lunes, 12 de enero de 2009

Jane Seymour: "Obligada a obedecer y a servir": Primera Parte



Jane Seymour se hizó conocida por haber sido la tercera esposa de Enrique VIII y madre del futuro rey Eduardo VI. Fue la quinta hija de los diez hijos de John Seymour y Margery Wentworth. Los Seymour eran una familia de respetable e incluso rancio abolengo en una época en que tales cosas era importantes. Su apellido ,de origen Normando, se rumoreaba que era un tanto oscuro y en un princípio se pronunciaba St Maur. Se cuenta que ascendieron en riqueza e influencia gracias a una serie de matrimonios ventajosos con herederas de sangre noble.

Su padre, Sir John Seymour, acompañó a Enrique VIII en su campaña francesa de 1513 y estuvo presente en el Campo de Tela Dorada en 1520. Fue nombrado caballero y luego convertido en un Hidalgo del Dormitorio. También había sido Sheriff en Wiltshire y en Dorset, digamos que era una carrera poco notable, pero de todos modos lo situó al lado del monarca durante toda su vida.

La fecha exacta del nacimiento de Jane es desconocida, las fuentes indican que fue entre 1504 y 1509. Sin embargo la mayoría de los historiadores, como es el caso de Antonia Fraser, prefieren 1509. Poco se sabe sobre su vida antes de llegar al corazón del monarca inglés, pero se ha estudiado la posibilidad que terminara su educación en la corte francesa, a servicio de la reina María Tudor, y más adelante de la reina Claudia. Como anecdota curiosa, puede que compartiera el mismo techo que Ana Bolena, ya que ambas fueron damas de honor en el país galo y regresaron a Inglaterra al mismo tiempo.

Jane llegó a la corte inglesa como dama de compañía de la reina Catalina de Aragón. Sin embargo, enseguida Ana Bolena se coronó reina y sus atenciones se volcaron en la segunda esposa del soberano.Por esa razón, fue testigo de presenciar la tempestuosa relación entre Enrique y Ana.

En septiembre de 1535, Enrique VIII se alojó en la residencia de la familia Seymour en Wiltshire, Inglaterra. Es posible que haya sido allí que el rey por primera vez se fijara en ella. Pero no fue hasta febrero de 1536 que su interés por Jane se volvió más evidente. Para entonces el monarca no ocultaba su desinterés por Ana, y Jane era la candidata perfecta para reenplazarla como reina.

Que atributos poseía Jane suficientes para cautivar al rey Enrique?
Jane tenía alrededor veinticinco años cuando atrajo la atención del soberano por primera vez. Según las descripciones de la época, era "una mujer de sumo encanto tanto en el aspecto como en el carácter". Pero otras fuentes sugieren que parece probable que el encanto de su carácter superaba considerablemente en encanto de su aspecto. Chapuys, el embajador español, la describía de "estatura media y no de gran belleza". Su rango más distintivo era su famosa tez "blanca pura". Según Holbein, retratista de la corte, tenía una gran nariz y una boca firme, labios apretados, pero una cara de forma oval con una frente alta tan apreciada en aquel tiempo. La impresión predominante en sus retratos es ante todo el de una mujer sensata, además de virtuosa y poseedora de una reputación impecable. A diferencia de sus hermanos y de Ana Bolena no simpatizaba con las ideas religiosas protestantes.

Enrique VIII empezó a cortejarla y le regalaba costosos obsequios que siempre devolvía. Además sus hermanos, Edward y Thomas Seymour, fueron promovidos en la corte. Le decía a su mensajero que recordara que ella era " una gentil dama de linaje recto y honorable y sin mancha", por encima de todo estaba su honor. Si el rey se dignaba hacerle un obsequio de dinero, rogaba que fuera cuando ella tuviera un matrimonio honorable. Lejos de sentirse desilusionado, el soberano se sintió encantado con ese rechazo. En abril de 1536, Edward Seymour, hermano de Jane, y su esposa cambiaron sus habitaciones por unas que tenía paso directo a unos aposentos del rey, así Enrique podía visitar a Jane de una forma más discreta y privada.

El deseo del monarca de casarse con Jane aceleró las falsas acusaciones de adulterio contra la reina Ana. La reciente muerte de Catalina de Aragón también contribuyó para considerar su decisión. El monarca estaba dispuesto a deshacerse de su actual esposa a toda costa, y la presencia de Jane fue el detonante para tomar tan drástica decisión. La desgracia de Ana fue haber abortado por segunda vez, haciendo que el monarca perdiera todas las esperanzas que diera a luz a su ansiado hijo varón. El rey estaba convencido que si se libraba de Ana y se casaba legítimamente con Jane sería posible engendrar su deseado heredero. Ana Bolena fue declarada culpable de todos los cargos que se le imputaban y condenada a muerte. Fue ejecutada por la espada del verdugo el 19 de mayo de 1536.

Esta historia continuará... el proximo post se publicará esta misma semana...

