lunes, 20 de julio de 2009

The Groom of the Stool ("El Gentilhombre del Excusado")

El título de Gentilhombre del Excusado se derivaba del privilegio que permitía que este caballero atendiese a su soberano siempre que usaba la silla retrete; sus obligaciones era proporcionarle un paño de franela "para limpiarse el extremo de abajo", y llamar a un criado de la Cámara para que vaciase y limpiase el utensilio.

Era considerado el principal Caballero de la Cámara Privada, que tenía como función dirigir el departamento y era responsable de su personal y de la custodia del mobiliario, las llaves y los objetos valiosos. Por motivos de seguridad, solo elegía cortesanos de mayor confianza y que solían pasar mucho tiempo con el rey en sus aposentos privados. Normalmente, eran hijos de nobles de alta cuna o de miembros importantes de la pequeña nobleza.

Como tenía obligación de atender al rey mientras hacía sus necesidades, se le asignaba siempre una habitación en los aposentos privados; nadie más tenía acceso a la alcoba de Enrique VIII " ni a ningún otro lugar secreto", a menos que fuese por invitación.

Para nuestra época se puede considerar una profesión de lo más humillante, sin embargo para ellos era todo lo contrario. Era especialmente valorada, ya que era un honor pasar más tiempo con el rey a solas. Sir Henry Norris, ejecutado por supuestamente haber sido amante de Ana Bolena, tuvo el honor de ostentar este puesto en la corte.

Con el paso del tiempo podría llegar a ser secretario privado del rey, realizando una gran variedad de tareas admininstrativas dentro de sus aposentos privados.


Bibliografía:

Weir, Alison: Enrique VIII el rey y la corte, Círculo de Lectores, Barcelona, 2004.

http://en.wikipedia.org/wiki/Groom_of_the_Stool

14 comentarios:

Madame Minuet dijo...

jijiji, madame, que trabajo tan poco apetecible!
Ya podia estar bien remunerado y ser muy honorable, porque si no a ver quien se apuntaba.
Curiosisimo y muy divertido su texto de hoy, madame.

Bisous

María Tudor dijo...

Pues en la época seguro que se daban patadas por poder ser ese gentilhombre. Estar tan cerca del Rey era todo un privilegio. Pero evidentemente, no le arriendo las ganancias a ese pobre jajaja

Me encantó esta entrada Milady

joselop44 dijo...

Realmente se trataba de la figura que acompañaba al Rey a su "trono" más privado.
Saludos

bibliotecaria dijo...

_________@@__@_@@@
_____________@__@@_____@
____________@@_@__@_____@
___________@@@_____@@___@@@@@
__________@@@@______@@_@____@@
_________@@@@_______@@______@_@
_________@@@@_______@_______@
_________@@@@@_____@_______@
__________@@@@@____@______@
___________@@@@@@@______@.
__@@@_________@@@@@_@
@@@@@@@________@@
_@@@@@@@_______@….
__@@@@@@_______@@
___@@_____@_____@____
____@______@____@_____@_@@
_______@@@@_@__@@_@_@@@@@
_____@@@@@@_@_@@__@@@@@@@
____@@@@@@@__@@______@@@@@
____@@@@@_____@_________@@@
____@@_________@__________@
_____@_________@
_______________@
____________@_@ …
_____________@@_@
______________@@……
______________@
_____________@
_____________@
Feliz día del amigo!Un abrazo!

Minerva dijo...

Lady Caroline:

Qué curioso post :D. Yo por más honor que hubiese representado realizar semejante servicio al rey, no lo haría, me parece asqueroso, jajaja, soy muy remilgada :P.

De verdad que no conocía este dato :).

Besos!

Alyxandria Faderland dijo...

Que lindo trabajito, alcanzarle la franela a falta de papel; hoy en dia la persona que limpia y cuida baños suele ser la peor mirada en nuestra sociedad y para ellos era todo un honor, y hasta habia que ser noble para esto!
Feliz dia del amigo (invento de un argentino, vio?)

