jueves, 31 de diciembre de 2009

Los tocados en forma de cono o hennin

El Hennin era un tocado en forma de cono usado por la damas de la nobleza europea durante el siglo XV. Se estilaban mucho en Borgoña, Francia y en otros países del norte de Europa, entre ellos Hungría y Polonia. Los hennins cónicos empiezan a hacerse populares a mediados de ese siglo, en un principios solo entre las mujeres de la aristocracia, aunque más adelante su uso se propagó por otros sectores de la población, entre ellos la burguesía. Normalmente el hennin medía entre 12 y 18 pulgadas (30-45 cm) de alto, no obstante podría ser considerablemente mayor. La parte superior de estos sombreros cónicos eran de pico, mientras otros tenían una forma truncada con un acabado plano.



Ilustracción del Libro de la Horas de María de Borgoña (1480). En la imagen contemplamos el hennin de pico.




Detalle del cuadro "La esposa del donante", obra de Petrus Christus (aprox. 1450). En él observamos la forma de hennin truncada.



Por lo general, era acompañado de un velo transparente que solía salir de la parte superior del cono y se dejaba caer sobre los hombros o incluso llegaba a tocar el suelo. A veces también era colocado hacía delante donde cubría parte de la frente y del rostro.



Imagen sacado del manuscrito " Confessio Amantis" de John Gower (1470). En él contemplamos como el velo cubre parte del rostro de la mujer.



Esta ilustración proviene del libro "Le Roman de la Rose" de Guillaume de Lorris and Jean de Meung hecho para Luisa de Saboya a finales del siglo XV. Vemos que el velo transparente de la mujer llega hasta el suelo y otro negro le cubre los cabellos.




Esta joven dama porta un ejemplo de hennin cónico sobre una tela de terciopelo negro muy fina. Obra del holandés Hans Memling, extraído del díptico"Alegoría del verdadero amor" (1485-90).


El hennin se llevaba inclinado hacía atrás en un ángulo. Estaba hecho de un material ligero, a menudo cartón o una malla de alambre sobre el cual se había fijado una fina tela, sin embargo no se sabe con precisión los detalles de su elaboración. Se recogían los cabellos y éstos era ocultados en el interior del cono (posiblemente uno de los extremos del velo estaba atado y enrollado al pelo, el resto de la cabellera que quedaba libre era conducido a través del agujero hasta la punta del cono), si bien que algunas imagenes nos muestran que se estilaba el pelo largo suelto detrás del hennin.




Estas doncellas usan el hennin sobre el pelo suelto, aunque en cima de la cabellera se deja ver un velo transparente. De la punta del cono cuelga un largo tul. Imagen sacada de las "Cronicas de Francia" de Froissard ( Isabel de Francia llegando a la ciudad).






Hennin utilizado sin cofia sobre el pelo suelto. Imagen extraída de la obra "Augustine, la ciudad de Dios", manuscrito iluminado por Maestro François.



A simple vista, la primera imagen que nos viene a la cabeza cuando contemplamos estos tocados son los cuentos de hadas de princesas que leíamos en nuestra infancia. Es inevitable transportarse ni que fuera por unos instantes a ese mundo de fantasía y encantamiento que tantos nos hizo soñar. A mi particularmente me siguen fascinando. En breve, habrá una próxima entrega con más variedades sobre los tocados del siglo XV, espero que sea de vuestro agrado.



Bibliografía:


http://en.wikipedia.org/wiki/Hennin

http://cadieux.mediumaevum.com/burgundian-reference.html


http://www.wga.hu/frames-e.html?/html/c/christus/1/index.html

17 comentarios:

Gema dijo...

Tenian que ser imprsionantes, aunque no se yo si entrarian por las puertas xd

Madame Minuet dijo...

Madame, que curioso, precisamente iba pensando en eso a medida que leia su entrada: en los cuentos de hadas que inspiraban nuestros disfraces de princesa cuando niñas. Me hubiera parecido inconcebible una princesa sin hennin!

