jueves, 30 de abril de 2009

Enrique VIII se inspiró en Felipe el Hermoso


Me quedé impresionada con este artículo hallado en el Diarío ABC, en el se afirma que Enrique VIII quedó fascinado con el carácter de Felipe el Hermoso e incluso vió en él un ejemplo a seguir. Las relaciones entre el aún Duque de York y el Archiduque de Austria fueron bastante cordiales y se enviaban correspondencia con frecuencia. Pena que la muerte prematura de Felipe interrumpiera una amistad que podría haberse afianzado en los años venideros.



Enrique VIII, retrato de 1509



Felipe el Hermoso

A continuación el artículo completo:


"Enrique VIII, probablemente el más famoso a la par que sanguinario Rey de Inglaterra, podría haberse "inspirado" en Felipe El Hermoso, esposo de Juana La Loca, para construir su personalidad como monarca.


Según se desprende de las cartas que el aún Duque de York enviaba al regente español y que ahora expone la Biblioteca Británica, el futuro Rey de Inglaterra se sintió fascinado por la fuerza, el carácter y la complexión física de Felipe El Hermoso tras conocerlo personalmente en enero de 1506, cuando éste se "refugió" en Inglaterra de las revueltas que por aquel entonces recorrían España.


Con motivo de la celebración de su 500 º aniversario de ascenso al trono, la Biblioteca Británica inauguró el día 23 de abril la exposición "Enrique VIII: Hombre y Monarca", que muestra cómo el idealista y renacentista heredero británico pasó a convertirse en un cruel y despiadado monarca que desconfiaba de todo y de todos.


Escaso conocimiento


Casado en primeras nupcias con Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, a la que repudió más tarde frente a la oposición de Roma, que no aceptó el divorcio por presiones de Carlos V, Enrique VIII mantuvo en su juventud una estrecha relación epistolar con la realeza española. Además de cartearse con Felipe El Hermoso con cierta asiduidad durante cerca de cinco meses -Felipe murió en junio de 1506-, al Enrique de los primeros años de reinado le gustaba también mantener contacto con su suegro, Fernando de Aragón, a quién enviaba misivas contándole, por ejemplo, cómo había ido la coronación de su hija.


La exposición de la Biblioteca Británica navega por la vida de Enrique VIII vista desde una óptica muy personal e intimista, a través de los escritos, dibujos, partituras o salterios que pasaron por las manos del monarca. El principal objetivo tanto de esta exposición como del resto de numerosos actos conmemorativos de la coronación de Enrique VIII es mostrar la "cara amable" de un rey que fue considerado como "una sangrienta tara en la historia de Inglaterra" por el ilustre novelista Charles Dickens.


El comisario de la muestra, David Starkey, se lamenta de que lo único que se sepa de Enrique VIII es "que se casó seis veces y se divorció cuatro", mientras que, a su juicio, merece la pena también "descubrir al rey apuesto, al príncipe idealista, al dedicado hijo y marido, al estudioso, al poeta, al músico y al amigo que se encontraban dentro de él". Así se muestran entre otros documentos varias partituras debidas a su inspiración como la que lleva el título de la famosa canción "Pastyme with good compnaye", en la que ensalzas las virtudes de la vida principesca, la caza y el baile, y los libros que el poeta y sacerdote John Skelton escribió para la instrucción del príncipe adolescente.


Junto a ellos se expone una lista de notables ejecutados durante su reinado: entre ellos, dos de sus esposas, un cardenal, más de veinte miembros de la aristocracia, cuatro destacados funcionarios públicos, seis amigos o personas de su entorno más próximo, tres abades mitrados y varios responsables de monasterios. Sea como fuere el modo en que Enrique VIII pasó de firmar creaciones musicales a condenas a la pena capital, el hecho es que este rey ha pasado a los anales de la historia como el monarca británico que más órdenes de ejecución ha signado."

11 comentarios:

El Bosque Olvidado dijo...

Que barbaridad, y eso que su hija Maria tampoco se quedo atras suprimiendo potenciales enemigos.

Claro, siendo tan jovencito cuando el hermoso aparecio por alli, en plena juventud y apostura, debio de querer ser tambien otro hermoso él mismo, es natural. Pero poco duró ya el pobre Felipe.

Madame, hoy me despido del Bosque, tal como explico en el, pero continuare pasando igual que siempre desde mis otros blogs, asi que no me despido de usted.

Bisous

Diana de Méridor

Caroline dijo...

Ai Madame Diana que lástima que se va del bosque! Me fascinaba la historia entre Constanza y Robert!

Espero que pronto su libro salga a la luz!

Seguiré comunicándome con Usted a través de sus otros espacios!

A veces pienso: ¿Será que Felipe el Hermoso se hubiera vuelto igual de tirano que Enrique VIII? Si su trágica muerte no se hubiera producido tan pronto...

Besos,

Caroline

joselop44 dijo...

Desconocía esta información,se agradece poder leer a gente tan bien informada, así es ocmo se aprende.
Saludos

Caroline dijo...

Muchas gracias José, me alegra conocer a gente que valora la Historia!

Saludos,

Caroline

Catherine Heathcliff dijo...

Querida Caroline:

Gran post, realmente interesante, como de costumbre.

