diciembre de 2008

Isabel de York," hija, hermana, sobrina, esposa y madre de reyes"


Isabel de York nació en el palacio de Westminster, el 11 de febrero de 1466, siendo la primogénita de los 10 hijos de Eduardo IV de Inglaterra y de Isabel de Woodville.

Nacida en medio de las disputas de la Guerra de las Dos Rosas, uno pensaría que ella tuvo una infancia difícil. De hecho, Isabel disfrutó de una vida agradablemente tranquila hasta la muerte de su padre en 1483. Sin embargo, cuando Eduardo IV falleció, las cosas tomaron un giro inesperado. El príncipe Eduardo, estaba residiendo en el Castillo de Ludlow, en la frontera con Gales, cuando supo de la muerte de su padre. Inmediatamente fue encaminado hacía Londres para ser coronado como Eduardo V. Por el camino, su tío Ricardo duque de Gloucester(que acababa de ser nombrado Lord Protector del reino) interceptó la caravana y le llevó hasta las dependencias del palacio de la Torre de Londres.

Isabel de Woodville desconfió de las intenciones de Ricardo, desde que transladó a su otro hijo Ricardo, duque de York, y sus cinco hijas a la Abadía de Westminster. Sin embargo, la reina madre estaba convencida de dejar al pequeño Ricardo unirse a su hermano en la Torre (con la excusa que el joven rey Eduardo V se sentía muy solitario) sobre la protección de Ricardo de Gloucester.

En ese momento, su tío Ricardo anunció que el matrimonio de Eduardo IV era inválido, alegando que su hermano era bígamo. A partir de entonces todos los príncipes de la casa real fueron declarados ilegítimos.Del joven rey Eduardo V y de su hermano Ricardo, duque de York, confinados en la Torre de Londres, nada más se supo de ellos.Así, sin ningún freno que lo detuviera, Gloucester se convierte en Ricardo III.Infelizmente,no hay constancia de como Elizabeth de York reaccionó ante la desaparición de sus jóvenes hermanos.

A pesar de Isabel ser ahora bastarda,se decía que Gloucester quería contraer matrimonio con ella. Pero su madre, en secreta correspondencia con Margarita de Beaufort, acordó el matrimonio de Isabel con el hijo de Margarita, principal rival de Ricardo III y heredero exiliado de la Casa de Lancaster, Enrique Tudor, duque de Richmond, quién hizo pública la promesa de casarse con Isabel si se convertía en rey de Inglaterra.

Dos años después de tomar el trono, Ricardo III fue derrotado por Enrique Tudor en la Batalla de Bosworth en agosto de 1485. Sin embargo, el nuevo monarca no se mostró muy apurado en casarse con Isabel. Dos meses más tarde, el 30 de octubre, Enrique es coronado, y continuó posponiendo la boda. Finalmente el Parlamento, bajo la presión popular, exhorta al soberano a cumplir su promesa. El matrimonio fue celebrado el 18 de enero de 1486 en la Abadía de Westminster.Su unión trajo el fin de la Guerras de las Rosas y el nacimiento de un único emblema, el de la Dinastía Tudor, uniéndose la rosa blanca de York y la rosa roja de Lancaster.

Nueve meses más tarde, la nueva reina da a luz a un hijo. Se le dio el nombre simbólico de Arturo, en honor al legendario rey. Isabel fue finalmente coronada reina consorte, el 25 de noviembre de 1487. A pesar de ser la soberana, en realidad la persona que regentaba el palacio era su suegra Margarita de Beaufort.La madre de la propia reina, Isabel de Woodville sospechosa de haber participado en un complot contra el nuevo monarca, fue encerrada en un convento de monjas y despojada de todas sus pertenencias.

Isabel y Enrique tuvieron siete hijos, cuatro de ellos sobrevivieron a la infancia: Arturo, Margarita, Enrique(futuro Enrique VIII) y María, un porcentaje bastante decente para aquella época.

El hijo mayor y heredero de la corona, Arturo, muere el 2 de abril de 1502, cinco meses después de haberse casado con la princesa Catalina de Aragón; este fatídico acontecimiento motivaría a que Isabel se embarazara por séptima vez, con el propósito de asegurar la continuidad dinástica de los Tudor.El 2 de febrero de 1503, en la Torre de Londres, Isabel da a luz una niña, que recibe el nombre de Catalina, en honor a su nuera Catalina de Aragón, como una hija para Isabel. La criatura apenas viviría unas horas. Trágicamente, la soberana seguiría a su hija nueve días más tarde, muriendo de fiebre puerperal en el dia que cumplía 37 años.

La relación de Enrique VII e Isabel de York no está bien documentada, pero hay varios escritos que sugieren que se trataban de una manera tierna y cariñosa.Su matrimonio aparentaba haber sido feliz, a veces algo inusual en medio de tantas intrigas políticas y uniones de conveniencia. Después de la muerte de su esposa, el monarca prometió que jamás volvería a casarse. No se sabe si en realidad lo dijo de corazón o era simplemente una maniobra diplomática. De todas maneras,el rey, que era conocido por ser un hombre avaro, decide, increíblemente, darle a su mujer unos funerales espléndidos, siendo sepultada en la Abadía de Westminster, en la Capilla de la reina. Su magnífica efigie renacentista, obra del escultor Pietro Torrigiano,se encuentra al lado de la de su marido.

Isabel de York fue la única reina inglesa en ser hija, hermana, sobrina, esposa y madre de reyes ingleses. Además, se tomó su retrato como base para dibujar la figura de la reina en la baraja de naipes.

Fuentes Bibliográficas:

es.wikipedia.org/wiki/Isabel_de_York

tudorhistory.org/people/eyork/

womenshistory.about.com/od/medbritishqueens/a/elizabeth_york.htm

www.englishmonarchs.co.uk/tudor_11.htm

1 comentario:

Silvia Maldonado dijo...

¡Ufff! A ver... el primer hijo de Elizbeth of York y de Henry VII nació 8 meses después de su matrimonio. De ahí que muchos historiadores piensen que Henry queria asegurarse que Elizabeth era fértil, antes de casarse. Éso explicaría que pospusiera el matrimonio.

Sí hay constancia de la reacción de Elizabeth Woodville a la desaparición de sus hijos Edward y Richard en la torre de Londres. Pocos meses después, le confió a Ricardo III la custodia de sus hijas, entre ellas Elizabeth, mientras ella seguía protegida en la abadía de Westmister ¿Confiaría una madre sus hijas a un asesino?

También sabemos que Henry VII desposeyó a su suegra, E. Woodville, de sus bienes, cuando ésta conspiró para quitarlo del trono, a pesar de que su propia hija era la reina. Eso sí, ya tenían heredero que lo sustituyera.

Es un periodo de la historia inglesa muy turbulento, la guerra de las rosas.