sábado, 7 de marzo de 2009

Juana I de Castilla, "Loca de Amor":Tercera Parte

Familia del Emperador Maximiliano I por Bernhard Strigel (1460 - 1528)
Fila de atrás: Maximiliano I, Felipe I, Juana de Castilla
Fila de enfrente: Fernando, Carlos, Eleonor



De pronto, llegarían malas notícias procedentes de España, que cambiarian por completo el destino de Juana. El 26 de noviembre de 1504 fallecia la reina Isabel. Ese hecho convertía automáticamente a Juana en Reina de Castilla. Felipe el Hermoso ya no era sólo conde de Flandes y archiduque de Autria, a partir de entonces sería considerado Rey Consorte de Castilla. Pero la incapacidad de la nueva soberana española para gobernar, daba más protagonismo a Felipe,de hecho, se podía decir que era el auténtico monarca de los reinos castellanos.

Su madre, la reina Isabel, murió con una gran angustia en el pecho, de ver como aquel mal se estaba apoderando de su hija. Le preocupaba el problema sucesorio que dejaba su muerte. No quería que fuera Felipe, su yerno, sino Fernando, su marido, el que gobernara, para que Juana se dejara llevar por los consejos de su padre. Fernando el Católico ocuparía la Regencia Castilla como Gobernador del Reino, en nombre de Juana, hasta que su nieto Carlos cumpliera veinte años.



El testamento de Isabel la Católica, Eduardo Rosales, 1864, Museo del Prado.



Pero el marido de Juana, el archiduque Felipe no estaba por la labor de renunciar al poder y en la concordia de Salamanca (1505) se acordó el gobierno conjunto de Felipe, Fernando el Católico y la propia Juana. Todo aquello se reflejaría en la vida de nuestra insólita pareja. En aquella época, encontramos un nuevo acercamiento entre Juana y Felipe, ya no son meros rumores, hay pruebas que comprueban tales especulaciones. Sólo hay que observar que a los nueve meses la nueva reina de Castilla daba a luz a una niña, el 15 de septiembre de 1505, y a la que se pondría el nombre de María. Pero pasados esos días de arrebatos de pasión, debido a las "buenas nuevas políticas", el archiduque volvió a sus andadas, dejando de cumplir con sus deberes conyugales, tan desesperadamente solicitados por la "terrible" Juana.

Debido a las crisis de la archiduquesa, Felipe llegó a encerrarla en su cuarto, de forma que empezó a conocer lo que era una verdadera prisión. Juana como protesta, se recusaba a comer, declarando una huelga de hambre. Sin embargo, su lucha no terminaba así, utilizaba otras armas, como las súplicas, gritos, bastonazos contra la puerta y cartas encendidas de amor a su marido. En ocasiones lograba su objetivo, consiguiendo que Felipe volviese al lecho conyugal. Pero aquella situación no podía prolongarse demasiado. En realidad, Felipe fue distanciándose cada día más, atendiendo a los problemas de Estado, distrayéndose con la caza o aventurándose en nuevas relaciones amorosas. Juana, observando lo que le rodeaba, se hundía en una profunda depresión, se encerraba en un cuarto oscuro sin querer ver a nadie, totalmente abatida.


El 07 de Enero de 1506, la flota flamenca, com los nuevos Reyes de Castilla, embarcó rumbo a España. Dejaron atrás cuatro de sus hijos: Leonor, Carlos, Isabel y María. El otro infante, Fernando, esperaba a sus padres en tierras castellanas. Después de una travesía marítima complicada y arriesgada, permaneciendo en Inglaterra durante tres largos meses, llegaron finalmente el 26 de abril a La Coruña. La llegada de los reyes provocó el definitivo enfrentamiento entre Felipe (apoyado por la nobleza castellana) y Fernando, siendo una de las causas la pretendida locura de Juana esgrimida por el Hermoso para hacerse con la regencia. Fernando abandonó Castilla y dejó libre el camino a su yerno.Felipe fue proclamado entonces Rey de Castilla en las Cortes de Valladolid con el nombre de Felipe I.


Bibliografía:

Fernández Álvarez, Manuel: Juana la Loca, La Cautiva de Tordesillas, Espasa-Calpe, Madrid, 2001.

http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_I_de_Castilla

10 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Que sensacion de desamparo tan grande debio de sentir al fallecer su madre. Tuvo que ser terrible sentirse desgarrada entre su padre y su marido.

Ese cuadro de la familia del emperador Maximiliano es una de las maravillas del Kunsthistorisches de Viena. Por mas que una lo vea en laminas, no tiene nada que ver con la impresion de verlo alli exhibido. Es uno de los que mas honda emocion me ha producido.

Feliz tarde, madame

Elena dijo...

