domingo, 22 de marzo de 2009

La moda femenina en la corte de Enrique VIII: Los vestidos

La mayoría de los extranjeros opinaba que las mujeres inglesas vestían mal y sin recato, pero lo que vemos en los retratos induce a pensar que en Inglaterra los escotes no eran más bajos que en otras partes. Aunque es verdad que la moda inglesa iba a la par que el resto de Europa, las damas vestían suntuosamente y llevaban vestidos cuya confección requería como mínimo nueva metros de tela. En 1501 Catalina de Aragón presenta el verdugado (un tipo de saya acampanada) a la corte Inglesa, que añade más rigidez a la moda femenina y será un requisito necesario para todas las prendas de vestir del siglo.


Dos damas de la familia de Tomás Moro (1527-28)



La cola del vestido era larga y formaba una gaza en el extremo para que se viese la enagua o se llevaba sobre el brazo. Los corpiños eran muy ceñidos, tenían escotes amplios y cuadrados con ribetes de ofebrería o joyas y se estrechaban gradualmente hasta rematar en punta por detrás, donde se ataban los cordones. Los corsés con bisagras o "cuerpos" con varillas de metal cubiertos de terciopelo , cuero o seda, se introdujeron hacia 1530. En el decenio de 1540, el escote cuadrado empezó a retroceder ante el cuello alto. Las mujeres embarazadas llevaban corpiños con cordones delanteros que podían aflojarse a medida que transcurrían los meses y crecía la barriga.



En 1530 había aumentado el número de mujeres que usaban el verdugado y las faldas se hicieron más rígidas y más amplias, ahora de llevaban abiertas por delante para que se viese la enagua. Alrededor de la cintura las damas llevaban un ceñidor adornado con joyas del cual colgaba una cadena con un pomo perfumado. Las mangas iban aparte, en los primeros tiempos del reinado se ajustaban mucho la muñeca y su puños se adornaban con pieles y bordados. Con el tiempo se hicieron cada vez más recargadas, con mangas intercambiables debajo, anchas y acuchilladas, con bordes festoneados, y otra manga larga encima, vueltas hacia atrás para que pudiera verse la excelente tela o piel del forro. La mayoría de las mujeres usaban medias negras de estambre tejidas a mano y sujetadas por medio de ligas. La unica prenda interior era el vestido camisero.




La reina Catalina Parr, retrato de 1545 atribuido a Master John

La mayoría de las prendas de etiqueta las hacían sastres profesionales que trabajaban por encargo y utilizaban las telas y los adornos que suministraban los comerciantes de tejidos y complementos, que solían importar sus mercancías del extranjero. Generalmente eran más caras que las mejores prendas de diseño de hoy: el valor de un jubón o un vestido equivalía a los ingresos anuales de un trabajador no especializado.


Las telas más costosas y más buscadas eran las diversas clases de seda, terciopelo, damasco, brocado y raso, y el paño de oro y el de plata, que se tejían con urdimbres de metales preciosos, a veces con una trama de seda de color. Esos tejidos, que procedían principalmente de Venecia y Génova, solían llevar suntuosos estampados de granadas, alcachofas, piñas, capullos de rosa, y coronas que se hacían con tintes brillantes.

Bibliografía:

Weir, Alison: Enrique VIII, el rey y la corte, Círculo de Lectores, Barcelona, 2004.

http://www.historyonthenet.com/Tudors/tudor_costume.htm

http://www.pbs.org/wnet/sixwives/times/fashion.html

http://www.nehelenia-designs.com/Ye_Olde_Online_Shoppe/Renaissance/Tudor/tudor.html

4 comentarios:

El Bosque Olvidado dijo...

Pues a mi me gustan los vestidos ingleses de la epoca. Cierto que siempre he tenido debilidad por las modas francesas, pero los vestidos ingleses del XVI me parecen muy bonitos. Me gustaria tener unos cuantos :)

Un saludo

Diana de Méridor

carmencmbejar dijo...

La verdad es que bonitos eran, pero incómodos... Imaginaos en verano o la hora de sentarse con tantas capas de tela y la estructura para ahuecarlas. ¡Una tortura!
Saludos

Jacko dijo...

se veen muy bonitos y elegantes pero como dicen debieron ser incomodos y muy pesados y sobre todo en verano ufff q bochornooo debieron de haber sentido. que sadicas eran las mujeres al usar el corse estando embarazadas.

Caroline dijo...

Diana de Meridor: Ojalá un día puede obtener un vestido como el de Catalina Parr, es tan hermoso! Me gusta mucho la forma de V que tiene!

Carmen y Jacko: Estoy de acuerdo con vosotros, debería ser insoportable aguantarlos durante el verano, pero lucir tan elegantes tenía un precio! Menos mal que cuando estaban embarazadas llevaban un corpiño con cordones, sino pobres damas!

Besos,

Caroline