domingo, 4 de abril de 2010

La leyenda del Rey Arturo y el ascenso de la Dinastía Tudor


Enrique VII de Inglaterra

En 1485 Enrique VII fue coronado rey de Inglaterra, siendo el primer monarca reinante de la Casa Tudor. Obtuvo el trono del país gracias a su victoria sobre el rey Ricardo III, el último soberano de la Casa de York, en la Batalla de Bosworth ocurrida en el mismo año. La legitimidad del derecho a la corona de Enrique VII era bastante dudosa e incierta ya que sus pretensiones a la realeza se fundamentaban en un parentezco más bien lejano.

Su reclamo al trono provenía de su madre, Margaret Beaufort. Esta dama era bisnieta de John of Gaunt, duque de Lancaster, tercer hijo de Eduardo III, y su tercera esposa, Katherine Swynford, que fue amante del mismo durante veinticinco años. Cuando finalmente John se quedó viudo de Constanza de Castilla, hija de Pedro el Cruel, pudo desposarse con su amada Katherine en 1396; para entonces la pareja ya tenía cuatro hijos en común. En 1397, bajo el reinado de Ricardo II, los vástagos Beaufort fueron legitimizados. Más adelante su sucesor y usurpador, Enrique IV, reconocería la legitimidad de los hijos del tercer matrimonio de su padre aunque los apartó de la línea sucesoria.



Àrbol Genealógico de la Casa de Lancaster


Sólo gracias a un cúmulo de deposiciones y asesinatos, envuelto por un mar de venganzas y conspiraciones entre los miembros de la Casa de York y de Lancaster, permitieron al astuto Enrique Tudor convertirse en Enrique VII. Su ascenso en 1485, daría por finalizada la tormentosa Guerra de las Dos Rosas.


Para realzar su derecho al trono se apoyó en una famosa leyenda popular. Enrique VII, al igual que su padre, Edmund Tudor, había nacido en Gales, cuna del Rey Arturo y Sede de Camelot, y la descomposición que se encontraba el país después de la tumultuosa guerra, le permitieron alentar la leyenda conocida como "The Tudor Myth" de ser descendiente de los gloriosos britanos, estirpe del fundador Bruto y reencarnación de mítico Arturo y llamado, como él, a la regeneración de la nación.



El Rey Arturo

El nacimiento de su primer heredero, fruto de su matrimonio con Elizabeth York , se programó para que se llevaba a cabo en Winchester en Hampshire, donde según suposiciones de la época se hallaba Camelot. Como era de esperar, el niño se llamaría Arturo en homenaje al lengendario rey de la Tábola Redonda.

Es curioso también destacar que en el mismo año de su coronación se publicará Morte D´Arthur, de Thomas Malory. La escritura de la obra coincidió con el establecimiento de la primera imprenta en Westminster por obra de William Caxton quién la imprimió en 1485. La obra es un retrato del universo de la épica y el romance, con sus estrictos códigos de honor y amor cortés que impregnan las aventuras del mítico Arturo y sus caballeros. En definitiva, contribuyó enormemente en afianzar la creencia sobre el fantástico y heróico ascenso de Enrique VII al trono, una forma muy perspicaz de celebrarlo.

Para ilustrar este post, os pongo un video sobre la Batalla de Bosworth:

http://www.youtube.com/watch?v=AcmeKj6OHv8&feature=related


Bibliografía:

http://en.wikipedia.org/wiki/Henry_VII_of_England

http://en.wikipedia.org/wiki/King_Arthur%27s_messianic_return

Concha Muñoz, Ángeles de la; Elices Agudo, Juan Francisco; Zamorano Rueda, Ana Isabel: Literatura inglesa hasta el siglo XVII, editorial UNED, Madrid, 2009.

15 comentarios:

Sofonisba Anguissola dijo...

En verdad muy apropiada la publicación del precioso libro de Malory. Enrique VII no sería el primero ni el último en buscarse tales ascendencias... creo que ése es uno de los trucos más viejos del mundo entre los reyes y emperadores.

Un saludo

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Que entrada más interesante. Era algo común entre las realezas inventar un origen mitológico, por ejemplo la Casa de Austria se decía descendiente de Hércules y de Tubal, nieto de Noe, y quinto hijo de Jafet, que en el año 131 después del Diluvio y tras el fiasco en la construcción de la torre de Babel, fue enviado a lo postrero de las tierras donde el sol se pone a repoblarla...mientras que otros reyes de dudoso origen como Enrique IV de Francia (hugonote reconvertido) tuvieron también que crear un origen fantástico...

Un saludo

María Tudor dijo...