Ese cuadro en concreto es revelador, por que algunos pintores disimulaban la barbilla de Carlos, que fue muy "especial" ya que por su mandíbula no cerraba bien la boca, algo que heredó de forma menos severo su hijo y nieto de Juana, Felipe II. En el cuadro también se ven los rasgos marcados como la nariz del emperador y a su hijo Felipe el hermoso, que tendría mucha carisma en la época por que belleza...he visto muchos cuadros de él, y no le veo hermoso en ninguno, especialmente en este que seguro es de los mas fiables. A Juana una vez más la veo distinta en que en los otros, su cara no es redondeada ni alargada como en otros, si no bastante simétrica, sus ojos adivino aqui aparecen azules pero no estoy segura, y su tocado es al mas puro estilo "virgen Maria" por lo que el pelo tampoco sabemos como lo tiene, si era pelirroja, rubia, castaña o morena...Nos quedaremos con la suda :S

Muchas gracias por todo Caroline ;)

Caroline dijo...

Madame Minuet: Realmente me quedé impresionada al encontrar este cuadro de la familia de Maximiliano I. Debe ser emocionante verlo tan de cerca.

Elena: El Prognatismo caracterizo la mayor parte de los Austrias, esto se vió favorecido aún más por los matrimonios endogamicos. Para disimular esta caracteristica solian dejar crecer la barba.
Sobre la famosa belleza de Felipe, sinceramente no le veo favorecido en ninguno de sus retratos. Puede que en persona pareciera más atractivo, pero nunca lo sabremos.
Existen diversos pinturas de Juana, sin embargo todas practicamente son distintas entre sí, apenas guardan un pequeño parecido. El retrato que publiqué el en primer post dedicado a ella, aún continuan existiendo dudas si perteneció a su hermana Catalina o a ella. Yo opino que ha sido morena, con el pelo castaño y ojos rasgados, de color marron.

Besos y gracias a todas por vuestros comentarios,

Caroline

Catherine Heathcliff dijo...

Querida Caroline:

Pobre Juana... qué mala suerte tuvieron tanto ella como su hermana Catalina en cuestión de matrimonios. Amaron,sin duda, a aquellos que no merecían ni el suelo que ellas pisaban. Realmente triste, la verdad, lo cual me hace pensar en el destino que tuvieron los hijos de los Reyes Católicos, de dispar fortuna... curioso.

Sigo pensando que a Juana la utilizaron -o se dejó utilizar- por su egoísta esposo y por su ambicioso padre. Ella era, por decirlo de alguna manera, la secreta y velada pugna entre los dos, su odio mutuo y la codicia de ambos.

De nuevo, qué gran reina hubiese sido Juana si la hubieran dejado reinar.

Muchos besos,

Catherine Heathcliff.

Caroline dijo...

Gracias Catherine por pasarte una vez más por mi blog!

Los hijos de los Reyes Católicos tenían todo un futuro esperanzador por delante. Por circunstancias de la vida, todos tuvieron un trágico destino. Es una lástima que no hubiesen dado una oportunidad a Juana, tanto su padre como su marido eran unos egoístas, velando por su propio interés y ambición. La pobre Juana se veía en el medio de todo aquel lío, y era inevitable que se sintiera transtornada por la situación.

Besos,

Caroline

(`·.·•мαяgун•·.·´) dijo...

Hola Caroline

Ahora que lo pienso, Juana no estaba loca al fin y al cabo simplemente estaba obsesionada y estaba llena de celos. Es normal en algunas mujeres y en aquellos tiempos supongo que temían ser abandonadas. Me sorprendió que hubiese tercera parte así que estoy muy contenta, como te dije me interesaba bastante el artículo sobre Juana "la loca" y me he llevado una sorpresa.

Muchos besotes guapa!!

Por cierto ¿qué tal tu lectura de Amanecer?

Caroline dijo...

Hola Margyh, que alegría verte por aqui de nuevo.
El personaje de Juana es muy complejo, merece ser estudiado a fondo, y así poder compreender mejor todos los hechos que supuestamente la llevaron a la "locura". Preferí hacer una serie de artículos en vez de una única entrada, de esa forma podré explotar mejor su carácter. Espero no ser demasiado cansina con el tema! Está semana publicaré la cuarta y última entrega!

Besos,

Caroline

Melibea dijo...

¡Hola, guapa! Como curiosidad te diré que una reproducción del cuadro del Testamento de Isabel la Católica se halla en el parador de Almagro. Justo hace unos pocos días lo vi.

Un abrazo y gracias siempre por tus visitas. Cuídate

Anónimo dijo...

Hola! leyendo tu última entrada de María de Borgoña (que esta genial ;) ) y mirando la wiki, me di cuenta de algo, la que aparece en el cuadro que sale arriba de esta entrada no es Juana I de Castilla, si no la propia María de Borgoña, al menos eso pone en la wiki y el nombre en latin que aparece sobre ella asi parece indicarlo

Me encanta tu blog, besitos! ^^

LiLiTh-LoVe dijo...

Juana desperdicio tanto tiempo tratando de que su marido le fuera fiel. Tenia a sus hijos abandonados. Yo creo que Felipe no era apto para el trono de Castilla, no se porque se me afigura que por ser mujeriego era inmaduro. Fernando junto con Isabel habian transformado a España en esplendor. Que lastima que Juana fue traicionada por su marido al serle infiel, por su padre al encerrarla y por su hijo al ser tan ingrato como para que cuando se convirtio en emperador no haberla sacado de su prision