sábado, 23 de enero de 2010

Descubriendo a Shakespeare: Análisis del Soneto 138



A partir de hoy, publicaremos un serie de entradas dedicadas a diversas obras de William Shakespeare (1564-1616). Intentaremos a través de ellas llegar hasta la esencia de este gran genio universal. Empezaremos por un de sus sonetos más conocidos: el 138.


When my love swears that she is made of truth
I do believe her, though I know she lies,
That she might think me some untutor'd youth,
Unlearned in the world's false subtleties.
Thus vainly thinking that she thinks me young,
Although she knows my days are past the best,
Simply I credit her false-speaking tongue:
On both sides thus is simple truth suppress'd.
But wherefore says she not she is unjust?
And wherefore say not I that I am old?
O, love's best habit is in seeming trust,
And age in love loves not to have years told:
Therefore I lie with her and she with me,
And in our faults by lies we flatter'd be.

Esta es mi traducción:

Cuando mi amor jura que es sincera
Yo francamente le creo, aunque sé que me miente,
Y así piensa que soy como un ingenuo adolescente
que desconoce las falsas sutilezas del mundo.
Po lo tanto creyendo en vano que ella me cree todavía un muchacho,
Si bien ella sabe que mis días pasaron a mejor vida,
Como si fuera un inocentón doy crédito a su engaño:
Cada uno se limita a ocultar la verdad.
¿Pero por qué ella no admite que es infiel?
¿Y por qué yo no admito que soy viejo?
Oh, el mejor disfraz del amor es fingir la verdad,
A los amantes no les complace calcular los años:
Por lo tanto yo miento con ella y ella conmigo,
Y las dulces mentiras que nos contamos uno al otro enmascaran nuestros defectos.


El soneto 138 trata de dos amantes que les separa una considerable diferencia de edad. El autor es el más mayor y la dama la más joven. Durante el transcurso del poema, la amante intenta que su enamorado vuelva a sentirse vivo y apasionado aunque ella sabe que los años no perdonan y el paso del tiempo es un hecho irreversible. Su intención es que él se sienta mejor y feliz creyendo, aunque fuera por unos instantes, que todavía es joven y vigoroso.

El autor es totalmente consciente de la adulación que le prodiga su amada, sin embargo, le encanta oír sus palabras y se deja llevar por sus elogíos aunque sabe que solo hacen que enmascarar la verdad. Todo el tiempo el poeta insiste en creer en algo que en el fondo sabe que es mentira. El protagonista tiene miedo de enfrentarse cara a cara con la triste realidad y correr el riego de perder a su querida amante. Además, a él le interesa seguirle el juego, quiere hacerle creer que es todavía un apuesto caballero. Para conseguir su propósito, finge tragarse todas las mentiras que su amante le cuenta, solo para lograr que ella lo vea joven como sus otros supuestos amantes.

A lo largo del soneto, Shakespeare juega con frecuencia con las palabras. Las dota de distintas connotaciones que se pueden apreciar en varios versos. A continuación se señalan algunos ejemplos:

“I do believe her, though I know she lies"

“Therefore I lie with her and she with me”

El verbo to lie en sí mismo posee un doble significado en inglés que varía en función del contexto. Por un lado significa “mentir” y por otro “yacer”, “tenderse” y “echarse”. En esos dos versos se contempla claramente que hace alusión a las relaciones sexuales que mantiene con su amada. Él sabe que su desempeño no es igual que en su juventud y que su avanzada edad empieza a hacer mella en sus artes amatorias. Es bastante más mayor que su amante, sin embargo, la llama de la pasión aún sigue muy viva en su interior como si fuera todavía un ardiente muchacho. En este verso nos percatamos de algo: vislumbramos una relación basada en el amor carnal.


“When my love swears that she is made of truth”


Las palabras homónimas made/maid también ponen en evidencia un doble sentido. El verbo to make significa “hacer” y maid “doncella”. Al pronunciarse suenan practicamente igual. “Made of truth” vendría a significar algo así como “totalmente sincera”, “incapaz de mentir”, “fiel en el amor” o “maid of truth” que sería una doncella pura y virgen.

“That she might think me some untutored youth”

La palabra “untutored” genera una imagen de ignorancia y estupidez. El término “youth” hace referencia a la falta de malícia, ingenuidad y la pasión de un amor adolescente.

“But wherefore says she not she is unjust?”

