viernes, 13 de febrero de 2009

Juana I de Castilla, "Loca de amor": Primera Parte


Retrato de Juana de Castilla, hecho por Juan de Flandes hacia 1497

Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca ,fue la tercera hija de Fernando II el Católico y de Isabel I la Católica. Nació el 6 de noviembre de 1479 en la antigua capital visigoda de Toledo y fue bautizada con el nombre del santo patrón de su familia, al igual que su hermano mayor, Juan.

Desde pequeña fue muy inteligente, recibió una esmerada educación propia de una infanta e improbable heredera de Castilla basada en la obediencia más que en el gobierno, a diferencia de la exposición pública y las enseñanzas del gobierno requeridos en la instrucción de un príncipe. En el estricto e itinerante ambiente de la Corte Castellana de su época, Juana fue alumna aventajada en comportamiento religioso, urbanidad, buenas maneras y manejo propios de la corte, sin desestimar artes como la danza y la música, entrenamiento como jinete y el conocimiento de lenguas romances propias de la península Ibérica además del francés y latín.

Pronto se manifestó en Juana una vena mística que ella pretendió encauzar haciéndose monja. Pero sus padres tenían otro objetivo para la atractiva Infanta y cuando cumplió 16 años fue concertada su boda con el archiduque Felipe de Austria, hijo de Maximiliano I y María de Borgoña, conocido por el sobrenombre de El Hermoso. El enlace entraba dentro de la política exterior de los Reyes Católicos, que tenía como fin cercar al enemigo reino de Francia. Para ello también casaron a su heredero, el príncipe Juan, con la hermana de Felipe, Margarita de Austria.

Para reunirse con su futuro conyugue, la infanta de Castilla y Aragón embarcó en Laredo(Cantabria) en agosto de 1496 rumbo a unas desconocidas tierras flamencas. Allí habían ido a despedirla su madre, la reina Isabel, y sus hermanos, el príncipe don Juan y las infantas María y Catalina. Tuvo que dejar atrás su apreciada familia, el entorno de su pueblo castellano y la luz de los cielos de España. Durante el trayecto tuvieron alguno que otro contratiempo, que la obligaron a tomar refugio en Portland, Inglaterra, el 31 de agosto. Permanecerian tres días en suelo inglés, donde fue atendida por toda la nobleza de la Isla.

El 02 de septiembre retoman nuevamente el viaje, y finalmente el 08 de septiembre de 1496, la flota alcanza al fin, las costas neerlandesas. Al llegar a aquellas tierras desconocidas, la futura archiduquesa de Austria, duquesa de Borgoña y Brabante y condesa de Flandes, recibe su primera desilusión: su pretendiente no estaba allí para esperarla ansioso y para darle la bienvenida. Juana tardó aproximadamente más de un mes en conocer a su futuro marido. El ambiente de la corte con el que se encontró Juana era radicalmente opuesto al que ella vivió en su Castilla natal. Por un lado, la sobria, religiosa y familiar corte castellana contrastaba con la festiva, desinhibida e individualista corte borgoñona-flamenca. Al fin en Lierre, cuando corría ya el 12 de octubre, se produce el encuentro tan esperado.

¿Como eran físicamente los contrayentes?

Juana tenía unos grandes ojos rasgados, con algo de mistério, dicen que era la hija más bella de los Reyes Católicos. Tenía además un gran parecido físico a su abuela paterna, doña Juana Enríquez, por lo que, embromándola, Isabel llamaba a su hija "mi suegra".

Felipe el Hermoso en sus retratos se presenta como un joven ricamente ataviado, con una larga melena que le cae sobre los hombros, conforme la moda juvenil de la época, un joven de mirada inquisitva y labios sensuales, sólo tenía un año más que su futura esposa, por tanto, las posibilidades que la relación funcionara eran muchas.