J.Carlos dijo...

Conociendo las aficiones gastronómicas de Enrique VIII, el trabajo del encargado de su excusado tenía que ser ingente.
Por cierto, como soy un recien llegado a este espacio, vi que comentabais la película "Las Hermanas Bolena", ¿que os pareció el figurín de Enrique VIII que sacaron?, el actor Eric Bana, que se parecía al autentico, como un huevo a una castaña; pudiendo poner a un macizo, quien se preocupa del rigor histórico.
Un placer enorme haber encontrado tu espacio, lo seguiremos.
Saludos

Lady Caroline dijo...

Madame Minuet: Gracias Madame, no sé como podían soportar un trabajo así, y tampoco compreendo como el rey se sentía cómodo al tener a alguién a su lado en ese preciso instante...

María Tudor: Gracias María, ya lo creo que se peleaban por el puesto... Estar tan próximo al monarca era motivo de envídia entre todos los cortesanos y un gran de honor para ese caballero. Pobre noble, que momento tan bochornoso debía pasar!

José: Si Si, los reyes que poca privacidad poseían, no podían descansar tranquilos. Hasta en ese momento tenía que tener a alguién para servirles... Creo que estaban acostumbrados a tantas atenciones, pero ya lo sabían: "La vida de un rey era la vida de todos".

Bibliotecaria: Feliz día del amigo para tí también.

Besos

Caroline

Lady Caroline dijo...

Minerva: Menos mal que nosotras las mujeres nos liberaban de semejante función...Por aquel entonces solo estaba reservada a los hombres...!Ni que fuera varón me prestaría a algo así, ni por todo el oro del mundo. Besos

Alyxandria: Si Si que contradicción Alyxandria!Es incompreensible para nuestra mentalidad que prestar ese tipo de servicio al rey se considerara un honor...¡Feliz día del amigo!

J. Carlos: ¡Bienvenido a mis líos cortesanos! Gracias por la visita.
Sobre Eric Bana, como en la mayor parte de las películas históricas, su fisionomía no está muy acuerdo con la realidad. Tienen que poner actores atractivos para que el cine se venda sino nadie lo vería. Un Enrique VIII pelirojo y renchoncho no agradaría a muchos...

Saludos

Isabel Romana dijo...

Es que los reyes no podían renunciar a ser servidos ni siquiera en esas necesidades biológicas tan íntimas. Besitos, guapa.

carmencmbejar dijo...

Un trabajo de lo más edificante, jejej. Olerían el perfume real a corta distancia, les proporcionaban utensilios de limpieza, hablarían con ellos "mientras" y, por supuesto, nada de limpiarles su Real Trasero, ni vaciar su Regio Orinal.

Besos

Lady Caroline dijo...

Isabel Romana: Ser rey implicaba tener muchos previlegios, entre ellos ser atentido en ese momento tan íntimo. Lo que no compreendo es como Enrique VIII podía sentirse a gusto con alguién contemplándolo junto a retrete...

Carmen: Pobre sirviente al que le tocara vaciar " su trono" ,que cosas tenían que soportar. Me paro a pensar que temas de conversación sacaría "El gentilhombre de Excusado" mientras el soberano se dedicaba a sus necesidades más básicas...

Besos,

Caroline

José Ángel M.G. dijo...

Los lirios de la corte, valla buen Blog. Quede maravillado realmente por ese sentido tan real, tan afectuoso y ferviente al arte! Tal cual debe ser en espacios literarios de esta estampa.

Bueno, seguire tus textos, espero vos pueda pasar al mio.

Hasta pronto, exito y salud a todos! Les deseo lo mejor, no más, si no mejor.
______________________________

Lady Caroline dijo...

Muchas gracias José por tu agradable visita. ¡Bienvenido a los Líos de la Corte! Me siento halagada recibiendo todos vuestros elogíos! En breve me pasaré a hacerle un visita...Le deseo igualmente lo mejor y mucho exito en la vida.

Saludos,

Caroline