Fuentes Bibliográficas:

Fraser, Antonia: Las seis esposas de Enrique VIII, Ediciones Web, Barcelona, 2007.

es.wikipedia.org/wiki/Jane_Seymour

en.wikipedia.org/wiki/Jane_Seymour

englishhistory.net/tudor/monarchs/seymour.html

www.luminarium.org/encyclopedia/janeseymour.htm

www.tudorhistory.org/seymour/

9 comentarios:

Catherine Heathcliff dijo...

Querida Caroline:

Gran post, como siempre.

Fíjate que a mí Jane Seymour siempre me ha parecido una reina digna de admiración. En todas las fuentes que he leído la ensalzan bastante, y eso siempre, quieras que no, ayuda a que una se forje su opinión un poco infuenciada. Eso unido al hecho de que se dice que fue la reina que Enrique más amó; bueno, eso habría que verlo, claro, porque Enrique VIII de amar sabía poco, pero de seguir los dictados de sus partes bajas... de eso sí que sabía.

La cosa es que de un tiempo a esta parte he llegado a sentir una infinita pena por Ana Bolena; desde luego, ambiciosa y conspiradora como ella sola era, y pase lo que pase, seguiré defendiendo a Catalina de Aragón como la única reina de Inglaterra en aquella época. Pero, con todo y con eso, Ana Bolena me da muchísima lástima por el injusto trato que recibió, y porque, sobre todo, creo fervientemente que era incocente. En fin...

Bueno, el caso es que Jane Seymour no tiene la culpa de que despertara el interés del rey, pero no sé, la fachada de inocente y cándida que nos quieren vender no me termina de convencer; hay algo oscuro en todo esto, y no es más que la desmedida ambición de sus hermanos, Edward y Thomas, que acabaron luego como el rosario de la aurora. No sé yo hasta qué punto Jane Seymour era ignorante de este tema...

También yo me pregunto qué hubiera pasado si Jane Seymour no hubiese muerto tras el parto. ¿Se hubiera acabado cansando Enrique VIII de ella? Muy probablemente, y a saber de qué manera se la hubiera quitado de en medio.

Espero con muchas ganas la siguiente parte a esta entrada. Genial, Caroline, como siempre. Felicidades.

Un beso muy fuerte,

Catherine Heathcliff.

Caroline Barrio dijo...

Hola Catherine:

De verdad muchas gracias por tu comentario! Te agradezco mucho que me vengas a visitar y leer mi pequeño espacio!

La figura de Jane es contradictoria de cierta manera y han existido varias interpretaciones a respecto.
Unos historiadores dicen que fue instruída por sus hermanos para que se comportara como una perfecta dama. Tenían todo calculado como ella debería llegar al corazón del rey.

Otras fuentes afirman que era una pieza de ajedrez en manos de su ambiciosa familia,y que en realidad no tenía noción del papel que desempeñaba en todo ese lío. Simplemente se limitaba a ser cordial y sensata.

Sin duda se daba cuenta del destino que habían padecido las anteriores reinas consortes, y por temor a un trágico destino, prefería ser prudente y no expresar sus opiniones tal y como hizó Ana Bolena.

A igual que tu, Ana Bolena siempre me dió muchísima pena, que injusto fue todo para ella. Nadie le ayudó, ni se compadeció de ella, ni hubo palabras para defenderla.

Besos,

Caroline Barrio

El Bosque Olvidado dijo...

El libro de Antonia Fraser que usted menciona es magnifico, madame. Imprescindible.

Me encanta que continue usted en la corte de los Tudor. No sabe como me alegra haber encontrado su blog.

Bisous

Diana de Méridor

Caroline Barrio dijo...

Muchas gracias Diana por tu visita! Al igual que tu, me encanto haberme hecho seguidora de vuestro espacio!

Besos,

Caroline Barrio

gema sierra dijo...

hola caroline
como siempre me ha encantado tu entrada sobre jane seymour en mi opinión jane no era tan buena como la pintaban siemplemente que habia visto lo que el rey era capaz de hacer. Tambien creo que fue un poco utilizada por su familia pero bueno eso es solo mi opinion

besos gema

(`·.·•мαяgун•·.·´) dijo...

Vaya esta entrada me ha parecido muy interesante porque tiene un doble significado para mí... Me ha parecido muy interesante siendo sincera, al mismo tiempo que leía tenía la canción de tu blog de fondo y por un momento me envolvió una sensación de encontrarme en ese tiempo junto a todas esas "damas y caballeros que marcaron la historia". Esperaré con impaciencia la continuación, besotes !! =D

Caroline Barrio dijo...

Gracias Gemma y Margot!

Gemma: Creo que Jane temía mucho la ira de Enrique VIII, se callaba y conformaba y segurísimo que ocultaba su ambición.Pero claro está, los hermanos Seymour jugaron un papel decisivo en todo eso.

Margot: Me alegro que te haya gustado mi musiquita. La música es capaz transportarnos a cualquier época e revivir aquellos momentos inolvidables de la historia!

Besos,

Caroline Barrio

LiLiTh-LoVe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LiLiTh-LoVe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.