Felipe el Hermoso

Entonces ocurrió lo inesperado, una atracción y un ardor incontenible entre los dos. A primera vista se encendió la pasión de los dos jóvenes con tal fogosidad, que no esperaron al casamiento fijado para los dos días después, sino que mandaron traer el primer sacerdote que se encontrara para que les diese la bendición y poder consumar el matrimonio aquella misma tarde.

Pronto quedo Juana embarazada, el 15 de noviembre de 1498, nació una niña a la que se puso el nombre de Leonor.Según la opinión mas extendida, este embarazo fue el detonante para el cambio de actitud experimentado por Felipe, que vuelve a sus devaneos amorosos con las damas de la corte, de ahí los enfrentamientos con su mujer que no aceptaba la infidelidad.Juana se dejaba dominar por los celos y no podría evitar sentirse insegura y abandonada, hasta tal punto que se convirtió en algo enfermizo.

La archiduquesa que tenía tendencia a la melancolía, se agarró de una forma obsesiva en la figura de su marido, de esa forma intentaba olvidarse de todas sus angústia y soledad. Víctima de los celos, la conducta de Juana era cada vez más extraña, se abandonaba en el cuidado de su cuerpo, rehuía del trato de las gentes, incluso descuidaba sus deberes religiosos.


Bibliografía:

Fernández Álvarez, Manuel: Juana la Loca, La Cautiva de Tordesillas, Espasa Calpe, Madrid, 2001.

http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_I_de_Castilla

http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/personajes/5671.htm

17 comentarios:

Jimena de Nolasco dijo...

Que apasionante biografía nos trar hoy. Nada menos que la de Juana la Loca y Felipe el Hermoso. Si es que ella no estaba loca, lo que la comía por dentro eran los celos! Y él le daba bastantes motivos porque veía una falda y se volvía loco jajaja. Muy buena información

Saludos

gema sierra dijo...

hola caroline hoy has puesto en tu blog a uno de mis personajes favoritos de la historia, espero con impaciencia tu proxima entrada

besos gema

El Bosque Olvidado dijo...

Nuevamente te felicito por la eleccion de la bibliografia, porque en mi opinion Manuel Fernandez Alvarez es la maxima autoridad actualmente, y el historiador mas serio y fiable al respecto.

Me gusta mucho la historia de amor de la pobre Juana. Leo cuanto cae en mis manos al respecto. Y por cierto que a mi siempre me ha parecido que ella era mas guapa que el Hermoso!

Madame, hemos quitado ya el cartelito de felicitacion a Guiomar, pero tus palabras han sido recibidas y guardadas.

Muchas gracias en nombre tambien de Guiomar. La proxima semana, ya sin excusas, pasara ella personalmente en su turno.

Un saludo

Diana de Méridor

(`·.·•мαяgун•·.·´) dijo...

Interesante entrada
La verdad es que yo no es que haya estudiado mucha historia, por lo que no sabía las verdaderas razones de porque decían que estaba "loca" así que estaré a al espera de la 2ª parte.

Besotes^^ !!

Minerva dijo...

Hola Caroline :) Como dice Jimena más que loca Juana era bastante celosa y motivos no le faltaban.

El último párrafo de tu post me recuerda a una de las partes del libro "El segundo sexo" de Simone de Beauvoir, en la cual describe a la mujer enamorada.

Definitivamente, antiguamente todo era muy propicio para que una mujer dirija sus energías exclusivamente al servicio de un hombre, demostrarle un amor que quizás no era verdadero sino producto de la inseguridad, porque nunca les enseñaron a bastarse a si mismas ... aunque en la actualidad, no faltan mujeres en la misma posición que Juana y su marido.

Un besito!

Catherine Heathcliff dijo...

Querida Caroline:

Genial entrada, como siempre.

Me confieso total y completamente defensora de Juana I de Castilla -el sobrenombre con el que ha pasado a la posteridad no me gusta utilizarlo-. Para mí fue una de las mujeres más inteligentes de la historia, y si la hubiesen dejado reinar -y si ella no hubiera estado tan perdidamente enamorada de un hombre que no era digno ni del barro que ella pisaba- ni el egoísta de su marido ni su ambicioso padre hubiesen podido con ella.

