jueves, 7 de octubre de 2010

El hogar de los Angulema y el nacimiento de "Monsieur le Dauphin"

Manuscrito iluminado que posiblemente retrate a Luisa de Saboya ataviada con vestimentas exóticas. Cognac (1496-1498), obra de Octavien de Saint-Gelais (b. 1468-d. 1502). Extraído de la traducción al francés de Epistulae heroidum de Ovidio que fue encargada por la propia Luisa.

El ambiente en el que vivía Luisa de Saboya, según las enseñanzas de Ana de Beaujeu, era realmente inmoral. Pero la culpa se debía a la mismísima duquesa de Borbón,la única responsable por la extraña situación que debía sobrellevar la joven. Ella fue quién casó a Luisa a una muy temprana edad con el licencioso conde de Angulema. Ahora la pobre niña debía aprender a lidiar con las dos amantes de su marido.

Luisa aceptaba con resignación su sufrimiento; deliberadamente permitió que Antoinette de Polignac fuera su amiga. La amante de su marido actuaba como una verdadera madre, no sólo de sus retoños , sino también para con Luisa y sus futuros hijos. Ambas consiguieron, a pesar de tener diversos elementos en contra, convivir sosegadamente sin contratiempos.


Blasón de los Condes de Angulema

Se sabe que Carlos de Orleans, su marido, estaba medio arruinado. Únicamente disponía de diez mil francos de renta, a los que se sumaban los tres mil que aportaba Luísa. No podían permitirse en aquella casa las cacerías, los banquetes y los torneos que se celebraban en el Valle del Loira, el centro de las fiestas reales. En Cognac no tocaba otra que reducir esos gastos desnecesarios. Sus halcones, sus caballos, sus perros de caza eran, sin duda alguna, tan magníficos como su posición requería, aunque este grado de ostentación lógicamente existía para conservar las apariencias.


Castillo de Cognac

Torre del Castillo de Cognac

A los quince años, Luisa de Saboya dio a luz a su primer hijo, una niña, Margarita, el 11 de abril de 1492, quien, según los poetas," nació de una perla" (Margarita proviene del latín, idioma en el que significa "perla").La futura reina de Navarra, sería una de las damas más cultas y refinadas del Renacimiento, además de haber sido una gran impulsora de la Reforma. Al principio, la recién estrenada madre se decepcionó con el sexo del bebe, sin embargo, al haber alumbrado una criatura saludable sabía que en breve llegaría un hijo varón. Y no tardaría demasiado.

Dos años después, nacería Francisco. Por cierto, el parto no pasó para nada desapercibido. Luisa empezó a sentir contracciones un cálido día de verano de 1494, el 12 de septiembre, y prefirió que su hijo viniera al mundo al aire libre. Hizo colocar su cama bajo un enorme olmo del jardín del château fort que defendía la ciudad gascona de Cognac. El torno al lecho se construyó un murete para proveer la la condesa de Angulema un mínimo de intimidad.

El bebe Francisco era grande y saludable que tardó muy poco en nacer y necesitó los servicios de dos damas de cría. Al niño le suministraban mucha leche lo que provocó que creciera hasta convertirse en un gigante. ¡ De adulto decían que medía casi dos metros! Luisa tenía por costumbre llamar a su nuevo retoño "mi césar", un apelativo un poco prematuro ya que en aquel entonces las posibilidades de su marido o hijo alcanzasen el trono de Francia eran más bien remotas.

Aquel mismo verano, las dos amantes de su marido también alumbraron a dos bastardos, en ambos casos sendas niñas. La familia vivió en total siete felices y espléndidos años, hasta el inesperado fallecimiento de Carlos de Orleans, en 1496. La joven condesa viuda de Angulema, a sus dieciocho años, consoló a las amantes y el joven chambelán de su esposo hizo lo mismo con Luisa. Para entonces el padre de Luisa se había convertido en regente de Saboya y ella tenía derecho a utilizar su nombre.



Luisa de Saboya


Bibliografía:

http://www.loc.gov/exhibits/bnf/bnf0004.html

Hackett, Francis: Francisco I, rey de Francia, Editorial Planeta de Agostini, Barcelona, 1995.

Kent, Princesa Michael: Diana de Poitiers y Catalina Medicis, rivales por el amor de un rey del Renacimiento, La Esfera de los Libros, Madrid, 2005.

8 comentarios:

¿Mañana más? dijo...

Encantadora esta dama. A la fuerza ahorcan, es verdad, pero ser capaz de tolerar con tanta dignidad a las amantes de un marido... O es una santa o es una arpía. Y siendo tan joven, además. Gracias por publicar esta segunda parte.

Lady Caroline dijo...

Realmente, Luisa de Saboya poseía un carácter admirable, no sé como era capaz de soportar vivir de aquella manera. Gracias a ti por visitarme. Saludos

Inazio dijo...

Me encanta tu blog. Lo descubrí casi por casualidad, y no me arrepiento.

Por cierto, buenísimo tu escrito.

Saludos

Lady Caroline dijo...

Gracias por tu visita Inazio! Es un placer recibirte en mi castillo.

Saludos

MEDS dijo...

Magnifico tu blog. Estoy interesada en el papel de esta astuta dama en el tratado de Cambray o de las Damas. ¿Podríais indicarme donde buscar? Solo encuentro referencias escuetas a que participó en él pero nada en detalle respecto a la negociacion que mantuvo con Margarita de Austria. Gracias, saludos y adelante!

Lady Caroline dijo...

Hola MEDs, muchos gracias por tu interés,¡sé bienvenida a mi corte!
Sobre el papel de Luisa de Saboya en el tratado de Cambray o de las damas, por ahora no podría aportar mucho en tu investigación, aunque si me das unos días intentaré darte una respuesta lo más pronto posible.¿Tienes email para que pueda contestarte? Saludos

MEDS dijo...

Lady Caroline, gracias por tu interés, ¿como puedo hacerte llegar mi email?

Lady Caroline dijo...

Escríbeme a esta dirección de correo eletrónico:

carolbjca@hotmail.com

Me pondré a investigar sobre el tema la semana que viene (antes no puedo, tengo que entregar urgente un trabajo de la universidad este sábado).

Saludos y gracias