lunes, 9 de marzo de 2009

Ana de Bretaña, Duquesa titular de Bretaña y dos veces Reina de Francia


La duquesa Ana, entre su Santas Patronas, extraído del Gran Libro de las Horas de Ana de Bretaña.

Ana nació en el castillo de Nantes un 25 de enero de 1477, fue la única hija de Margarita de Foix y Francisco II, último Duque independiente de Bretaña antes de ser incorporada a Francia. Durante su infancia tuvo el previlegio de ser educada por los mejores perceptores, y se destacó en música, historia y matemáticas. Siendo aún una niña, Francia empezó a luchar por anexionarse al ducado de Bretaña como un territorio más. El pequeño reino bretón se defendió con exito a los constantes avances de Luis XI, el monarca francés. Duquesa de Bretaña a los 11 años por la muerte de su padre, su adolescencia y juventud se vieron marcadas por la traición de los nobles bretones y la ambición de los monarcas franceses que se querían apropiar del Ducado.

Una de las primeras medidas necesarias era asegurar una marido a la joven duquesa, preferiblemente anti-frances y suficientemente poderoso para mantener la independencia de Bretaña. Maximiliano I de Austria fue considerado el candidato idonea para Ana. La boda por poderes con Maximiliano, que tuvo lugar en Rennes el 19 de diciembre de 1490, le concedió el título de Emperatriz del Sacro Imperio Romano. Sin embargo, esta unión fue una afrenta a Francia, poniendo su codiciada Bretaña en manos de su enemigo.


El rey Carlos VIII de Francia envió sus tropas contra Bretaña y sometió a una gran parte de sus ciudades. Los bretones suplicaron a su Duquesa que anulase su compromiso con el Emperador y consintiera unirse en matrimonio al rey de Francia que también había solicitado su mano. Después de conocerlo en la villa de Rennes, la duquesa de Bretaña acepta su proposición de matrimonio conforme el Tratado de Laval. El 6 de diciembre de 1491, con casi quince años,se casó en el Castillo Real de Langeais con el rey Carlos VIII. Ana firmó un pacto por el que, en caso de no tener ningún hijo, debía casarse con el siguiente heredero al trono francés.


Boda entre Carlos VIII y Ana de Bretaña, pintura de Saint Evre Guillot

Esta unión empezó con mal pié: Ana que no estaba contenta con su compromiso, trajo entre su mobiliario dos camas, pero no por ello dejaron de engendrar varios hijos. Ana fue coronada Reina de Francia en Saint Denis el 08 de febrero de 1492, sin embargo, su marido le prohibió que usará el título de Duquesa de Bretaña, incrementando la tensión entre ellos. Cuando Carlos luchó en la guerra de Italia, la regencia fue parar a las manos de su hermana, Ana de Beaujeu. Más adelante se le otorgaría los títulos de Reina de Sicília y Jerusalén por la conquista de Nápoles por Carlos VIII.

Ana tuvo cuatro hijos, pero todos ellos murieron a muy temprana edad. Ellos fueron:

Carlos Rolando de Valois (1492-1495); Delfín
Carlos de Valois (1496); Delfín
Francisco de Valois (1497-1498); Delfín
Ana de Valois (1498)

Entretanto, Carlos VIII falleció en 1498 en raras circunstancias. Según se cuenta, mientras jugaba al tenis en Amboise, se dió un golpe en la cabeza con el marco de una puerta. Horas más tarde, entró en coma, y después murió. El sucesor de Carlos VIII sería su propio tío,el duque de Orleans, que reinaría como Luis XII.



Carlos VIII de Francia

Fallecido su marido, restauraron las prerrogativas de Ana como Duquesa-soberana-independiente de Bretaña. Dos días después, la ex-reina de Francia tomaba las riendas del gobierno y restablecía la Cancillería de Bretaña. Pero Luis XII no quería perder el codiciado Ducado. Mismo estando ya casado con su sobrina Juana, hermana del difunto Carlos, pero siendo viuda la duquesa de Bretaña se corría el riesgo de que independizase de nuevo sus tierras, así que Luís repudia a su primera esposa para contraer segundas núpcias con Ana y conservar el ducado.

Esta nueva boda se celebró en Nantes un 8 de enero de 1499. Si en su primer matrimonio llegó al altar como una duquesa vencida, que casa con el vencedor para evitar males mayores a su pueblo, en su segundo lo hizo como una soberana independiente que acepta entregarse libremente al rey de Francia, pero conservando todos los derechos y libertades de su patria. Aunque su nuevo marido tuviera poderes sobre Bretaña, Luís sería apenas el duque consorte. Ana sería reconocida legalmente como Duquesa títular de Bretaña, ejerciendo pleno derecho de sus funciones.

De su feliz matrimonio con Luis XII tuvieron dos hijas:

Claudia de Valois (1499-1524), que fue reina consorte de Francisco I de Francia.

Renata de Valois (1510 - 1575), que fue su heredera y contrajo matrimonio con Hércules II de Este, duque de Ferrara, y se convirtió en duquesa de Chartres.