“Unjust” en el contexto podría interpretarse como “infiel”.Se observa que el poeta no acaba de estar totalmente convencido de su fidelidad y sospecha que ella busca consuelo en amantes más jóvenes. Está claro que no hay confianza mutua, uno y otro mienten descaradamente y son concientes de ello, por lo tanto, lo hacen para evitar enfrentarse con lo que realmente está ocurriendo, aunque les gusta y les complace ser partícipes de ese juego.

Mucho se ha especulado sobre la identidad de la amante y el poeta, pero tampoco hay datos fechados para establecer conclusiones definitivas. Las candidatas oscilan desde la propia reina Elizabeth I hasta una meretriz de color llamada Lucy Morgan, pasando por una Emilia Lanier ( 1569-1645). Lady Lanier fue conocida por haber sido amante de Henry Carey, primer barón de Hunsdon e hijo de María Bolena. Los más importante de la trayectoria de esta dama es que fue la primera mujer en Inglaterra en publicar un libro de poesías.


Retrato en miniatura de Emilia Lanier, atribuido a Nicholas Hilliard (1593). Emilia fue la primera gran poetisa inglesa y una de las candidatas a ocupar el puesto de "dark lady".


La que relativamente reúne mayor aceptación es una tal Mary Fitton (1578-1647) dama de la reina y amante del conde de Pembroke, hijo de Mary Herbert y sobrino de Philip Sidney. Por ahora, solo la podemos identificar como "dark lady" (la describe como una dama de pelo y ojos negros) que aparece retratada en varios de sus poemas.



Retrato de Mary Fitton (aprox. 1595), supuesta "dark lady" de los sonetos de Shakespeare

Shakespeare en su poesía nos enseña un fuerte rasgo de su personalidad: estaba sumamente preocupado por el paso del tiempo y sus desvastadores efectos, y como podemos observar, este soneto es un auténtico ejemplo de ello. El poeta intenta luchar con todas sus fuerzas contra el tiempo y sus terribles secuelas, no obstante, nunca habrá solución para ese dilema. Las bonitas palabras solo sirven para esconderse en un duro caparazón, pero llegará un día en el cual deberá deshacerse de esa coraza y enfrentarse a la cruda verdad. Mientras tanto, prefiere vivir el engaño donde encuentra un pequeño goce y disfrute.


Bibliografía:


Concha Muñoz, Ángeles de la; Elices Agudo, Juan Francisco; Zamorano Rueda, Ana Isabel. Literatura inglesa hasta el siglo XVII. Madrid: editorial UNED, 2009.

Greenblatt, Stephen. The Norton Anthology of English Literature Vol. 1 - The Middle Ages through the Restoration and the Eighteenth Century. W. W. Norton & Company Inc., 2006.

Onega, Susana. Ed. Estudios literarios ingleses. Renacimiento y Barroco. Madrid: Cátedra, 1986.

7 comentarios:

Magnolia dijo...

Shakespeare todo un representante del siglo de oro inglés, este periodo fue muy fructífero para la literatura inglesa por lo que estoy viendo. Quiero avisarte que he cambiado el nombre a mi blog y esta es la razón por la que el enlace no funciona. El nuevo es el siguiente: http://mujeresdeleyenda.blogspot.com/

Un fuerte abrazo y feliz semana.

Lady Caroline dijo...

Gracias por avisarme Magnolia. Ahora mismo cambio tu enlace en mi blog! Me gusta más el nuevo título que elegiste.

Un abrazo y que disfrutes mucho del domingo.

Gema dijo...

Una entrada muy interesante madame

Besos

Lady Caroline dijo...

Muchas gracias por tu vista Gema.

Besos

benjy dijo...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mi blog de viajes y turismo .Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme benjycl@gmail.com

saludos

Lady Caroline dijo...

Gracias Benjy por la visita, es muy gratificante oír sus elogios. Su propuesta me parece interesante, mañana le escribiré un email.

Saludos

Nita dijo...

Cada día me entusiasma más tu blog. Gracias por descubrirme cada día algún rasgo nuevo de esa época que tanto me apasiona. Y gracias por hacerme sentir que no estoy sola en uno de mis hobbies.

Si te soy sincera, nunca llegué a entender bien los sonetos de Shakespeare durante la carrera... es ahora cuando comienzo a interiorizar todo lo que él quería transmitir.