lunes, 2 de marzo de 2009

Carta de amor de la Reina Catalina Howard a Thomas Culpeper



Esta es una única carta que se conserva atribuída a Catalina Howard, quinta esposa de Enrique VIII.Fue escrita en la primavera de 1541 a su supuesto amante, Thomas Culpeper, ocho meses después de haber contraído matrimonio con en monarca inglés. La joven Catalina estaba profundamente enamorada de ese distinguido caballero. Lady Jane Bolena (viuda de Jorge Bolena) deseosa de halagar y distraer a su señora, no tuvo reparos en proporcionar a la reina ocasión de entrar en unas relaciones para las que su corazón se hallaba muy dispuesto. La dama de compañía, aprovechando su natural aptitud para el alcahueteo, se dedicó a preparar entrevistas para la enamorada pareja. El ambicioso Culpeper, objeto de aquella regía adoración, no se dejó convencer en un principio; pero al fin triunfó el cariño que él también sentía por Catalina. Las entrevistas celebradas fueron de una intensidad y un nerviosismo extremos .

Después de la caída en desgracia de Catalina, Culpeper fue uno de los hombres acusados de cometer adulterio con la reina. Aquello era considerado traición, y Culpeper fue ejecutado (junto a Francis Dereham, que fue amante de Catalina antes que llegara a la corte). Culpeper trató de salvarse a si mismo diciendo que se había citado con Catalina únicamente porque la joven reina estaba "muriendo de amor por él", y no dejaba que abandonara la relación. Catalina, por su lado, alegó lo contrario, dijo a sus interrogadores que él pedia incesantemente encontrarse con ella, y sentía demasiado miedo para negarse. Sin embargo, la carta expone claramente la versión de los hechos contados por Culpeper.

Catalina no recibió la misma educación que las otras esposas de Enrique VIII, aunque su mera capacidad de leer y escribir era lo suficientemente impresionante para la época. Se transcribe aquí como originalmente escrito, y los errores gramaticales son de la propia Catalina.



Master Culpeper,

Os ruego- le decía- que me enviéis a decir cómo os encontráis.

Me dijeron que estabais enfermo, y jamás he deseado cosa alguna tanto como veros.

Mi corazón muere sólo de pensar que no puede permanecer para siempre en vuestra compañía.

Venid cuando esté aquí Lady Rochford, pues así me será más fácil estar a vuestras órdenes.

Os agradezco que hayáis prometido ayudar a ese pobre, mi criado, ya que, si él se marchare, no me atrevería a enviaros recado con ningún otro.

Os ruego le deis un caballo, pues yo no he podido conseguir uno para él; por lo tanto, mandadme uno para él; y con esto me despido, esperando veros de aquí a poco.

Ojalá estuviera yo ahora con vos, para que vierais el trabajo que me cuesta escribiros.

Vuestra mientras dure la vida,
Catalina


Olvidaba deciros una cosa, y es que habléis a mi criado y le mandéis que se quede aquí, pues dice que hará lo que vos le ordenéis.




Antes de morir en el cadalso el 13 de febrero de 1542, Catalina pronunció unas emotivas palabras:

"¡Hermanos! Os juro por el viaje que ahora mismo he de emprender que yo no he faltado al rey. Ahora bien, es cierto que antes de que el rey se fijase en mí yo amaba a Culpeper, ¡y ojalá hubiese accedido a lo que él me rogaba que hiciera!, pues cuando el rey quiso hacerme suya, Culpeper quería que yo dijese que estaba comprometida a él. Si lo hubiera hecho, no moriría ahora de esta muerte, ni tampoco él habría perecido. Más me hubiese valido tenerle por esposo que se dueña del mundo; pero el ansia de grandeza me cegó, y puesto que la culpa es mía, justo es que también lo sea el sufrimiento. Mi mayor dolor es que Culpeper haya tenido que morir por mi causa."

Bibliografía:
Hackett, Francis: Enrique VIII y sus seis mujeres, Editorial Juventud S.A., Barcelona, 1975.


http://gen.culpepper.com/historical/howard/letter.htm

19 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Pobre chica, que mala suerte de destino, cuando parecia que podria alcanzarlo todo.

Yo creo que es la que mas lastima inspira. Era muy joven e imprudente. A quien se le ocurre escribir esas cartas, sobre todo despues de saber lo que le habia pasado a Ana.

Bisous, madame

Catherine Heathcliff dijo...

Querida Caroline:

De todas las esposas de Enrique VIII, Catalina Howard para mi gusto, fue la peor, o mejor dicho, la que menos me gusta. Teniendo en cuenta lo que le había pasado a su prima Ana, demostró tener muy poco juicio, así como un talante caprichoso y bastante ignorante.

En fin, pecaba de desmedida juventud para tan grande tarea...