Ana de Bretaña, miniatura de Jean Pérreal, 1508


Tras una grave enfermedad, Luis XII hace un testamento en el cual rompe el compromiso de Claudia con Carlos de Habsburgo y ordena la unión con Francisco de Angulema, futuro rey galo Francisco I. Ana busca como guardar la independencia de su tierra y parte en un extenso peregrinaje de su ducado. Trata de disuadir al rey y se encuentra con una negación categórica. Luis XII le gana la partida a su esposa reuniendo a los Estados Generales, quienes dan la aprobación de la boda de Claudia con Francisco. Ana solo logra agregar una cláusula al contrato: que si les nace un hijo o hija, ella se reserva la posibilidad de disponer del ducado a su favor.

Agotada después de engendrar y perder muchos hijos, la salud de Ana de Bretaña comenzó a deteriorarse. Sus relaciones con Luisa de Saboya, madre del futuro Francisco I, eran tensas y estaba segura que sus hijos habían muerto porque ella les había echado mal de ojo. Finalmente la reina Ana falleció el 09 de enero de 1514 sabiendo que el hijo de su enemiga heredaría no sólo Francia, sino también su amada Bretaña.



Luis XII,de marrón, y la reina, sentada en el suelo con su hija Claudia.



Bibliografía:

http://en.wikipedia.org/wiki/Anne_of_Brittany

http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_VIII_of_France

http://www.poblet-pviana.com

http://es.wikipedia.org/wiki/Ana_de_Breta%C3%B1a

http://www.cecilgoitia.com.ar

Kent, Princesa Michael: Diana de Poitiers y Catalina Medicis, rivales por el amor de un rey del Renacimiento, La Esfera de los Libros, Madrid, 2005.

12 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Pobre, no le tocaron esposos ideales, no. No me sorprende lo de las dos camas.
Creo que esta mujer es relativamente poco conocida para la importancia que tuvo en la historia. Me sorprende que este tan poco "explotada", por asi decir.

Bisous, madame

Catherine Heathcliff dijo...

Querida Caroline:

Tal y como dice Madame Minuet en su comentario, es cierto que este personaje está poco explotado; fíjate que yo no la conocía, y ha sido gracias a tu post por lo que he podido llegar a saber de ella.

Interesante personaje, sin duda, con carácter, en una época donde ser mujer era, cuanto menos, una aventura diaria.

Muchos besos,

Catherine Heathcliff.

Nora dijo...

También estoy de acuerdo, creo que en parte se debe al papel secundario que cumplíamos en esa época

Minerva dijo...

Yo tampoco conocía a Ana de Bretaña, gracias por traernos a esta mujer :).

Como detalle curioso una de sus hijas tiene mi verdadero nombre :D.

Un abrazo Caroline

Minerva dijo...

En el segundo párrafo quise decir "tenía"

curiosomundoazul dijo...

Muy buen blog.Felicidades.En mi tienes un seguidor más.

Caroline dijo...

Gracias a todos una vez más por vuestras visitas!

Madame Minuet: Hace poco me enteré de la vida de esta desconocida reina. En Bretaña es toda una heroína por defender la independencia de su Ducado. Mi interés por ella vino a raiz de leer el libro sobre Diana de Poitiers y Catalina de Médicis.

Catherine: Ana de Bretaña supo defender con uñas y dientes su pequeño y estimado reino. Luchó hasta su último aliento para que no se uniera a Francia.

Nora: Bienvenida a los Líos de la Corte!! Es una lástima que en esa época la figura femenina era ignorada y su opinión no contaba para nada. Esta dama fue todo un ejemplo de superación en pleno Renacimiento.

Minerva: Curioso detalle Claudia o Renata...??

Curiosomundoazul: Muchas gracias por hacerte mi seguidor. Es todo un halago. Bienvenido a mis líos cortesanos!

Besos,

Caroline

Alyxandria Faderland dijo...

Un poco de todo: Juana tenia tanto de loca como cualquiera, era una mujer enamorada, quizas con algo de erotomania, sola y engañada en una epoca que era solo un bien de cambio para llevar poder a otros. Que se deprimiera de no ser tomada en cuenta como es debido, es logico. ¿Porque nadie la llama Juana I?
.
La rosa sin espinas dijo claramente que prefiriria morir como esposa de Culpeper que como reina. Se ve que H. nunca en verdad habia estrenado cuernos.
.
Ana, version repetida de la misma historia....

joselop44 dijo...

Para mi es un gran descubrimiento tu blog. Es interesantísimo, enhorabuena.
Saludos

carmencmbejar dijo...

Felicidades por el blog. Sabes que he visto tu perfil y nos parecemos en muchos de los gustos? Me he permitido el atrevimiento de seguirte y además poner un enlace en mi blog.
Saludos

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado conocer detalles de la vida de Ana de Bretaña, desde luego una personalidad diría que casi adorada en Bretaña. Al final, nuestros deseos difícilmente consiguen cumplirse, porque era casi inevitable que algún día Bretaña pasara a integrarse en la corona de Francia. Besos, querida amiga.

Caroline dijo...

Bienvenidos joselop44 y carmen a mi rincón de damas y caballeros! Agradezco mucho que hayan pasado por mi humilde blog!


Alyxandra: La pobre Juana no mereció el trato que le dieron, siempre ocupando un segundo plano.
La inocente Catalina creyó poder actuar como una coqueta adolescente pensando que nadie la pillaria en fragante.
Ana de Bretaña fue la heroína de su pequeño condado, luchó hasta el final por su independencia.

Isabel Romana: Me alegro que te haya gustado la historia de esta desconocida reina de Francia.Fue una dama muy constante y determinada, hasta el final defendió la libertad de su adorada Bretaña.

Besos,

Caroline