No hay nada como enlazar la propia historia de uno, con una leyenda mítica para ensalzarse a sí mismo a ojos de todos jajajaja. Desde luego, tuvo mucha suerte de que su primer hijo con Elizabeth de York fuera un varón y pudiera ponerle ese nombre, después de haber programado el nacimiento al milímetro para darle credibilidad a esta leyenda

Muy buen artículo, un saludito

lady grey dijo...

Es una maravillosa entrada, me ha atrapado de principio a fin, ahora más que núnca debo decirte que tu música es maravillosa y ha logrado tranportarme.
Se me ocurre una frase en italiano:
"Se non e vero e bene trovato" o si no es verdad es verdad está bien hallado, que rey tan astuto, se basaba en una leyenda para defender su derecho al trono, es que definitivamente era un Tudor por exelencia...
Cualquier calificativo es poco para expresar mi admiración por vuestra entrada...
Besos y brazos...

Lady Caroline dijo...

Sofonisba: Ya lo creo que sí, lo tenían los reyes todo calculado. El "hallazgo" de una ascendencia mítica dio credibilidad a la llegada de Enrique VII al trono y su legitimidad estuvo de cierta forma asegurada. Saludos


Carlos II: Muy interesante también el dato que me proporciona sobre la Casa de Austria. Por lo que veo todos los reyes acudían a lo mismo: buscar ese origen mitológico que casi los convertía en una deidad. Saludos

María Tudor: Sí menos mal que todo le salió como anillo al dedo y pudo rearfirmar que era la reencarnación de una leyenda, además las coincidencias del destino le jugaron varios puntos a favor. Que listo era Enrique VII, lo tenía todo bien programado! Saludos

Lady Grey: Muchas gracias por tus bonitas palabras, es muy halagador!
Enrique VII era un caballero de lo más astuto, supo defender ante todos su origen mítico, era una forma que el pueblo llano lo viera como un auténtico héroe dispuesto a enfrentarse a todos para salvar a su país. Besos

PACO HIDALGO dijo...

Comun apunta Carolus II, es muy normal emparentar los regios linajes con los héroes mitológicos, sobre todo en las monarquías absolutas. Bello relato e interesante video sobre la batalla de Bosworth. Saludos desde ArteTorreherberos.

Annick dijo...

Y mira que despues dieron muchas historias interesantes los ¨Tudor ¨.
Curioso el video de la batalla de Bosworth.

Besos desde Málaga.

Lady Caroline dijo...

Paco Hidalgo: Gracias por la visita. Los monarcas casi siempre han querido demonstrar su supremacia absoluta y que nadie dudará ni por un instante de su legitimidad. Saludos

Annick: Los Tudor tienen incontables historias curiosas que poco a poco las intentaré desvelar. Besos

Negrevernis dijo...

Muy interesante el cuadro genealógico que nos pinta, madame.
Al hilo del remontarse en los ancestros hasta miembros míticos, tenemos incluso a los emperadores romanos (O. Augusto se consideraba descendiente directo de la propia diosa Venus).

Feliz noche.

Magamerlin dijo...

Muy interesante y bien documentado, como siempre.Me ha gustado mucho el video.
Besos, hasta pronto.

Lady Caroline dijo...

Negrevernis: ¡Muchas gracias! Como puedo observar, el origen mitológica se remonta a épocas muy lejanas, todos los gobernantes buscaban ser divinos como los Dioses del Olimpo. Saludos

Magamerlin: ¡Muchas gracias! Me alegro que haya sido de su agrado. Besos

Dubois dijo...

Muy lindo y muy interesante Caroline, que bueno es preguntarse hasta donde hay verdad y hasta donde leyenda, pero de donde surge esta!

Lady Darcy dijo...

La felicito Lady Caroline, vuestra entrada me ha atrapado de principio a fin y el video ha sido la guinda del pastel.
saludos de una nueva seguidora.

CarmenBéjar dijo...

Las monarquías siempre buscan un ascendente divino para legitimarse. Bueno, digo monarquías pero esto puede ser aplicado, por ejemplo, a la obsesión de Hitler por encontrar objetos religiosos relacionados con el poder. Si no se tiene ascendientes dignos para poder ocupar el trono se inventan unos mejores, ¿no crees?. Ahí tenemos el ejemplo de César que decía descender de Rea Silvia.

Un besito

Lady Caroline dijo...

Dubois: gracias, las leyendas son fascinantes, acaban dando mucho colorido a la historia. saludos

Lady Darcy: Bienvenida a mi otra morada, es un placer verle por aqui. Gracias por hacerte seguidora. saludos

Carmen: Sin duda alguna, buscar un origen mitológico era algo muy socorrido y ayudaba muchísimo para consolidarse en el trono. Besos