A pesar de los pesares, hay mujeres como Juana hoy día, incluso, y más de las que a priori podríamos imaginar...

Gran trabajo, Caroline; un placer leerte, como de costumbre.

Muchos besos,

Catherine Heathcliff.

Caroline dijo...

Jimena: Creo que la historia fue muy injusta con Juana, llamarla "Loca", en vez de su famoso apodo podrían haberle nombrado "la desdichada" o "la abandonada". No pudo soportar las infidelidades, pero que mujer lo haría?? En aquellos tiempos, las mayor parte de las damas se callaban y sufrian sus celos en silencio, no tenían otra salida.

Gema: Comparto la misma opinion que tu, Juana sin lugar a duda es un de mis personajes favoritos, junto con Ana Bolena claro!

Diana: Me está agradando bastante el ensayo de Manuel Fernández, sus argumentos son muy claros, y la lectura se hace bastante amena. Hay otro libro suyo que depertó bastante mi interés, se títula:
CASADAS, MONJAS, RAMERAS Y BRUJAS: LA VERDADERA HISTORIA DE LA MUJER EN EL RENACIMIENTO.
Sobre Felipe el hermoso, realmente no era tan agraciado como nos describe la historia, puede que haya exagerado un poquito... Quién sabe, igual para los canones de la época era atractivo.

Besos y gracias por vuestra visita

Caroline dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Caroline dijo...

Margot: Tengo intención de publicar la continuación al final de la semana que viene. Intentaré aclarar todos los porques de su supuesta "locura".

Minerva: A la pobre Juana le despertaron unos celos irrefrenables, su obsesión fue enorme y dejó de atenderse a sí misma. Todo giraba alrededor de su marido! Tomaré nota del libro de Simone de Beauvoir, parece de lo más interesante.

Catherine: Siempre he pensado que ha sido una injusticia haberla encerrado durante tantos años en Tordesillas. Anularon su persona, sin oportunidad alguna para rehabilitarse. Aquel encierro era un ciclo vicioso, estaba atrapada en él hasta el fondo. A su padre en un princípio y luego su hijo, Carlos V, les convenía más que pasara por demente y así poder gobernar a sus anchas.

Besos y gracias por vuestro comentarios,

Caroline

??????????? dijo...

Waaa, a parte de la dinastia Tudor también publicas algo de Trastamara!(Juana I de Castilla), me encanta! los retratos de Catalina de Aragón y Juana de Castilla son muy parecidos, casi clavados, no se si el pintor era muy fiable, ya que pinta a Juana rubia con los ojos verdes, y el resto la retratan con pelo negro y ojos marrones. Me he comprado como cuatro libros de ella y he llegado a la conclusión de que fue víctima de habladurias y de su marido, padre e hijo, que la mantuvieron engañada y encerrada. No hace mucho fui a Tordesillas, donde pasó la mayor parte de su vida, visité los sitios que quedaban donde estaba presa (aunque la fortaleza donde vivia estaba derruida y ahora hay casas y un monumento en su honor) es un sitio precioso...es una pena que las hijas de Isabel la católica tuvieran tan mala suerte, fijaos que si se hubieran cambiado los puestos, la historia hubiera cambiado radicalmente, ya que Catalina soportaba las amantes, hubiera sido la esposa perfecta para Felipe, y Juana que tenía un talento especial para los partos y dió numerosos herederos, hubiera sido perfecta para Enrique VIII, asi es la vida...
Muchas gracias por la info que cuelgas en tu blog!

Caroline dijo...

Elena: Me alegro de recibir nuevamente tu visita! Sobre el parecido entre Juana y Catalina, era bastante notable, incluso existe un retrato que todavía no saben con exactitud a cual de las infantas pertenecia. Comparto la misma opinión contigo, tuvieron a Juana en un encierro eterno, querian que le trataran como enferma, alejada totalmente del poder.
Me parece muy curiosa tu observación! Puede que Juana sufriera igual con Enrique VIII, éste también era un mujeriego nato, pero el monarca al menos tendría su buscado hijo varón. Catalina, pienso que tomaría la misma actitud con Felipe, haría vista gorda a las amantes, al menos que alguna de ellas amenazara quitar su pusto claro!