Gran post, Caroline.

Un beso muy fuerte,

Catherine Heathcliff.

Jacko dijo...

uhm q tragico final pero su imprudencia la llevo ahi; sus palabras si que son desgarradoras.

Kassiopea. dijo...

Se dejó cegar por el poder y esa fue su perdición.

Caroline dijo...

Hola a todos!

Madame Minuet: Realmente Catalina fue muy imprudente en actuar de esa forma. Viendo lo que le había pasado a Ana Bolena, podía haber sido un poco más cauta a la hora de relacionarse con su amante.

Catherine: Catalina no era la consorte idonea para un monarca como Enrique VIII, hubiese sido más adecuado si hubiera contraido matrimonio con cualquier caballero del reino. No tenía la educación necesaria para ocupar ese puesto, dicen que apenas sabía leer y escribir.
Pensaba que podía seguir actuando como cuando era dama de compañía, flirteando con los caballeros de la corte. Creía que nadie la pillaría.La verdad es que carecía del ingenio y la personalidad de Ana Bolena, siendo una adolescente ingenua e inconsequente.
La verdad es que me da mucha pena, por un lado es normal que estuviera abrumada al se coronada reina, por otro, creo que fue una víctima de la ambición del clan Howard, principalmente de su tío, el Duque de Norfolk.

Jacko: Bienvenido a mi espacio! La verdad es que casi me saltan las lágrimas al leer el discurso de despedida de Catalina.

Kassiopea: Como cualquier dama de su época, la ambición se apoderó de ella al igual que Ana Bolena. De cierta forma, si el rey se había encaprichado de ella, como se iba negar? No tenía escapatoria.

Besos,

Caroline

Minerva dijo...

Hola Caroline!

No conocia esta historia de Catalina Howard, aunque francamente no estoy casi nada deacuerdo con sus palabras de despedida, o sea aceptó a Enrique VIII por ambición, cuando en realidad amaba a otro hombre, creo que debió actuar como una mujer de verdad y quedarse con la persona a la que en realidad quería, eso desde mi punto vista de chica actual, jajaja, ahora si se piensa un poco en como se desarrollaban las cosas en esa época, pudo ser como dices que se casó con Enrique VIII por imposición de su familia, lo cual no sería nada extraño.

Besitos!

La Dame Masquée dijo...

Madame, puede pasar usted cuando guste a recoger el premio que le entrego en mi blog.

Enhorabuena!

manzas dijo...

Sublimes versos escapam das almas dos poetas
Viajando até ao fundo dos céus como balões …
Suspensos ficam no tecto brilhando poesias inquietas
Reflectindo olhos orvalhados em prados de emoções

Dedicado a todos
Os poetas e poetisas
Deste mundo,
Os que já adormeceram,
E aos outros
Que ainda nem sono têm...

Bem hajam!

Um resto de uma boa semana...

O eterno abraço…

-MANZAS-

Elena dijo...

Yo he leído en varios sitios que las cartas eran falsas ya que Catalina Howard era más bien tirando a no muy lista y no sabía escribir, aunque cuesta creerlo ya al ser de la nobleza, la educación de las damas solía ser muy cuidada...Da que pensar :S

Caroline dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios! Perdonen el retraso. Esta semana he estado un poco liada en mi trabajo, espero a principios de la semana que viene publicar un post nuevo.

Minerva: Soy partidaria que el ascenso de Catalina Howard se debió a una imposición familiar. Creo que ella actuó como una pieza de ajedrez en toda esa historia.

La Dame Masqueé: Muchas gracias por el premio, que alegría tan grande recibirlo!

Manzas: Adoro ler seus poemas, sempre repletos de emoçao e sensibilidade.

Elena: Tanto Catalina Howard como Jane Seymour no recibieron una esmerada educación con respecto a otras consortes de Enrique VIII. Catalina apenas sabía leer y escribir, y menos aún comunicarse en otro idioma. Hay un grupo de historiadores que pone en duda la veracidad de esta carta, con su poca instrucción era incapaz de redactarla. Pero cabe la posibilidad que hiciera un gran esfuerzo para escribirla, si es así, pecó de ingenua en exponer tan abiertamente su sentimientos hacia su amante.

Besos,

Caroline

Elena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena dijo...

Se duplican comentarios! viva! XD

Hola Caroline! Encontré algo muy interesante que seguro os intriga a vosotr@s también :).