Desde luego, es innegable, una vez que una se para a pensar, que existen numerosas similitudes entre ambos monarcas. Gran acierto al incluir retratos de juventud de ambos, el parecido es incuestionable.

¿Sabes, Caroline? Yo encuentro otra similitud entre ambos: los dos tuvieron a su lado una esposa que no merecieron, que los amaban más que a ellas mismas, dos hermanas con trágico y triste final por su amor incondicional.

Un beso,

Catherine Heathcliff.

Minerva dijo...

No sabía que Enrique VIII y Felipe el hermoso mantuvieron alguna vez correspondencia :O y menos que el primero haya quedado fascinado con la personalidad de Felipe.

Me agradó lo que se comenta en el artículo de que es tiempo de conocer a la figura de Enrique VIII más allá del hombre que se casó y divorció varias veces o solamente como alguien que ordenó muchas ejecuciones. Será interesante conocer al Enrique poeta, músico, estudioso, me agradan mucho los personajes históricos estudiosos, me inspiran una especial admiración.

Gracias por compartir esta interesante noticia con nosotros :)

Un abrazo Caroline

Caroline dijo...

Catherine:Es siempre un placer recibir tu visita! Me pareció curioso reflejar el parecido entre los dos monarcas. Quién diría mirando al joven y culto Enrique que en futuro se transformaría en un rey tan despiadado...Sin duda, ninguno de ellos mereció las consortes que les fueron asignadas. Catalina fue un reina de una fortaleza enorme, luchó por su causa hasta el final de sus días, y Juana apoyó a su marido incondicionalmente hasta que la muerte se lo llevó prematuramente. En cambio, ellos no supieron valorar estas ilustres damas, las echaron para un lado sin remordimientos.

Minerva:Gracias por venir Minerva! Cuando supe que se escribian el uno al otro, la verdad es que me quedé también bastante sorpreendida.
A mi también encanta dar a conocer esta parte de la vida de los monarcas. Ya sé que Enrique VIII con el tiempo se transformó en un tirano impulsivo, sin embargo me parece interesante rebuscar en su mente,intento a medida de lo posible sacar todas sus cualidades a la luz. Apesar de todo el daño que causó a su esposas y súbditos, me gustarian que conocieran el monarca erudito y sabio que fue.

Besos a las dos,

Caroline

carmencmbejar dijo...

La personalidad de Enrique VIII fascina a cualquiera: gran seductor, conflictos con la Iglesia, Rey sanguinario, intelectual, amante de la Antigüedad, filósofo, teólogo,... Una mente conpleja, llena de luces y sombras.
Lo que no sabemos es cómo hubiese sido nuestro Felipe el Hermoso como rey, pues su vida fue tan corta. Una sombra de cómo fue debe estar en la personalidad de su hijo Carlos V, aunque por la pronta muerte de su padre, dicen que heredó más de su tía Margarita de Habsburgo.
Muy interesante esta entrada. Enhorabuena, Caroline.
Saludos

Caroline dijo...

Gracias Carmen, la verdad es que me intriga mucho en saber cómo Felipe el Hermoso hubiese gobernado España. El archiduque no tuvo suficiente tiempo de demonstrar su valía y poco para influir en la personalidad de su hijo. Quien sabe el destino de nuestro país hubiese dado un giro de 180 grados.

Besos,

Caroline

Anónimo dijo...

Muy buenos días/tardes/noches

¿Qué Felipe el Hermoso se habla? ¿El rey de Francia, cuyo poder y autoridad se hizo presente a lo largo de sus 29 años de reinado? Es él único que conozco por el momento u,u Y tenía entendido que él murió en 1314,a nueve meses de haber quemado al Gran Maestre de los templarios, Jacobo de Molay...

Por esa época reinaba Eduardo II en Inglaterra, quien estaba casado con la hija de Felipe, Isabel La Loba de Francia.

Me parece algo... imposible que dos nobles personajes hayan sido contemporaneos. ¿Cuáles son las fuentes? Pues a lo mejor, mis datos estan mal )= De ser así, lamento mucho importunar.

Lady Caroline dijo...

Hola Anónimo:

El Felipe el Hermoso al que te refieres se trata de un monarca francés que vivió entre los años 1268-1314. Pasó a la historia como Felipe IV de Francia y I de Navarra, además de ser un personaje importante en la saga de los "Reyes Malditos" de Maurice Druon.

Sin embargo, el personaje que abordamos en este post es otro Felipe totalmente distinto. Felipe I de Habsburgo (1478-1506), archiduque de Austria (entre sus títulos figuraban el de duque de Borgoña y Brabante), igualmente conocido como el Hermoso,se tiene constancia que fue una fuente de inspiración para el futuro rey Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547). Era hijo de Maximiliano I, Emperador del Sacro Imperio y de María de Borgoña.En 1496 se casó con Juana de Trastámara (apellidada injustamente "La Loca"), hija de los Reyes Católicos, y durante un breve periodo de tiempo fue rey de Castilla hasta su muerte prematura en 1506.

Para más información recomiendo que leas este ensayo histórico, obra de uno de los mejores historiadores que tuvo España:
Fernández Álvarez, Manuel: Juana la Loca, La Cautiva de Tordesillas, Espasa-Calpe, Madrid, 2001.

Un saludo