jueves, 9 de abril de 2015

Catalina de Médici y la trágica premonición (I)

Enrique II de Francia y su reina consorte, Catalina de Médici, François Clouet, 1559

A raíz del tratado de Chateau-Cambresis (fijado el 2 de abril de 1559), que puso punto final a la guerra entre España y Francia, se organizaron casi a la vez dos bodas en París y grandes festejos por todo lo alto.

Como fruto de esa alianza se concertaron dos matrimonios:

-Manuel Filiberto, duque de Saboya, con Margarita, duquesa de Berry, hermana de Enrique II.


-Felipe II de España con Isabel de Valois, hija de Enrique II y Catalina de Médici. La paz consolidó la hegemonía española.


El enlace por poderes, en nombre del rey de España con Isabel de Valois tuvo lugar en Nôtre Dame el 22 de junio de 1559 en presencia de toda la corte francesa. Las celebraciones incluyeron banquetes, bailes y  bailes de máscaras, que se celebraron en los tres palacios parisinos: Les Tournelles, residencia de Enrique II, el Louvre y el Palais de la Cité. 

El compromiso oficial de Margarita de Valois, hermana de Enrique II, con el duque de Saboya, se produjo el 28 de junio. El matrimonio quedó fijado para el 2 de julio. Por lo tanto, durante los nueve días que separaban las dos bodas, se celebrarían, durante cinco días, justas y torneos. Era la diversión predilecta del rey Enrique, quien mostraba una habilidad excepcional sobre la liza. Aquellos días su intención era participar en las justas y divertirse. 


Margarita de Valois, futura duquesa de Saboya y hermana de Enrique II de Francia 

El recinto de los torneos preparado en la rue Saint-Antoine jamás había tenido un aspecto tan deslumbrante, con los escudos reales de Francia, España y Saboya colgado de los maderos de las gradas. En los extremos de la calle se erigieron arcos triunfales adornados con los símbolos de la paz y de la guerra. En ambos costados, se prepararon gradas para acoger a los espectadores. 

A pesar de todo, la reina Catalina de Médici se encontraba inquieta aquellos días de júbilo. La primera jornada de torneos, esposa del monarca francés sorprendió a su esposo pidiéndole audiencia a primera hora. El día se avecinaba soleado y grandioso y Enrique estaba inquieto y entusiasmado ante la perspectiva de sobresalir por encima de los demás ante Diana de Poitiers y ante un público numeroso compuesto de muchos visitantes extranjeros ilustres. Catalina dijo a su marido que había tenido un sueño. En él, había visto el rostro de Enrique cubierto de sangre. La soberana siempre había sido propensa a creer a todo tipo de supersticiones. Aquellos días su pánico se agrandó cuando su propio astrólogo, Cosmo Ruggieri, le advirtió del que el rey moriría en un duelo. 




Megan Follows y Alan Van Sprang como Catalina de Médici y Enrique II en la serie Reign, 2014. 



Afligida, la reina había mandado llamar al gran Nostradamus, quien había confirmado la premonición y predicho la muerte de Enrique II en sus Centurias. Esa controvertida Cuarteta de la Centuria I, 35, publicada en 1555, pregonaba lo siguiente:


"El león joven vencerá al viejo
En un campo de batalla o en un duelo singular;
Perforará sus ojos a través de una jaula dorada
Dos heridas en una, y tendrá una muerte cruel."

"Le lyon jeune le vieux surmontera
en champ bellique par singullier duelle,
dans cage d'or les yeux lui crévera.
Deux clases: une. Puis mourir, mort cruelle."





Años antes, Simeoni, uno de los astrólogos italianos de Catalina, le había notificado de que no debía permitir que Enrique compitiera jamás en un recinto de torneos. De hacerlo, el monarca francés acabaría muerto sobre la arena, con los ojos perforados. 
Otro astrólogo más, Luca Guarico,  en su "ante eventum" de 1552 había vaticinado que Enrique de Valois debía evitar todo combate en campo cerrado, especialmente a los cuarenta y un años porque en esta época parece estar amenazado de recibir una grave herida en la cabeza. Y curiosamente, el rey se acercaba mucho a esa edad pues acababa de cumplir cuarenta años...El celebre Guarico incluso envió una carta a Enrique para repetir todos los detalles de su presagio, pero al final no pudo disuadirlo. El rey se mostró incrédulo y creyó que aquello era inverosímil.


El miedo de Catalina era sincero. Su marido la intentó calmar diciéndole que no se trataba más que de un torneo, de una justa, no de un duelo. Al fin y al cabo, en las justas, el objetivo desmontar al contrincante, no herirlo. Aparte, ¿cuantas veces el rey había participado en torneos?, ¿acaso alguna vez le había pasado algo? Enrique no creía en las premoniciones, para él casi nunca acertaban. A pesar de todo, su esposa no se dio por vencida y cada mañana le rogaba que no participase en los combates. Enrique respondía con una sonrisa. Les dijo a Catalina y a Diana de Poitiers que tenía planeado competir en un recinto cerrado para instruir a los caballeros jóvenes a combatir con valor.




Continuará...

Bibliografía:

Kent, Princesa Michael: Diana de Poitiers y Catalina Medicis, rivales por el amor de un rey del Renacimiento, La Esfera de los Libros, Madrid, 2005.

González Quevedo, Oscar, O Poder da Mente Humana: A Face oculta da Mente, Volumen 5, Ediçoes Loyola, Sao Paulo, Brasil, 1968.

http://hugomantilla.org/yahoo_site_admin/assets/docs/La_muerte_de_Enrique_II_de_Francia.1890708.pdf

http://es.wikipedia.org/wiki/Paz_de_Cateau-Cambr%C3%A9sis

http://www.esoterismo10.es/nostradamus-muerte-de-enrique-ii/

http://en.wikipedia.org/wiki/Luca_Gaurico

2 comentarios:

Philippe de Bourgogne dijo...

Muy interesante sin duda lo que el destino tiene marcado en letra roja, no puede ser cambiado, cada quien.desearía cambiar lo que nos rodea o enmendar los errores cometidos pero el destino no puede ser alterado.

El destino había marcado a Enrique II para ser ejemplo de lo que escrito está con letra doradas en el libro de la vida, se cumple sin lugar a duda.

Feliz semana.

Lady Caroline dijo...

Buenos días Philippe,

Cierto, aunque queramos escapar el destino nos persigue. Los hechos más importantes de nuestra vida creo que están predestinados. No se puede eludirlos.

Saludos y gracias por visitar mi palacio,

Lady Caroline