Algo curioso que he leido esta tarde sobre Catalina Howards, según el libro "Las seis esposas de Enrique VIII" (lo recomiendo, es muy interesante de leer) no hay ningún cuadro oficial de Catalina Howard, la joven es confundida con Elizabeth Seymour, que es la que aparece en el retrato. Comentan que sólo cinco de las seis esposas fueron retratadas, y la que falta es la "rosa sin espinas".
Según he leido también, Catalina era extremadamente pequeña, tanto en cuerpo como estatura, era pelirroja y fue descrita como "de belleza mediana" término también usado para Ana de Cléves (recordemos que tenía la cara picada de viruela). También indican en el libro que Catalina Parr nunca fue llamada ni considerada hermosa (al menos según los canones de la época para ellos no lo era). Lo curioso es que a mi la menos agraciada me parece Juana Seymur, con su barbilla, nariz y labios tan apretados, esa frente no sé, en conjuto no me gusta, en belleza al menos para mi gusto en primer lugar iria Catalina de Aragón, seguida por Ana Bolena.
Elizabeth Seymour era la hermana de Juana Seymour, busqué en wikipedia y en efecto, como pone en el libro, ahi esta el cuadro sujeto a un breve resúmen en inglés

http://en.wikipedia.org/wiki/Elizabeth_Seymour,_Marchioness_of_Winchester

No sé si el resto de cuadros son de Elizabeth o Catalina..(eso de no poner los nombres no fue buena idea XD)

Besos!

Caroline dijo...

Muchas gracias por tu aportación Elena. Efectivamente no existe ningún retrato confirmado de Catalina Howard, hay muchas dudas sobre si el cuadro que mencionaste perteneció o no a Catalina Howard. Lo más probable es que se tratara de Elizabeth Seymour, si observamos viste de luto, muy austero, ya que era una joven viuda antes de casarse con el hijo de Cromwell. Esa imagen creo que no concuerda con la coqueta e vivaz Catalina. Según el libro de Antonia Fraser, el único retrato posible de ella, es una imagen de perfil, en una ventana del King´s College, Cambridge.

Besos,

Caroline

Elena dijo...

Buenas!! He encontrado una web donde sale la ventana que comenta la autora del libro, pero mujeres de perfil no veo, solo una que es rubia y lleva un tocado con trenzas, alguien ve una mujer pelirroja como Catalina? (esto es como..donde esta wally? jajaa)

http://tudorswiki.sho.com/page/Katherine+Howard+Historical+Profile?t=anon

Besos!

Anónimo dijo...

¿POR QUÉ SERÁ QUE A LAS MUJERES A LO LARGO DE LA HISTORIA SE LES HA DENEGADO LA CAPACIDAD DE SENTIR Y DE DECIDIR?

CATALINA HOWARD FUE CASADA CON ENRIQUE VIII POR RAZONES POLITICAS, NO POR AMOR. SIN EMBARGO, SE LE EXIGIÓ FIDELIDAD ABSOLUTA.ENRIQUE VIII, SIN EMBARGO, NO TENÍA IMPEDIMENTO ALGUNO PARA SER ADULTERO.

alcides dijo...

Estoy convencido de que específicamente el papel de mujer en la era de Enrique VIII, debe de ser de lo más prudente, pero destaco la osadía de Catalina Howard, he leído las 6 esposas de Enrique, y estoy convencido de que el Rey, fue un déspota desmedido, psicopata, acomplejado, es digno de ser traicionado, no una ves, sino cientos de veces.

lady grey dijo...

Pobre mujer, lastima que su final haya sido tan trágico.
Personalmente, no es de mi agrado Catalina Howard, aún así es imposible no sentirse mal por su horrible asesinato.
Espero que leas el comentario que hice en el link de Ana Bolena, fechado el 10 de Octubre.
Besos y abrazos...

Anónimo dijo...

Es posible que Catalina Howard fuera la esposa con menos carisma de Enrique VIII (junto con Jane Seymour), pero no debemos olvidar que también fue la más joven y que tampoco recibió una educación privilegiada como sus antecesoras.
Por otro lado no debemos olvidar que las mujeres eran moneda de cambio, tener como familia a la amante del rey significaba poder, riqueza y por supuesto notoriedad, era difícil tener una hija casada con un rey pero no tanto tener a una hija concubina del mismo, y si le daba un hijo pues mejor.

karLiix dijo...

hola.. he leido tal vez aun pocos libros sobre la corte tudor especialmente de ana bolena , en el libro de la otra bolena de gregory se le muestra como una mujer codiciosa , llena de ambiciones y que realmente deseaba ser la reina despojar a la que para mi fue la mejor reina de ingleterra y una de las mujeres que mas admiro CATALINA DE ARAGON , mas sin embargo en el libro de la dama de la torre de jean plaidy describen a ana como una mujer que realmente lo unico que siempre quizo en el mundo fue cuidar su orgullo , su dignidad como mujer y su integridad , la verdad son muchas versiones pero prefuero quedarme con la que no fue una mujer tan mala..! muy buuen blog te felicito y me encanta leerlo .!