Feliz año nuevo, Lady Caroline, que tenga una maravillosa fiesta y un extraordinario año nuevo!

Bisous

Lady Caroline dijo...

Gema: A mi también me parecen deslumbrantes y muy imponentes. Tienes razón, imagínante la incomodidad que sería traspasar una puerta!!Veo a las damas agachándose a todas horas.¡¡Feliz Año!!

Madame Minuet: La verdad es que yo tampoco puedo imaginar un disfraz de princesa sin hennin, en mi mente lo tengo muy arraigado a igual que Usted. El hennin les daba una aire mágico y único. Feliz Año Madame Minuet, que pase una noche estupenda rodeada de sus seres queridos. Le deseo un 2010 lleno de realizaciones y triunfos!

Besos a las dos.

joselop44 dijo...

Como siempre, tus entradas embelesan a cualquier aficionado a la historia. Eres estupenda.
Un gran abrazo y
¡Feliz Año Nuevo!

Negrevernis dijo...

Interesante y curiosa. Las damas del unicornio, madame.
Saludos y feliz tarde.

Lady Caroline dijo...

Joselop: Muchísimas gracias, que halagos preciosos. Un gran abrazo para tí también!

¡Feliz Año Nuevo!!


Negrevernis: Gracias por la visita!
Saludos y que pases una excelente tarde!

Ana Trigo dijo...

Son preciosos, Caroline! Siempre me han gustado muchísimo los hennims. Y es que como habéis dicho es el tocado de nuestras hadas, de nuestros juegos de niñas. Preciosa entrada.

Lady Caroline dijo...

¡Muchas gracias por pasarte por mi morada Ana! A mi también me encantan los hennins, me hace recordar aquel mundo de fantasía que rodeaba nuestra infancia. Yo adoraba que mi madre me disfrazara de princesa!

Besos

Cayetano dijo...

Muy interesante su blog sobre usos y costumbres de la Corte. Un sitio donde perderme de vez en cuando para entretenerme y documentarme.
Muy curiosa la Navidad en tiempos de Enrique VIII de Inglaterra, ese gra. bebedor.
Por si le interesa, he publicado en mi blog una entrada sobre una novela de una amiga bloguera basada precisamente en la Edad Media, donde salen nobles, guerreros y demás.
Un saludo y mi enhorabuena por el blog.

Lady Caroline dijo...

¡Bienevenido Cayetano a mis líos cortesanos! Es un placer tenerle por aqui. Mañana me paso a leer su artículo, la novela de su amiga seguro que será fascinante.

Un gran saludo y muchas gracias por hacerse seguidor.

lady grey dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lady grey dijo...

Hola Lady Caroline...
Lamento no haber visistado tu blog, pues me encontraba solucionando algunos problemas personales...
Me parece un hermoso tocado, pero prefiero el tocado frances, me sorprende el gran ingenio de las personas que elaboraban estos bellos accesorios...
Besos y abrazos...

Lady Caroline dijo...

Lady Grey: Me alegro de recibir nuevamente un comentario tuyo! No te preocupes, en primer lugar están las obligaciones y los asuntos familiares.
Es admirable la manera como se confeccionaban los tocados,incluso hasta hoy sigue siendo un enigma parte de su elaboración. Los tocados franceses también me parecen muy bellos.

Besos y gracias por la visita

Pilar Moreno Wallace dijo...

Verdaderamente curioso conocer la moda de entonces. Creo que también entonces la moda imponía sus "leyes" ...

Lady Caroline dijo...

Pilar Moreno: Claro que sí, la moda seguía unos cánones concretos y las damas tenía que ir vestidas a la última!

Saludos

Garcias, Gisele Alejandra dijo...

Si, pasar por la puerta es extremadamente difícil
https://www.facebook.com/lafraternidadflordelis/

Garcias, Gisele Alejandra dijo...

Si, pasar por la puerta es extremadamente difícil
https://www.facebook.com/lafraternidadflordelis/