jueves, 5 de junio de 2008

Maria Tudor, “Reina de Francia y Duquesa de Suffolk”


María Tudor nació en el palacio de Richmond, el 18 de marzo de 1496, siendo la quinta de los siete hijos del rey Enrique VII de Inglaterra y de Isabel de York.
Desde pequeña compartió gustos con su hermano, el futuro Enrique VIII, tales como las macaradas, los bailes y las fiestas.Debido a esa estrecha amistad que les unía, no dudó en llamar a su única hija superviviente María como ella (futura María I , hija de Catalina de Aragón).

En 1508, Enrique VII pactó con el emperador Maximiliano de Habsburgo para casar a María con su nieto Carlos de Borgoña, que luego se convertiría en rey de España con el nombre de Carlos I y en emperador de Alemania con el de Carlos V. Sin embargo cuando se iba acercando la fecha de la boda, Maximiliano creyó conveniente romper el compromiso matrimonial. Ya no le interesaba la unión con Inglaterra. En ese momento Enrique VII había muerto y reinaba Enrique VIII.

Despúes de lo ocurrido, el monarca inglés pusó los ojos en el país vecino, Francia. El rey Luis XII acababa de quedarse viúdo, y Enrique pensó que el trono galo era un premio por el que merecía la pena ofrecer a su hermana. Entonces, cuando su hermano le dijo que se casaría con el aventajado y viejo rey francés (tenía 52 años, 34 años mayor que ella) su corazón se rompió en mil pedazos. Para empeorar la situación, Luis XII padecía gota y lucía un aspecto demacrado. Pesé a todo, ella acató su deber como princesa y aceptó el compromiso. Pero puso una condición: En el caso de enviudar, ella tenía permiso para elegir a su segundo esposo por su cuenta. Confesó que estaba enamorada de Charles Brandon y que era correspondida, un amigo íntimo de Enrique VIII a quien él había nombrado duque de Suffolk.

El soberano galo recibió con agrado la idea de casarse con María, y el rey Enrique no podía resitirse a la oportunidad de que su hermana pudiera dar a luz al heredero francés, especialmente cuanto éste ya tenía un pié en la tumba. La boda se realiza por poderes en Inglaterra en Agosto de 1514 .
En octubre del mismo año,a los 18 años de edad, Maria inicía su viaje rumbo a Francía, con toda su comitiva. Al llegar a su nueva tierra, se dió cuenta que ser reina de Francia no era un ofició tan irritante y, después de su esplendorosa coronación en Saint-Denis, hizo su majestuosa entrada en París para celebrar la nueva alianza entre las dos naciones. Pero el matrimonio había de durar poco, a los 82 dias de estar casada,Luis XII falleció. Según se comenta, el motivo de su muerte fue por “besarla demasiado”.

El nuevo rey, Francisco I, obligó a María a cumplir con la tradición francesa de que las reinas viudas se recluyeran durante 40 días tras la muerte del rey. La reina viúda podría estar embarazada y la paternidad del niño debía ser legítimada.No obstante, la visitaba frecuentemente y la trataba con mucho cariño y simpatía.
Francisco temía que Enrique VIII casara con Carlos de Borgoña, y estimuló a María que buscara como pretendiente algún noble galo. En el momento que le confesó el amor que profesaba a Charles Brandon, el soberano tuvo la oportunidad idonea de acabar con los planes del rey inglés.

El Duque de Suffolk, era 12 años mayor que María.Hijo de Willian Brandon, uno de los partidarios más fieles de Enrique VII durante su guerra contra Ricardo III. Amigo de Enrique desde pequeños, habían sido criados juntos, compartiendo la pasión por el tenis, las justas, la caza y como no, las mujeres. Charles era un compañero ideal de aventuras, pero logícamente no era el más adecuado para ser su yerno.

Para ir a buscar a su hermana a Francia, Enrique tuvo la brillante idea de enviar al propio Charles Brandon! Pero antes le hizo jurar que por ningún concepto se casaria con María, trayedola sana y salva a Inglaterra. A su llegada, el duque de Suffolk le comentó a Francisco que prentendía contraer matrimonio con ella. El rey galo lo apoyó en todo momento. La pareja con miedo de volver a ser sacrificada por la política, se casan en secreto en París el 03 de marzo de 1515.

Al conocer las novedades, Enrique montó en cólera, no podía creer que uno de sus mejores amigos, rompiera su promesa de esa manera. pero el cardenal Wolsey, que era entonces su principal consejero, y que era aliado de Suffolk, lo convenció de perdonar a la pareja. Tanto Suffolk como María escribieron sinceras cartas disculpandose por su acto irreflexivo.

Al poco tiempo retornaron a la corte inglesa, el rey los perdonó aconsejado por Wolsey, y por el cariño que sentía por su querida hermana y su mejor amigo.Incluso les dejó celebrar una boda un poco más fastuosa, a la que él mismo asistió junto con Catalina de Aragón. Si embargo fue algo estrictamente familiar. La pareja tuvo 3 hijos: Enrique (1516), Frances (1517) y Leonor (1519). Los años siguientes fueron bastante gloriosos y felices para María. Había cumplido todos sus sueños, se había casado con el hombre al que amaba, tenía muy buenas relaciones con su hermano y era la segunda mujer de más alto rango de la corte, después de la reina, claro.

No obstante, en la década de 1520, su salud comenzó a deteriorarse. Además, la creciente tensión entre Enrique VIII y Catalina de Aragón la estaba poniendo muy incómoda, por lo que sus visitas a la corte se hicieron menos frecuentes.

Las relaciones entre María y su hermano el rey se vieron afectadas cuando ella se opuso a que éste se divorciase de su esposa Catalina de Aragón para casarse con su amante, Ana Bolena. Era bastante conocido que la duquesa de Suffolk odiaba a Ana y la consideraba una vulgar usurpadora.

Murió en Westhorpe Hall, en Suffolk, el 25 de junio de 1533, a los 37 años de edad, probablemente de cáncer,siendo sepultada en la abadía de Bury St. Edmund's, en Suffolk, actualmente en ruinas.

Fuentes Bibliográficas: http://wapedia.mobi, http://englishhistory.net, http://orodetolosa.blogspot.com, es.wikipedia.org, Diana de Poitiers y Catalina de Médicis, rivales por el amor de un rey del Renacimiento( princesa Michael de Kent).