Besos,

Caroline

Nur dijo...

Siento ser más realista, pero la explicación a la conducta de Dña. Juana es bien sencilla : era ezquizofrénica. Enfermedad desconocida y sin tratamiento en la época.Entonces su comportamiento era "cosa de brujas y endemoniados" pero, como ella era de sangre real, era solamente loca. De ahí sus altibajos en sus estados de ánimo, situación agravada por los celos que padecía.
Os recomiendo, además del libro de Manuel Fdez. Álvarez antes mencionado, los "Locos Egregios" del fallecido Dr. Vallejo Nájera, dónde explica el tema con lujo de detalles.
Enhorabuena por el blog y un saludo

Jacko dijo...

muy bueno tu blog sobre todo me gustan las imagenes que has puesto te felicito.

Elena dijo...

Gracias Caroline, es un placer leerte, ya sabes que me encanta tu blog! ;)
Hola Nur! llevo buscando ese libro mucho tiempo y no hay manera de encontrarlo!, el que si que me compré y me encanta, es el que publicó su hija, Ana, "Locos de la historia".Cuenta con todo lujo de detalles enfermedades como la de Rasputín, Alejandra (la mujer del zar) y bastantes personajes de nuestra historia desde el siglo XVI
en adelante, además la autora incluyó cartas reales de los personajes y le da al libro un toque muy interesante y cercano.
Las teorías del comportamiendo de Juana son muy variadas, no sé si será por que la gente de Tordesillas la adora, pero yo he estado alli, y todo lo que he leído y escuchado son comentarios como:- Su hijo la tenía presa y no quiso soltarla ni cuando una enfermedad mortal que arrastraba a todo el mundo llamó a la puerta de Juana, muriendo dos de sus sirvientas.
Yo creo que Juana fue víctima de los celos y las habladurías, y por tener más caracter del debido para una mujer (y mas para una reina, en su época) ha sido víctima de toda clase de calumnias. Visité el monasterio que ella visitaba para rezar y visitar la tumba de Felipe, hablé con las monjas, y dijeron que en el pasado se habían inventado cosas como que Juana cubría el cadaver de su marido con arañas, para que la tela revelara si alguien que no fuera ella había osado tocarlo, y todo eso fue mentira, la gente simplemente quería dejarla fuera de lugar, quitarla de en medio por la corona. Es como Catalina la grande, la tacharon de lujuriosa y dijeron que había muerto teniendo relaciones con un caballo que la habia terminado aplastando, y absolutamente todo era mentira, simplemente fue una mujer que tuvo muchisimo poder. Cuan fácil es hablar más de la cuenta para desprestigiar a cualquier, señoras y señores!

Elena dijo...

Mirando en mi pc, he localizado el cuadro del que me hablas, es del autor Flandes, el que has colgado tu en el blog, es el de Juana, el otro, es de Catalina, no solo por que lleva la rosa de los Tudor en la mano, si no por que Catalina tiene un ojo algo diferente al otro, detalle que he podido apreciar en otro cuando que tiene ella mirando al suelo, que también sale rubia.
Yo sigo sin entender, como a Juana la pintan rubia rojiza con otros verdes, y luego de pelo negro con ojos marrones..menudos pintores de época jajajaa

Anónimo dijo...

Juana solamente fue una victima de los manejos para ocupar el poder tanto de su padre como de su hijo Carlos.

LiLiTh-LoVe dijo...

Interesante la historia de Juana La loca, aunque la palabra "loca" no le corresponde. En aquella epoca "el placer del rey" o noble era considerado mas una necesidad que una diversion por lo que la esposa tenia que quedarse callada. Pobre mujeres. Aunque, porque Felipe habra cambiado su actitud cuando nacio su primera hija?

saludos